10.9 C
Bahía Blanca
viernes, abril 12, 2024

Ecuador declara el estado de "Conflicto Armado Interno" ante la escalada de la violencia narco

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, firmó este martes un decreto que declara al país en estado de "conflicto armado interno" y ordena a las Fuerzas Armadas "ejecutar operaciones militares para neutralizar" el accionar de una veintena de bandas criminales. El narco pone al recién asumido como presidente ante su primera crisis.

La decisión del mandatario se dio poco después de que hombres con fusiles y granadas tomaron los estudios de TC Televisión, el canal público de Guayaquil, y un día después de que decretara el estado de sitio por la fuga de la cárcel del jefe de una de las bandas criminales más grandes del país, identificado con el alias Fito, a los que se sumó luego otro escape del líder de otro grupo, así como otros hechos de violencia.

El Gobierno dispuso identificar a 22 grupos organizados como "organizaciones terroristas y actores estatales no beligerantes", dado el conflicto armado interno y ordena a las Fuerzas Armadas que ejecuten operaciones militares para "neutralizar" a estas organizaciones delictivas enumeradas.

El detonante de la crisis

El lunes Noboa había decretado el estado de excepción por la fuga de una cárcel de Adolfo Macías, alias "Fito", jefe de la principal banda criminal conocida como Los Choneros, quien escapó de la cárcel el pasado domingo y detonó la crisis.

La declaración del estado de emergencia permite a las Fuerzas Armadas intervenir en el sistema penitenciario, en el que el lunes se registró la retención de una cantidad indeterminada de guardias, sin que el organismo que lo administra (SNAI) indicara si fueron liberados.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

"Nosotros no vamos a negociar con terroristas ni descansaremos hasta devolverles la paz a los ecuatorianos", advirtió Noboa en un video a través de su cuenta de Instagram. El gobernante atribuyó la arremetida narco como una represalia por sus acciones para "recuperar el control" oficial de los reclusorios.

El estado de excepción provocó una respuesta de violencia extrema de parte de las bandas narco y criminales del país. Siete policías fueron secuestrados en medio del estado de excepción, se registran motines carceleros y hechos de violencia en diversas ciudades.

Además, el martes, las autoridades informaron de la huida de otro líder narco, Fabricio Colón Pico, uno de los dirigentes de Los Lobos, detenido el viernes por el delito de secuestro y su presunta responsabilidad en un plan para asesinar a la fiscal general.

El hecho de violencia que tuvo mayor repercusión internacional ocurrió el mismo martes, cuando un grupo de hombres encapuchados y armados irrumpió en las instalaciones del canal TC Televisión en Guayaquil y tomó como rehenes a los empleados de la empresa.

Estamos al aire para que sepan que no se juega con la mafia”, aseguró uno de los hombres armados en frente de las cámaras, mientras enseñaban los explosivos y las armas.

Pasadas las 14:45 (16:45 de Argentina) miembros de la Policía ingresaron a la señal de televisión de TC Televisión, rescataron al personal de la emisora y detuvieron a algunos miembros del grupo armado que protagonizó la toma.

Tras el dramático hecho, el presidente Noboa hizo pública la firma de un "decreto ejecutivo declarando Conflicto Armado Interno", mientras rige un estado de excepción por 60 días ante los secuestros de policías, los ataques a la prensa y los motines carcelarios.

Al menos ocho personas murieron y dos resultaron heridas este martes en Guayaquil. Según informó la policía, las personas murieron durante varios episodios: uno de ellos ocurrió en un centro comercial, otro en el barrio Pascuales y el resto en distintos sectores. Además los criminales tomaron cinco hospitales.

Las redes sociales mostraron imágenes de presos amotinados y amenazando a guardias, corridas en universidades, autos incendiados, explosiones en una estación policial y frente a la casa del titular de la Corte Suprema y hasta la voladura de un puente.

Algunas de esas imágenes mostraban a alumnos de la Universidad de Guayaquil huyendo despavoridos de las inmediaciones del campus, después de que se reportara la presencia de hombres armados dentro de la institución educativa.

El cuadro de violencia generó medidas inéditas: la estatal Petroecuador reforzó la vigilancia de sus refinerías y pozos, las clases de escuelas y universidades pasaron a ser virtuales, la mayoría de los comercios de las grandes ciudades cerraron sus puertas y los aeropuertos aplicaron operativos especiales de resguardo.

Primera crisis para Noboa

Esta es la primera crisis que enfrenta el joven gobierno de Noboa luego de asumir el poder en noviembre con la promesa de atacar con mano dura a los grupos narcos, vinculados a carteles colombianos y mexicanos.

La semana pasada el mandatario dijo que construirá dos cárceles de máxima seguridad en las provincias de Pastaza y Santa Elena, al estilo de las instauradas por su par salvadoreño Nayib Bukele en su guerra contra las pandillas.

Ubicado en medio de Colombia y Perú, los mayores productores mundiales de cocaína, Ecuador pasó de ser un territorio pacífico a un fortín de guerra del narco.

El 2023 cerró con más de 7.800 homicidios y 220 toneladas de droga incautadas, nuevos récords en este país de 17 millones de habitantes. Los homicidios en las calles entre 2018 y 2023 crecieron casi un 800%, al pasar de 6 a 46 cada 100 mil habitantes.

El gesto de Correa

En medio de la crisis de seguridad y en un inusual acuerdo, las distintas bancadas legislativas sugirieron en una reunión de emergencia "la adopción de indultos y/o amnistías en los casos que sean necesarios para garantizar la tarea de los estamentos de las Fuerzas Armadas y Policía".

Los parlamentarios acordaron también respaldar las acciones realizadas por el gobierno en materia de seguridad. En este sentido se exigió que se identifique y sancione a los responsables de las fugas carcelarias.

La crisis llegó a tal punto que incluso el expresidente (y máximo referente opositor), Rafael Correa, ofreció desde Bruselas su apoyo al presidente Noboa y aseguró que "el crimen organizado le ha declarado la guerra al Estado". El exmandatario, que reside en Bélgica desde que terminó su mandato de una década en 2017, exclamó que en esta guerra contra el crimen organizado "el Estado debe salir triunfador".

"Reemplace con personal civil o policías retirados a los miles de policías que absurdamente están en puestos burocráticos y envíelos a la calle. La Patria triunfará. ¡Hasta la victoria siempre!", continuó Correa.

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }