Macri, Bullrich, Larreta y Vidal simularon una foto de unidad del PRO para calmar las internas

El ex presidente Mauricio Macri; el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la titular en uso de licencia del partido, Patricia Bullrich; y la exgobernadora María Eugenia Vidal estuvieron este viernes en medio de la disputa por las candidaturas del PRO. ¿Resolvieron cuestiones de la interna?

«Juntos, como hace 20 años cuando empezamos con el sueño de cambiar la Argentina para siempre. Este tiempo terrible, de miedo y angustia que estamos viviendo, es el final de una etapa que se va. Lo que viene es mucho mejor», escribió Rodríguez Larreta tras la reunión.

El encuentro que buscó llevar algo de paz a la interna se dio en la casa del ex ministro de Trabajo Jorge Triaca, en San Isidro. Además de mostrar señales de unidad, otro de los temas a debatir era la posible incorporación de José Luis Espert a la alianza Juntos por el Cambio, algo ya cuenta con el visto bueno por parte del radicalismo y la Coalición Cívica.

Del encuentro participaron también los diputados Cristian Ritondo y Diego Santilli, aspirantes a la gobernación bonaerense, el ex secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, y quien quedó provisoriamente al frente del PRO, Federico Angelini.

“Estuvimos analizando la situación del país, lo que estamos sufriendo todos los argentinos, eso fue el tema principal de la reunión”, dijo Angelini en declaraciones a la prensa, al oficiar como uno de los voceros del encuentro.

En la misma línea, Ritondo afirmó que se habló de la reunión programada para el próximo martes: «Se habló en tener un programa en común y eso fue el 80% de la reunión”.

No hablamos de (Javier) Milei, hablamos de tener una reunión con Espert. Tenemos que estar preocupados en la Argentina que nos tiene que tocar gobernar desde el 10 de diciembre”, expresó el precandidato a la gobernación bonaerense.

El ex ministro de Seguridad bonaerense insistió que durante el encuentro “no se habló de candidaturas” y dijo que para dirimir eso “están las PASO”.

La cumbre amarilla buscó morigerar las tensiones que a nivel nacional representan la interna Bullrich vs Larreta, pero que se derrama hacia abajo a los distritos.

En el PRO llegaron a la conclusión que su electorado les reclama terminar la discusión por la sucesión porteña, que encendió todos los conflictos internos las últimas semanas.

Ese dato suma presión en pos de unificar la dispersión de la oferta porteña en una candidatura de Vidal. La diputada nacional no quiere saber nada con presentarse para Jefa de Gobierno, aunque todos en el partido amarillo reconocen que el PRO se encolumnaría tras su figura, siendo una suerte de «prenda de unidad» entre larretistas, macristas y bullrichistas.

Por su parte, Bullrich hizo su aporte para bajar la tensión en la previa de la cumbre: aceptó que los intendentes PRO que revalidan mandatos o que eligieron sucesores no tengan internas en sus distritos y, a su vez, puedan ir «colgados» a los distintos candidatos a gobernador y presidente.

La única condición que exigió la exministra de Seguridad es que el juego esté equilibrado y que los alcaldes trabajen para militar la boleta de ambos presidenciables por igual: que fiscalicen los votos de Larreta y de Bullrich.

El temor de la ex montonera está vinculado a que el alcalde porteño logró cosechar desde 2021 un fuerte armado territorial en la provincia, aunque los intendentes -preocupados por el crecimiento de Bullrich en las encuestas- empezaron a dar señales que quizás jugarían para ella.

Larreta también aportó su concesión para calmar las aguas amarillas: el Jefe de Gobierno no se opondrá a que haya una interna en la provincia de Buenos Aires entre Santilli, su apuesta, y Ritondo, hombre de Vidal pero que podría jugar para Bullrich si la ex gobernadora se baja de sus intenciones presidenciales. Pondría una sola condición, la de emular el consenso que ya se consiguió en Córdoba o en Tucumán incluyendo a la UCR.

Todos los presentes expresaron su preocupación por el crecimiento en los sondeos de Javier Milei, quien podría arrebatarles buena parte de su caudal de votos si las internas erosionan la imagen de los candidatos.

Seguinos en redes

Lo que se lee ahora

Personas mencionadas en esta nota: