29.8 C
Bahía Blanca
martes, febrero 20, 2024

Un fotoperiodista murió producto de una desmedida represión de la Policía de la Ciudad en el Obelisco

La policía de la Ciudad de Buenos Aires llevó adelante un violento operativo represivo frente al Obelisco contra un grupo de manifestantes, que resultó en la muerte de Facundo Molares Schoenfeld, fotoperiodista y militante de izquierda. Patricia Bullrich respaldó a Horacio Rodríguez Larreta, quien a su vez reivindicó el accionar policial represivo.

Las organizaciones Votamos Luchar, Rebelión Popular y el Movimiento Teresa Rodríguez realizaban un pacífico acto en la plazoleta del Obelisco, sin cortar la vía pública, cuando la Policía de la Ciudad arremetió indiscriminadamente contra los manifestantes, realizando un desmedido operativo de dispersión y represión.

Producto de su accionar, falleció Facundo Molares Schoenfeld, de 48 años, miembro de Rebelión Popular.

El momento quedó grabado en distintos videos cuando era mantenido por efectivos policiales contra el piso. Al ser advertidos que Molares se había descompensado, comenzaron las maniobras de reanimación, las cuales se extendieron por más de media hora. Finalmente, el SAME lo trasladó al Hospital Ramos Mejía, donde se constató su fallecimiento.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial para la autopsia correspondiente.

Sin embargo, y en total irregularidad, el Ministerio de Salud de la Ciudad publicó un comunicado donde relativizó la responsabilidad policial en la muerte de Molares, sin que se haya realizado aún la autopsia correspondiente.

La cartera porteña relató que el Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) adjudicó la muerte del fotoperiodista a "paro cardíaco producto de factores de riesgo". No se menciona en ningún lado el violento accionar policial, los golpes que recibió de los efectivos o que lo hayan pisoteado en el suelo, tal y como constatan los testigos del hecho.

Facundo Molares

Cronología de los hechos

Las pequeñas organizaciones de izquierda organizaron el jueves por la tarde una asamblea en la Plaza de la República para exponer sus cuestionamientos a lo que definieron como una “farsa electoral”, en referencia a los comicios del domingo. Pronto se acercó la policía.

“Nos preguntaron si íbamos a cortar la calle o a marchar. Les dijimos que no, que estaríamos una hora y media, a lo sumo dos, y nos íbamos”, relató Delia, una de las manifestantes.

La preocupación policial parecía centrada en si los manifestantes quemarían o no la urna de madera y cartón que habían llevado para pronunciarse en contra de las elecciones. “Les dijimos que no, que no íbamos a quemar nada.”

Facundo había terminado de hablar en la asamblea y se retiró a un costado para prender un cigarrillo. Nosotros continuamos con la asamblea cuando nos dimos cuenta que los policías se le tiraron encima y los arrastraban”, continuó el relato Delia.

Otra manifestante relató cómo Molares fue "tacleado" por un policía, mientras otros agentes se lanzaban sobre los demás militantes, empujando, golpeando y tirándoles del pelo.

Los detenidos ya eran siete, entre ellos Molares. En un intento de registrar la represión con un video que luego subió a las redes sociales, la fotoperiodista Susana Maresca advirtió el estado crítico de Molares.

“Cuando termina la asamblea se acerca la policía y se empiezan a llevar detenidos, golpear a mujeres y entre ellos a Facundo Molares y lo tiran contra el piso. Yo doy toda la vuelta porque había un cordón policial impidiéndonos ver y los que se llevaban los detenidos eran esos con camperita celeste, que son policías de la Ciudad pero no los de choque", describió Maresca.

“Lo miro a Facundo cuando una chica de las detenidas grita ‘me estás ahogando’, entonces empecé a mirar a todos y a gritarles 'decime tu nombre'. Ahí lo veo a Facundo que también lo estaban asfixiando y que no me podía responder”.

La ambulancia tardó aproximadamente unos 25 minutos en llegar y trasladar a Molares al Hospital de Ramos Mejía. Su muerte fue confirmada durante el traslado.

La causa “averiguación de causales de muerte” quedó en manos de Marcela Sánchez, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 30. Tras la confirmación de la muerte, Sánchez ordenó el traslado del cuerpo de Molares a la morgue judicial para la autopsia y solicitó identificar a todos los efectivos de la Policía de la Ciudad que participaron del desmedido operativo.

La fiscal corrió a la Policía de la Ciudad de la investigación y dio intervención a la Policía Federal. Además, pidió el secuestro de todas las cámaras de seguridad de la zona y la recopilación de los videos que circulan por redes sociales.

En tanto, los militantes detenidos fueron liberados durante la madrugada.

Candidatos caranchos

El hecho ocurrió durante el último día de campaña antes de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). El clima preelectoral ya suscitaba tensiones en la jornada anterior tras la muerte de la niña Morena Domínguez, de 11 años, quien falleció luego de ser víctima de un asalto de dos hombres.

Ahora, la represión y asesinato de Molares en manos de la Policía de la Ciudad terminó por cerrar una campaña que culmina en hechos de violencia. Mientras la mayoría de los espacios políticos y candidatos repudiaron el hecho y se solidarizaron con las familias, desde Juntos por el Cambio (JxC) buscaron sacar rédito político a las muertes.

Patricia Bullrich ya había querido subirse a la muerte de Morena para hacer campaña, y ahora no perdió un segundo en expresarse públicamente en "defensa" de Horacio Rodríguez Larreta, quien además de precandidato presidencial es Jefe de Gobierno porteño, y por lo tanto el responsable político de la Policía de la Ciudad.

“Yo compito con Larreta el domingo, pero en esta circunstancia y en este momento estoy al lado de él y del Gobierno de la Ciudad para que no quieran involucrarlo en una represión de la policía que no tiene nada que ver. Me parece una barbaridad absoluta pensar que fue culpa de la policía”, enfatizó la precandidata.

Sin esperar los resultados de la autopsia, Bullrich aseguró que el muerte de Facundo fue "producto de factores de riesgo". Incluso, fue un paso más allá y culpó al kirchnerismo del hecho:

"Creo que el país es un caos, necesitamos orden en serio. No podemos seguir viviendo con la seguridad garantista que destruye familias".

"Como el caso de Morena, como el caso del médico que acaban de asesinar. Con manifestaciones todos los días, que suceden estas cosas porque no les importa llevar gente que no tiene condiciones de salud para ir a una manifestación", agregó.

Horas antes, Rodríguez Larreta respaldó la versión oficial de las autoridades porteñas, y sin realizar autocrítica alguna o un llamado a una investigación imparcial, reivindicó el accionar policial.

"Hoy en el marco de una manifestación con incidentes, falleció luego de una descompensación Facundo Molares. Lamento su muerte y extiendo mis condolencias a sus familiares", inició su mensaje.

Y agregó:

"Quiero destacar y respaldar completamente el accionar de la Policía de la Ciudad que actuó con profesionalismo conteniendo los hechos de violencia. En la Ciudad, la violencia es el límite".

De esta forma, los dos precandidatos presidenciales de JxC buscaron utilizar el asesinato de Molares para el cierre de sus campañas, apelando al discurso de mano dura y represión a la protesta social.

¿Quién era Facundo Molares?

Molares Shoefeld nació en el municipio bonaerense de San Miguel y después se instaló en Chubut. Inició su militancia en la Juventud Comunista y recorrió Ecuador, Cuba, Paraguay, Brasil, Perú, Chile, Bolivia y Colombia. En estos dos últimos países fue donde Molares Shoefeld vivió más tiempo.

En este último país se sumó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC), donde era conocido por el apodo de "el argentino" o "Camilo". En 2003 se sumó a la Columna Teófilo Forero en Los Pozos donde fue instructor político. Fue firmante de los Diálogos de Paz entre la guerrilla y el Estado colombiano en 2016.

Tras dejar las FARC, en 2019 partió hacia Bolivia para retratar el golpe de Estado contra Evo Morales que puso a Jeanine Áñez en el poder.

En ese marco, recibió tres disparos durante una represión, por lo que estuvo 23 días en coma inducido. Quedó con secuelas: problemas cardíacos y la pérdida casi por completo de la visión del ojo derecho.

El régimen de Áñez lo tuvo detenido por 13 meses, acusado de "terrorista" (sic). Pudo volver a la Argentina a fines de 2020 por intermedio de la Cancillería argentina. En el medio, enfermó dos veces de coronavirus.

En noviembre de 2021 fue detenido en Chubut, donde vivía junto a su padre, por un pedido de extradición emitido por la Justicia colombiana. Por orden del juez Guido Otranto -el mismo que instruyó la causa de Santiago Maldonado-, Molares pasó 263 días detenido en la cárcel de Ezeiza a la espera de un juicio de extradición, que fue desestimado finalmente por la Jurisdicción Especial para la Paz colombiana.

A fines de julio de 2022 fue excarcelado y fijó domicilio en la Ciudad de Buenos Aires. Tras su liberación volvió a dedicarse al periodismo.

"He sido comunista, sigo siendo comunista y tengo la idea de que la sociedad debe cambiar, porque así como está lo que produce es tristeza y explotación del ser humano. He puesto y sigo poniendo todo mi esfuerzo en un gran cambio que le de perspectiva a la humanidad", dijo Molares en una entrevista con Página/12 cuando estaba preso en la cárcel de Ezeiza.

Por su muerte a manos de la Policía porteña, los precandidatos presidenciales de Unión por la Patria (UP), Sergio Massa y Juan Grabois, repudiaron el accioanr policial y se solidarizaron con la familia. En un sentido similar se expresaron la CGT, las dos CTA y la UTEP.

En tanto, organizaciones de izquierda y gremiales convocaron a marchar a las 10hs de este viernes al Obelisco.

El Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) y sus dos precandidatos presidenciales, Myriam Bregman y Gabriel Solano, convocaron a la marcha, al igual que la precandidata presidencial del Nuevo MAS Manuela Castañeira. Lo mismo hizo el partido Política Obrera, que postula a Marcelo Ramal al a presidencia.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }