Carlos Montaña, el nexo oculto entre Berni y Santilli

Sergio Berni y Diego Santilli

En el peronismo bonaerense sostienen que Sergio Berni acordó con Diego Santilli una alianza de mutuo entendimiento en el que fue clave el trabajo del eficiente Carlos Montaña, un conocedor de los hilos profundos de la política. Lo bien que funcionó ese acuerdo se vio en el rescate de Maia, donde ofrecieron la imagen de trabajo conjunto que presuponen espera la sociedad de sus funcionarios.

Montaña fue funcionario de Berni cuando empezó a descollar en el primer kirchnerismo como el hombre encargado de administrar las tensiones de los grupos piqueteros, bajo el paraguas del Ministerio de Desarrollo Social que conducía entonces Alicia Kirchner.

Carlos Montaña

Berni y Montaña compartieron dicho espacio, donde Berni llegó a ser viceministro antes de dar el salto hacia la parte de Seguridad.

Montaña había sido designado, el 21 de abril de 2010, para el cargo de “Secretario de Abordaje Territorial del Ministerio de Desarrollo Social“, el cual ostentó hasta el inicio del gobierno de Mauricio Macri.

Durante los cuatro años de Macri, Montaña trabajó en el Ceamse en línea directa con Santilli, que ya empezaba a consolidarse como el dirigente más importante de Rodríguez Larreta, superando viejas desconfianzas.

Con el regreso del peronismo al poder, Montaña volvió a trabajar con Berni y hoy funciona en los hechos como la mano derecha del ministro de Seguridad bonaerense.

El caso Maia fue la foto exacta del nivel de acuerdo político que hay entre Santilli y Berni, donde la provincia de Buenos Aires es el territorio compartido.

El vice de Larreta es hoy uno de los tres dirigentes del PRO con mejor imagen del partido, está lanzado a un proyecto de construcción de poder en la provincia y a diferencia de otros competidores internos y externos, tiene un rol institucional y un manejo de poder y recursos en la Ciudad -donde maneja las áreas de Gobierno, Seguridad y Deportes-, que lo terminaron convirtiendo en un peso pesado.

Santilli en la provincia de Buenos Aires está construyendo con el PRO, pero con especial énfasis en los dirigentes que provienen del peronismo como Diego Kravetz, sucesor designado de Néstor Grindetti en Lanús. Bajo el sello “Hacemos“, el vicejefe encontró una plataforma para sumar peronistas, una tarea ineludible si se quiere construir con alguna chance de éxito en el territorio bonaerense.

Montaña no es ajeno a los dirigentes peronistas que merodean ese espacio y como dirigente de Independiente, también fue clave en la transición entre el macrista Cristian Ritondo y Berni.

Los canales de comunicación entre el ala “más peronista” del PRO y el sector más de centroderecha del peronismo es un fenómeno que se expande. Sucede con el armado de Emilio Monzó que se toca con Florencio Randazzo y con el armado de Joaquín de la Torre y Miguel Pichetto.

Como sea, la jugada de Berni escenificó en el ataque al segundo de la ministra Sabina Frederic, mientras se mostraba a los abrazos con Santilli y su secretario de Seguridad, Marcelo Dalessandro, impactó en el peronismo bonaerense y causó una profunda inquietud tanto en Axel Kicillof como en Alberto Fernández.

Frederic y un ultimátum a la violencia de Berni

Las escandalosas escenas que se vivieron este mediodía en Luján, cuando Berni casi protagoniza una pelea pública Eduardo Villalba, abrieron una nueva crisis en el gabinete nacional. La ministra Sabina Frederic le dio un ultimátum al presidente y le advirtió que “la violencia es un límite“.

La titular de la cartera de Seguridad llamó a Alberto después del episodio de pugilato y le dijo que está “harta” de Berni, que en una conferencia que transmitieron en vivo todos los canales la acusó de hipócrita e inoperante.

Frederic le advirtió al presidente que está cansada de estos episodios con Berni y dejó claro que la violencia es un límite, con lo que pareció dejar en el aire la posibilidad de dejar el gobierno.

Esta tarde la ministra fue a la Casa Rosada a reunirse con Santiago Cafiero. La visita sorprendió a los presentes, aunque cerca del jefe de gabinete aseguraron que el encuentro estaba programado de antemano.

Después de la charla con Frederic, el Presidente llamó a Kicillof y le dijo que está cansado de este tipo de episodios. No es la primera vez que el presidente se enoja con Berni, que cada vez que puede lo contradice o critica por los medios. Las fuentes indicaron que el dialogo entre el presidente y el gobernador fue incómodo para ambos.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: