Comuníquese con nosotros

Latinoamérica

México frente a la crisis sanitaria por el COVID-19

México hace dos meses que transita la “nueva normalidad”, sin embargo los casos de coronavirus están en auge. El país está próximo a tener 45 mil fallecidos y 402 mil contagiados de covid-19.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador -conocido como AMLO- está siendo muy criticado por simpatizantes y opositores en relación a la gestión de la crisis sanitaria.

A fines de marzo, el Ejecutivo decretó cuarentena no obligatoria, manteniendo la actividad de varios sectores de la economía. No obstante, el presidente mexicano había hecho un llamamiento a “llevar a la familia a fondas y restaurantes” y se mostró públicamente dando abrazos.

Si bien, a primera vista, puede ser visto como un signo de irresponsabilidad o de una postura negacionista respecto de la pandemia, hay factores estructurales de la economía mexicana que dificultan la toma de medidas más rígidas respecto al Covid-19.

La mitad de los mexicanos son pobres

A pesar de ser una de las economías más grandes del mundo –ocupa el lugar 15 en el ranking mundial–  México se caracteriza por una gran desigualdad social.

De los 130 millones de habitantes, el 44,6% de la población se encuentra dentro de los índices de pobreza, y de ese porcentaje, el 10% es indigente. Por otro lado, el 60% de los trabajadores son informales. Como un dato para dimensionar el problema, solamente de la venta de comida en puestos callejeros dependen los ingresos de 750 mil trabajadores.

El elevado porcentaje de informalidad de la economía es uno de los principales obstáculos que tiene el gobierno para afrontar una cuarentena obligatoria estricta. Además, las redes estatales de protección social son débiles, si se las compara con otros países de América Latina de ingresos medios, como Brasil o Argentina.

Este hecho no es menor ya que más de la mitad de la población carece de seguridad social, estando excluidos del régimen previsional y de salud pública. Si bien existen políticas focalizadas de atención de salud para sectores vulnerables, no hay una perspectiva universal que logre la inclusión social de la mayoría de la población.

La salud y las empresas multinacionales

Las condiciones de salud de los y las mexicanas también juegan como agravante de la situación actual. El 70% de la población tiene sobrepeso y casi una tercera parte sufre de obesidad, una enfermedad que muchas veces está asociada a la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Estos padecimientos colocan a grandes sectores de la población dentro de los grupos de riesgo.

Los hábitos de consumo alimenticios de la ciudadanía han empeorado progresivamente desde la década del ´80,  con la proliferación de multinacionales estadounidenses productoras de alimentos ultraprocesados de”comida chatarra”.

También hay un serio problema respecto al acceso al agua potable. Se calcula que el 70% de fuentes de agua en México tienen algún grado de contaminación. Esto tiene como consecuencia que, además de ser señalado como el país en el que más Coca-Cola se consume, también es en el que más agua embotellada se bebe.

La privatización del suministro de agua en México es un proceso que aumenta paralelamente al negocio del agua embotellada, donde el lobby de las empresas multinacionales tiene un rol fundamental.

Crisis de (in)seguridad, un problema estructural

Se estima que los efectos en la economía por la pandemia generarán en un futuro próximo 10 millones de nuevos pobres en México. Además del Covid, el gobierno tiene que lidiar con la crisis de seguridad. Desde que el gobierno de Calderón comenzó en 2006 con la llamada “guerra contra las drogas” se contabilizan hasta el momento, 234 mil víctimas de homicidios y 40 mil desaparecidos.

A pesar de las políticas implementadas por AMLO orientadas a morigerar el problema de la inseguridad, como la creación de una Guardia Nacional, el tema del narcotráfico se muestra como un problema estructural que empeora día a día. Solamente durante el 2019 se registraron 34.500 homicidios dolosos, un promedio de 4 asesinatos por hora.

A pesar de ser acertadas las críticas realizadas al gobierno de AMLO respecto a las políticas de salud y cuidado de los ciudadanos durante la pandemia, es necesario considerar las complejidades sociales y económicas en las que se desarrolla la actual crisis. Gobernar México nunca fue una tarea sencilla, y en una coyuntura de recesión global y pandemia los problemas estructurales y dilemas históricos irresueltos del país muestran su peor faceta.

Lic. en Ciencia Política (UBA). Maestrando en Políticas Públicas (Universidad Torcuato Di Tella)

Comentarios
Arriba