18.2 C
Bahía Blanca
viernes, marzo 31, 2023

Aparecen nuevos chats de Brenda Uliarte que vinculan a Revolución Federal con el atentado contra CFK

La jueza María Eugenia Capuchetti y la Cámara Federal porteña pretenden apurar la elevación a juicio de la causa por el atentado contra CFK. El fiscal y la querella se oponen porque están pendientes medidas de pruebas fundamentales: el peritaje del teléfono de Sabag Montiel y la investigación de un nuevo nexo entre Uliarte y Revolución Federal.

El nuevo nexo entre Uliarte y Revolución Federal

El pasado 8 de marzo, Marcos Aldazábal y José Ubeira, los abogados de la vicepresidenta, presentaron un escrito en el que resaltaron que una testigo vinculada al grupo de extrema derecha Revolución Federal (RF) llamada Brenda Lara Abigail Ortega “habría mantenido conversaciones con Brenda Uliarte antes del atentado contra Cristina Kirchner”.

Para los letrados “esto es importante porque muestra un nexo entre Revolución Federal y Uliarte que va más allá de la presencia de esta última en las manifestaciones de la agrupación”.

El posteo de Uliarte de Instagram en la protesta con antorchas de Revolución Federal, el 18 de agosto de 2022.

Según declaró Ortega, “cuando pasó lo del atentado, (Brenda Uliarte) mandó un mensaje a la cuenta de Revolución Federal, preguntando si lo habían hecho bien”.

Dijo que “en el mensaje refería algo similar a que lo hecho ‘no tenía alas’”. Esos mensajes se enviaron desde la cuenta de Instagram "juanargento". La Unidad Especializada en Ciberdelincuencia del Ministerio Público Fiscal (UFECI) está intentando detectar quién se encuentra detrás de ese perfil.

Los abogados de CFK destacan que “de la declaración de Ortega surgen varias cuestiones. Una es el mensaje que refiere que Uliarte habría mandado a Revolución Federal. El mensaje, como se ve, no fue enviado desde la casilla de Uliarte. Esto implica que lo más probable es que alguien de Revolución Federal supiera y le haya dicho a Ortega que ese usuario pertenecía a Uliarte”, analizan los letrados.

Además, el texto de la querella añadió:

“En los mensajes, una persona identificada como ‘Dalila’ le comunicó a Leonardo Sosa (cofundador de RF) que Uliarte y Ortega habían conversado, a lo que Sosa respondió que sabía y que se había dicho también en un grupo de mensajería”.

Un dato llamativo es que, cuando declaró, Ortega contó que le robaron el celular dos semanas antes de prestar testimonio.

“La pérdida o borrado de celulares han sido una constante en esta causa. Los testigos (Hernán) Carrol, (Ivana) Bohdziewicz y (Carolina) Gómez Mónaco dieron las mismas excusas cuando la posibilidad de aportar su celular se concretizó”, señaló la querella en referencia a las asesoras del diputado PRO Gerardo Milman y Carrol, a quien Fernando Sabag Montiel pidió que le consiga un abogado privado.

La novia de Carrizo y la "línea Milman"

Entre las medidas de prueba pendientes también se destaca la citación de Maira Marisol Mansilla Cuadros, quien sería pareja de Nicolás Gabriel Carrizo, uno de los tres detenidos de la causa junto a Uliarte y Sabag Montiel.

Nicolás Gabriel Carrizo, detenido en la causa por el atentado contra CFK.

Su nombre cuando el detenido pidió ser beneficiado con la modalidad de la prisión domiciliaria. En esa oportunidad la ofreció como garante.

Los abogados de Cristina calificaron la aparición de Mansilla Cuadros como "repentina" y "llamativa", ya que la defensa de Carrizo convocó a numerosos testigos para explicar qué hizo el llamado "jefe de los Copitos" antes, durante y después del atentado, pero jamás citó a la supuesta pareja, con quien habría convivido brevemente tras el ataque.

Aldazábal y Ubeira pidieron que se la llame como testigo. El fiscal que instruye la causa y la investigación, Carlos Rívolo, hizo lugar al planteo. La citó para el 15 de marzo.

Por otra parte, la querella también resaltó el pasado 8 de marzo que “en cuanto a la línea Milman, si bien aún aguardamos el resultado de la pericia sobre los celulares de Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco, se han acumulado elementos de convicción relevantes”.

En esa línea, Aldazábal y Ubeira pidieron que se vuelva a citar al testigo que habría escuchado a Milman decir “cuando la maten yo estoy camino a la costa”, ya que cuando fue la primera vez la jueza de la causa, María Eugenia Capuchetti, casi no le hizo preguntas y cuando Rívolo lo volvió a convocar el testigo estaba con problemas de salud.

Este jueves el fiscal descartó llamar nuevamente al testigo, aunque ordenó medidas referidas a lo que dijo que están en pleno trámite.

La Cámara porteña y Capuchetti por la impunidad

El mismo 8 de marzo que la querella realizó la presentación con nuevas medidas de prueba, los tres jueces nombrados por Mauricio Macri en la cámara porteña, Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens pidieron apurar la elevación a juicio del caso. La jueza Capuchetti secundó el pedido al día siguiente, 9 de marzo, provocando un contrapunto con el fiscal Rívolo.

Los jueces de la Sala I de la Cámara Federal: Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens.

Este último jueves, Rívolo le dio un ultimátum a Capuchetti: le dijo que si no está de acuerdo con su instrucción, la jueza puede volver a tener el mando de la pesquisa, que le delegó de forma arbitraria mucho tiempo después de haberse iniciado la investigación, situación por demás inusual.

La jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, quienes instruyen la causa por el atentado contra CFK.

En su escrito, Rivolo resalta que aún faltan los resultados de medidas importantes y que no puede cerrar la instrucción y elevar la causa a juicio:

Se están produciendo y llevaron adelante numerosas diligencias y medidas de prueba que esta Fiscalía consideró indispensables para el pronto avance y conclusión de la instrucción”.

Además, explicó que todavía se está peritando nuevamente el celular de Sabag Montiel y que obtener su contenido es central para esta etapa de la causa.

Fernando André Sabag Montiel

“Corresponde destacar que, entre esas medidas, esta parte solicitó realizar un nuevo peritaje sobre el teléfono celular secuestrado que al imputado Fernando André Sabag Montiel al momento de su detención, instantes después de cometer el hecho por el que se encuentra procesado con prisión preventiva. No puede ignorarse la importancia que reviste poder acceder al contenido de ese dispositivo en la etapa instructoria”, resaltó Rívolo.

Podría interesarte:

Las notas más leídas

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }