14.3 C
Bahía Blanca
lunes, marzo 4, 2024

La UCR pidió fórmulas mixtas y busca quedarse con el gobierno de CABA en 2023

En Costa Salguero, la Unión Cívica Radical (UCR) realizó un multitudinario acto en el que exigió encabezar la fórmula de Juntos en CABA y poner el candidato a Vicepresidente, en un pedido dirigido a Horacio Rodríguez Larreta, quien realizó una fugaz visita al mitín radical, enojando a propios y sembrando dudas en sus aliados.

"Unidos Ganamos... a Macri"

La UCR conmemoró en Costa Salguero los 39 años del triunfo de Raúl Alfonsín en 1983, quien venció al peronismo en las primeras elecciones post-dictadura.

Sin embargo, en los hechos, el acto en verdad se trató del lanzamiento de la candidatura a Jefe de Gobierno porteño de Martín Lousteau, quien selló un acuerdo de unidad entre la conducción nacional de la UCR -presidida por Gerardo Morales- y su propio espacio -Evolución UCR-.

Durante el mitín, los principales oradores fueron justamente los dos líderes radicales, con fuertes declaraciones y definiciones contra Mauricio Macri en particular y a favor de un plan de gobierno de coalición.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Morales aseguro que el radicalismo:

Tiene todo para ser protagonistas de la transformación en la Argentina. Tenemos líderes, tenemos 400 intendentes, gobernamos 3 provincias, y gobernamos bien. Por eso, no vamos a aceptar la descalificación de los que nos tratan de populistas por aferrarnos a nuestras convicciones”.

El comentario del jujeño es una clara referencia a los dichos de Macri, que catalogó al gobierno de Hipólito Yrigoyen como el que “comenzó con el populismo” en la Argentina.

En el debate ideológico, Lousteau y Morales sentaron su oposición al recrudecimiento de las posturas del fundador del PRO, que en los últimos tiempos se acerca mucho más a las ideas de Javier Milei que a las de los socios principales de JxC (la UCR y la Coalición Cívica).

Del lugar en donde estamos se sale con shock. Pero no con un shock que sea una guadaña, sino con un shock que sea un cambio de rumbo colectivo de la Argentina”, aseguró Martín Lousteau cuando habló sobre el escenario.

El palo se continuó con una ferviente defensa al rol del Estado:

“Ninguna sociedad puede funcionar si le exige a todos sus habitantes que tengan actos heroicos, por eso necesitamos un Estado que resuelva las cosas. A veces, con discursos duros nos perdemos de la idea de lo que es la democracia que Raúl nos legó”, afirmó.

Continuando con las duras críticas contra Macri, Morales apuntó que “liderar no significa decir que tenemos el mejor equipo de los últimos 50 años para después fracasar”. Aquí cabe recordar que Macri había catalogado a su gabinete de esa forma cuando fue presidente.

Días antes del mitín radical, una serie de artículos periodísticos esparcieron el rumor de que Lousteau estaba evaluando la posibilidad de bajarse de la pelea en la Ciudad para disputar la Presidencia de la Nación.

La teoría no sólo abría un nuevo frente en la interna de su partido, sino que también significaba una provocación para Rodríguez Larreta, al que también se le sumaba un competidor desde su propio territorio.

Sin embargo, en el acto en Costa Salguero, el propio Lousteau desmintió estas versiones que atribuyeron al mismísimo Mauricio Macri:

"Soy candidato a jefe de gobierno de una coalición, porque hay algunos que no parecen entender lo que significa una coalición", dijo Lousteau en un mensaje al macrismo.

Las fórmulas cruzadas y las exigencias radicales

Tras desmentir los rumores periodísticos, Lousteau pidió por la conformación de “fórmulas cruzadas” (PRO+UCR) que permitan pensar “un trabajo colectivo para decidir qué se va a hacer”.

En ese sentido, una de las posibles compañeras de fórmula de Lousteau podría ser Soledad Acuña, ministra de Educación porteña y una de las aspirantes del larretismo en la ciudad.

Martín Lousteau tantea a Soledad Acuña como posible compañera de fórmula.

El radicalismo no está dispuesto a que el PRO se quede con los tres principales espacios de poder: Nación, Provincia y Ciudad. Con ese objetivo, sentaron sus exigencias al principal (cuando no único) aliado en el PRO: Horacio Rodríguez Larreta.

Fue el propio Lousteau el que le negó en persona una alianza a Patricia Bullrich. "Si vamos a un esquema de fórmulas mixtas, es con Larreta, ni con Macri ni con Patricia", dice el senador en la intimidad. De esta forma, el Partido Centenario pone el límite en el "macrismo duro".

Por su parte, Larreta está convencido de que necesita a la UCR y su aparato partidario, no sólo para ganar las elecciones, sino para poder gobernar efectivamente.

Es por ello que desde el sector de Bullrich y Macri acusaron al Jefe de Gobierno de querer "entregar" la ciudad a los radicales, logrando así que el PRO pierda el territorio que lo vio nacer.

Esta estrategia encuentra su principal opositor en el propio Macri, quien no piensa permitir la "entrega de la ciudad". Es por ello que intentó empoderar a su primo, Jorge Macri, para que este sea el candidato del PRO en CABA.

La semana pasada, Bullrich intentó primerear a Larreta -quien no se definía para ningún candidato para 2023- y adelantó su apoyo a la candidatura del primo del expresidente.

Sin embargo, la apuesta le salió mal para ambas partes: Jorge Macri no le devolvió el gesto y no se pronunció sobre la candidatura presidencial de la titular del PRO; y Larreta resolvió "desactivar" políticamente a su ministro, bajándolo de fotos de gestión.

Tras la apurada macrista, los radicales esperaban que Larreta finalmente se decidiera a formalizar públicamente su alianza con la UCR, que se hiciera presente en el acto de lanzamiento de Lousteau y que finalmente cometa el esperado "parricidio" -ya que sería un golpe a su padre político, Macri-.

Los radicales no ocultan sus demandas a Larreta: exigen quedarse con la Ciudad y que el candidato a Vicepresidente sea Morales. Y creían que el acto del sábado en Costa Salguero sería la oportunidad idónea para que finalmente el alcalde desafiara a su padre político. Pero el resultado no fue el esperado.

Larreta y la foto con sabor a poco

A pesar del claro tono litúrgico radical, la foto principal de la jornada fue la que protagonizó el Jefe de Gobierno porteño al "pasar a saludar" a sus aliados.

En una fugaz visita, Larreta llegó cerca del mediodía a la trastienda del salón. Se sacó unas fotos con Gerardo Morales y Lousteau y salió del edificio.

Luego de unos segundos de charla con Emiliano Yacobitti y Rodrigo de Loredo, se subió a la van y abandonó el predio.

El gesto dejó sabor a poco en los organizadores, y a pesar de su brevedad, también molestó a amarillos.

Este sábado, la visita fugaz de Larreta incluyó a una comitiva integrada por Diego Santilli, Felipe Miguel, Julia Pomares y Emmanuel Ferrario, que fue el único que permaneció luego de la partida del alcalde.

En un pequeño espacio montado a un costado del escenario, también posó para la foto el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro.

Todo fue muy rápido, protocolar, sin demasiado contacto con la prensa. “Horacio cumplía años y se tuvo que ir”, intentaron explicar desde el radicalismo.

La fugaz visita larretista se leyó como un gesto en favor de las exigencias radicales, pero sin realizar la apuesta a fondo que le pedían. Lo primero enojó a propios, lo segundo dejó insatisfechos a ajenos.

Los enojos del PRO

Una señal de la incomodidad del PRO con el acto la expresó la diputada nacional porteña -y ex "orgullosamente bonaerense"- María Eugenia Vidal. En Twitter cuestionó las críticas que la UCR esbozó contra el gobierno de Cambiemos:

"Comparto el mensaje del encuentro de la UCR de “unidos ganamos”. Pero nadie gana si seguimos atacando a un gobierno del que todos fuimos parte, que sentó las bases para el verdadero cambio que vamos a impulsar en el 2023. Los adversarios están afuera".

Bullrich fue aún más tajante: acusó a Larreta de querer "entregar la Ciudad" a la UCR para sostener su proyecto presidencial. La presidenta del partido amarillo dijo que "El PRO tiene que conservar la Ciudad de Buenos Aires como su lugar, su semillero".

El diputado larretista Álvaro González, uno de los dirigentes más cercanos al jefe de gobierno, le contestó a la presidenta de su partido:

"Bullrich hace populismo político y es una oportunista que no respeta el cargo que tiene en el PRO donde no la votó nadie y es presidenta a dedo", dijo González.

¿Qué hará Manes?

El diputado nacional Facundo Manes no fue parte del acto en Costa Salguero. Había adelantado su ausencia por encontrarse en España, y mandó en representación a su hermano Gastón, quien también fue uno de los oradores de la jornada.

Dentro del nuevo esquema planteado por el partido centenario, Manes se quedó afuera de los planes presidenciales radicales. Si el líder del Partido acompaña a Larreta en la fórmula, la candidatura presidencial de Manes ya no tiene lugar.

Cabe preguntarse qué hará el neurocientífico ante este panorama. El bonaerense intenta construir una imagen "anti-grieta" que buscaba capitalizar para los comicios nacionales.

Una posible salida del diputado sería en la provincia de Buenos Aires. Allí, sus correligionarios le destacaron el rol de "mediador" que tuvo en la interna partidaria que finalmente concluyó con la conformación de una lista de unidad. Por lo que no habría que descartar que se convierta en el rostro del radicalismo para disputar la gobernación de la "madre de todas las batallas" electorales.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }