Comuníquese con nosotros

Noticias de Bahía Blanca – El Ágora Digital

Se visibiliza la interna entre Macri y Rodríguez Larreta por la conducción del PRO con la Legislatura como escenario

La interna entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta por la conducción del PRO

Nacionales

Se visibiliza la interna entre Macri y Rodríguez Larreta por la conducción del PRO con la Legislatura como escenario

Hasta hace pocos días parecía que la salida del gobierno de Mauricio Macri tendría como consecuencia el reacomodamiento de Cambiemos en general y del PRO en particular. No obstante, el presidente saliente puja hacia dentro de la alianza Cambiemos para retener poder y de este modo se vibiliza la interna entre Macri y Rodríguez Larreta por la conducción del PRO, con la Legislatura porteña como escenario de la batalla política.

Por estos días, Mauricio Macri pone casi todas sus energías en una delirante caravana para intentar dar vuelta la elección y el resto en intentar retener poder hacia dentro de la alianza política que lo llevó a Casa Rosada. De gobernar ni hablar.

La sucesión de Mauricio Macri como líder del espacio Cambiemos comienza a mostrar sus primeras rispideces en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el pago chico donde se conformó Propuesta Republicana, partido mejor conocido como PRO.

La interna entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta por la conducción del PRO

Desde el círculo íntimo del presidente envían mensajes rechazando las versiones de un posible exilio en Madrid o Italia, argumentando en cambio que Mauricio Macri buscaría ser el líder único de la oposición, tal como lo logró Cristina Fernández de Kirchner en 2017.

El argumento que esgrimen casi como un mantra desde Casa Rosada es que Macri tiene 8 millones de votos y que por tanto, no es sería un “cadáver político”. Esto es trivialmente verdadero, en tanto, la aparición de un nuevo líder de la oposición podría licuar los apoyos electorales a Mauricio Macri.

Una de las estrategias que Macri delinea para evitar desaparecer del mapa político nacional es ganar peso hacia dentro del eventual nuevo mandato de Horacio Rodríguez Larreta como Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La Legislatura Porteña como escenario de batalla

La renuncia de Francisco Quintana como vicepresidente primero de la legislatura porteña lleva a Rodríguez Larreta a la necesidad de elegir un reemplazante para un cargo de peso. Se trata de la jefatura del bloque de Cambiemos que ocupaba Agustín Forchieri, quien asumirá como reemplazo de Quintana.

Por el momento, Daniel Presti asumirá este rol hasta que finalice su mandato el 10 de diciembre. Allí queda la incógnita de si Macri intentará anotar un nombre propio, al tiempo que suenan los nombres de Martín Ocampo, Ana Bou Pérez y Claudio Romero.

Sin embargo, la situación de Cambiemos a nivel alianza es tan delicada que en primera instancia buscan consolidar el frente como bloque parlamentario tras lo que comprenden que será una salida segura de Mauricio Macri del Poder Ejecutivo Nacional.

En breve, la continuidad de Cambiemos depende de la posición de la UCR, y la posición del centenario partido radical todavía no es clara.

Las fotos de hoy de Alfredo Cornejo y Gerardo Morales junto a Juan Manuel Urtubey enojan a Macri, que entiende que la supervivencia de Cambiemos depende en gran medida, de que él mismo ya no forme parte de ese espacio.

La carrera presidencial de cara a 2023

Por otra parte, Rodríguez Larreta abre el paraguas y aclara que el gobierno de la Ciudad no será un refugio para quienes hayan sido derrotados en las urnas, aunque obviamente hará alguna excepción. La cuestión de fondo es no quedar “pegado” a un gobierno que ya ven como terminado: el de Mauricio Macri. 

No obstante, para proyectarse como presidenciable en 2023, Larreta analiza conservar parte del equipo nacional del PRO. La clara excepción es Marcos Peña, quien no sólo es “mal visto” por el Jefe de Gobierno de la CABA, sino que parece tener planes propios. Concretamente, eligiría el mismo camino que Nicolás Massot.

La situación en el PRO es caótica porque en todos estos años había sido un espacio en relativa expansión. Ahora se miran y sienten que son muchos dirigentes para pocos cargos e incluso se sienten hacinados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el único distrito nacional que conservarían después de diciembre.

De todos modos, será determinante qué camino elija tomar Macri. Tras fundar un partido ex nihilo y llegar a la presidencia de la Nación, son pocos quienes creen que se retiraría así como así de la política. Más cuando pareciera que delante suyo se bifurcan dos caminos: la política o la cárcel.

Si bien el presidente desea exiliarse un año para volver el ruedo durante las legislativa de 2021, cada vez son más las causas en su contra. Además, a medida que se acerca octubre pareciera que la virulencia que generó en el poder judicial se le vuelve en su contra y no son pocos quienes analizan que su única opción sería el exilio.

Bahiense, Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional del Sur (2006). Director del portal El Ágora Punto Digital

Comentarios

Más en Nacionales

Arriba