Asumen los diputados y senadores electos: rumbo a un Congreso más fraccionado

La segunda etapa del mandato del Frente de Todos estará marcada por un Congreso más fraccionado. Repasamos la composición del Parlamento tras la jura de los nuevos legisladores electos en las pasadas Elecciones Legislativas de noviembre que tendrá lugar este martes.

La novedad de esta semana fue la fractura de la bancada radical, sumando un nuevo interbloque a Juntos por el Cambio. Dada la paridad de fuerzas, dos bancadas chicas como el que agrupa a lavagnistas y schiarettistas y el de los partidos provinciales, podrían adquirir un rol decisivo.

La interna radical

La elección interna en los bloques disparó una feroz lucha en la bancada radical, con un sector referenciado en Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti que buscó desbancar a Mario Negri como cabeza del bloque y del interbloque opositor.

Como no lo consiguieron, armaron el sub bloque UCR-Evolución con 12 miembros, presidido por Rodrigo de Loredo. Todo fue muy público y terminó el lunes con una reunión que incluyó agresiones entre Lousteau y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, ambos aspirantes a conducir la UCR Nacional en las próximas elecciones al Comité Radical.

Negri sacó un luego un largo comunicado detallando todos los que lo seguían apoyando -33 diputados- y pudo anotarse un gol al sumar a Facundo Manes, uno de los presidenciables.

En tanto, Emilio Monzó, el puntano Claudio Poggi y el economista Ricardo López Murphy planeaban lanzar sus propios inter-bloques aunque manteniéndose dentro de Juntos por el Cambio. La alianza está tan fragmentada que anoche ni siquiera se sabía quién será el jefe del interbloque.

La puja por el quórum

Entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio reúnen el 91% de las bancas en Diputados, pero es probable que la clave para el quórum quede en el 9% restante.

Entre ese 9% se encuentran los diputados libertarios que finalmente no conformarán un bloque de unidad y tendrán dos: uno referenciado en el porteño Javier Milei y el otro en el diputado por la Provincia de Buenos Aires José Luis Espert. Cada uno con 2 miembros.

Por su parte, el trotkista Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad mantendrá su bloque de 4 legisladores.

Del lado de los más dispuestos a negociar con el oficialismo aparecen el Interbloque Federal de ocho miembros que presidirá el lavagnista Alejandro «Topo» Rodríguez, al que se incorporó Florencio Randazzo junto con los tres diputados que responden al gobernador cordobés Juan Schiaretti.

Por otro lado quedarán dos diputados provinciales en monobloques: el riojano Felipe Alvarez y el sindicalista santacruceño Claudio Vidal.

«Los temas razonables los acompañaremos, proyectos como la reforma judicial está claro que no«, aseguran desde el Interbloque Federal.

La cuestión del Senado

La jura de los nuevos senadores está convocada para el próximo jueves. El cambio trascendental será que el Frente de Todos ya no tendrá quórum propio porque su bloque pasó de 41 miembros a 35 mientras que Juntos por el Cambio elevará sus integrantes de 26 a 31.

Aquí también aparecen en el radar del oficialismo los legisladores de los partidos provinciales -el rionegrino Alberto Weretilneck y la misionera Magdalena Solari Quintana– como los posibles facilitadores del quórum para iniciar las sesiones y ayudar a poner los temas en debate en el recinto.

«Los presidentes del bloque nos dijeron que no tienen intención de obstruir el trabajo en la Cámara«, sostuvo el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans.

«Sobre varios temas creemos que vamos a tener la mayoría y nos van a acompañar porque la sensatez indica eso. Son necesarios los consensos por el tema de la deuda”, concluyó.

Los partidos provinciales se unen para ser 4ª fuerza

El diputado del Movimiento Popular Neuquino Rolando Figueroa se acopló a la bancada que armaron las duplas de Río Negro y Misiones, aliados del Gobierno en la mayoría de las leyes de estos años. Se llamará «Provincias Unidas» y con cinco miembros serán la cuarta fuerza de la Cámara, detrás del Frente de Todos, Juntos por el Cambio y el interbloque federal.

«Provincias Unidas» será presidida por el rionegrino Luis Di Giácomo, quien intentó sumar a los cordobeses para alcanzar 8 votos y ser la tercera fuerza, pero no le fue posible. No descarta retomar las gestiones el año que viene. De todos modos, superan al FIT y los liberales, con cuatro cuada uno (aunque los liberales divididos por la mitad), lo que les permite reclamar más lugares en comisiones.

El Movimiento Popular Neuquino (MPN) siempre fue aliado de los gobiernos de turno y los últimos dos años estuvo representado por Alma Sapag, quien acompañó algunas leyes pero se resistió a otras, como la reforma judicial y del Ministerio Público. Anticipó que no daría quórum si llegaban al recinto.

Los cinco diputados de Provincias Unidas serán claves si el Frente de Todos quiere llegar al quórum, aunque no suficientes: con 118 propios, alcanzaría 123, a 6 de una mayoría propia.

Los votos de Río Negro y Misiones son además claves para abrir una votación en el Senado. A los primeros los representa Weretilneck, el ex gobernador que continúa como líder de Juntos Somos Río Negro, el partido local que gobierna la provincia.

Por su parte, en Misiones manda desde 2003 el Frente Renovador para la Concordia liderado por el vicegobernador Carlos Rovira, quien hace 10 días recibió a Weretilneck en Posadas para mostrarse unidos.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: