35.5 C
Bahía Blanca
martes, febrero 20, 2024

Unidad, gestión y críticas a la proscripción a CFK: Así fue la reunión de la Mesa del Fdt

La mesa del Frente de Todos finalmente se reunió y pese al deseo de Alberto Fernández para sólo hablar de la campaña electoral se abordaron temas de agenda como la proscripción contra CFK y las "demandas económicas y sociales" para las que "aún tenemos que dar respuestas concretas". Kicillof y Wado de Pedro llegaron en simultáneo junto a la sorpresa de la jornada: la presencia de Máximo Kirchner.

A poco más de cuatro meses del cierre de listas, se reunieron en la sede del PJ nacional referentes de todos los sectores del Frente de Todos y consensuaron un documento donde se hizo énfasis en la condena a la proscripción que sufre la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y también la importancia de las PASO.

El texto, además contiene críticas al macrismo y destaca en todo momento el valor y la importancia de la unidad del peronismo, además de aclarar que aún "hay que dar respuestas" la situación económica y mejorar el poder adquisitivo de los salarios en los próximos meses.

Los 33 miembros

Tras varios días de especulaciones sobre la cantidad de asistentes y la lista completa de invitados, finalmente la mesa del FdT reunió a 33 dirigentes que responden al kirchnerismo, al albertismo, al massismo, los gremios, los gobernadores y los intendentes.

Por el kirchnerismo asistieron el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro; el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés "Cuervo" Larroque; el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, Abel Furlán; la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti y los diputados nacionales, Máximo Kirchner y Sergio Palazzo.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

La gran sorpresa de la jornada fue la llegada sin previo aviso de Kirchner, quien había adelantado hace tiempo que no asistiría al cónclave. En el día de su cumpleaños, el titular del PJ bonaerense arribó a la sede del PJ nacional minutos despué de las 19, acompañado por Wado de Pedro.

Antes de desplazarse hasta la reunión de la mesa, ambos dirigentes habían mantenido una reunión en el Senado de la Nación.

Al mismo tiempo que llegaban Wado y Máximo, arribaban también el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof -quien participó por el bando de los gobernadores-, y su ministro de Desarrollo para la Comunidad bonaerense, Larroque.

Más tarde, llegó el bando albertista, encabezado por el propio presidente, el jefe de Gabinete, Agustín Rossi; el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos; el canciller Santiago Cafiero; y la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz. A ello se suman Fernando "Chino" Navarro del Movimiento Evita y Julio Vitobello, Secretario General de la Presidencia.

Alberto Fernández y Agustín Rossi

Quienes llegaron más tarde fue la delegación del Frente Renovador, liderada por Sergio Massa, acompañado por la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Moreau; el ministro de Transporte, Diego Giuliano; la titular de Aysa, Malena Galmarini; el diputado bonaerense Rubén Eslaiman; y el intendente de San Fernando, Juan Andreotti.

En representación de los gobernadores estuvieron Kicillof, Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).

Mientras que la representación de los intendentes quedó en manos de Martín Insaurralde, Fernando Espinoza, Mayra Mendoza, Mario Secco y Juan José Mussi (tercera sección electoral) y Alberto Descalzo, Mariel Fernández, Lucas Ghi (primera sección electoral).

Finalmente, por el sindicalismo, los cotitulares de la CGT, Héctor Daer; Carlos Acuña y Pablo Moyano; como así también el secretario general de la CTA, Hugo Yasky.

Proscripción, gestión y unidad: los temas centrales

La necesidad de acelerar las definiciones respecto de la candidatura presidencial del peronismo, fue uno de los planteos más relevantes de la cumbre frentetodista. Tanto desde el entorno de la vicepresidenta como del ministro de Economía dejan trascender la necesidad de que Alberto defina rápido si va a ser candidato.

Consideran que la prolongación de la incógnita solo va a complicar más la interna oficialista, y por efecto dominó a la gestión y la economía.

En un clima donde reinó la condena a la proscripción contra CFK y las necesidades de dar respuesta a los problemas de la gente, por primera vez Alberto Fernández sugirió la posibilidad de resignar su aspiración de buscar la reelección.

En la cumbre oficialista afirmó que si alguien mide más que él, está dispuesto a declinar su campaña.

Como si fuera poco, en la mesa del FdT se definió que se creará una "comisión" que se encargue de visitar a Cristina -la única ausente del trío que conduce la coalición oficialista-, para tratar de convencerla de que revea su negativa a presentarse en las elecciones de este año.

"Este consejo del partido expresa públicamente que la compañera Cristina revea lo que dijo públicamente, que revea su posición con respecto a no ser candidata", afirmó la ministra Victoria Tolosa Paz ante la prensa.

Luego ofició de vocero de la cumbre Jorge Capitanich:

"Ratificamos la unidad del Frente de Todos y la estrategia para evitar la proscripción de Cristina. Esto significa un plan de acción, crear una comisión para que ella desista de la voluntad de no participar en las elecciones como candidata".

Mientras los 33 dirigentes se encontraban reunidos, en las afueras, un grupo de militantes se reunieron con pancartas con leyendas como "Es ella 2023", "No a la proscripción de Cristina" y "Cristina 2023", entre otros. Además, colgaron un pasacalle con la inscripción "Si hay proscripción, no hay estrategia electoral".

En uno de los pasajes más fuertes del documento consensuado, que finalmente se publicó en la mañana de este viernes, se aborda abiertamente la lucha contra la proscripción a CFK:

"Tenemos como responsabilidad disponer las acciones necesarias para impedir la proscripción de la compañera vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cuyo liderazgo y potencia electoral no nos puede ser arrebatado. No hay, o no debería haber, ningún poder económico, mediático o judicial capaz de decidir por encima de la voluntad popular".

En el texto, se incluyó además varias menciones a las necesidades de mejorar la gestión:

"Somos plenamente conscientes del particular momento que vive nuestra sociedad. Conocemos todas las demandas económicas y sociales de las que aún tenemos que dar respuestas concretas".

Además, hubo repetidas menciones a la necesidad de mantener la unidad del peronismo, como así también la ratificación de la herramienta de las PASO para dirimir las internas:

"Para evitar un retorno de la derecha, una parte fundamental de la estrategia del Frente es reforzar la unidad en la diversidad. Articular todas las diferentes miradas del Frente de Todxs y también a quienes se quieran sumar a este proyecto por una Argentina que crezca con paz, igualdad y libertad".

"Las PASO son la herramienta institucional creadas por nuestro gobierno durante el año 2010, para abrir la participación de los partidos y sintetizar las diferentes visiones de un proyecto común".

Kirchner, Wado y Axel: los actores centrales

La presencia de Máximo Kirchner acaparó las miradas y las sorpresas de la mayoría de los presentes. El diputado nacional se acercó a Matheu 130 en el día de su cumpleaños, motivo por el cual recibió un afectuoso aplauso de parte de todos los asistentes.

El ex jefe de la bancada oficialista en Diputados fue de los primeros de llegar al cónclave, antes incluso que el presidente y que el ministro de Economía.

Por su parte, Wado de Pedro había sido noticia la noche anterior, cuando participó de un asado en Tucumán con motivo del regreso a esa provincia del ex jefe de gabinete Juan Manzur. Además del ministro del Interior estuvieron los gobernadores Gildo Insfrán, Ricardo Quintela, Oscar Herrera Ahuad, Raúl Jalil y Osvaldo Jaldo, quien ofició de mandatario tucumano durante la ausencia de Manzur y es el candidato a sucederlo.

La sorpresa de la noche fue que durante la comida, Manzur deslizó la posibilidad de una fórmula compartida junto a De Pedro para las próximas presidenciales. La conversación no pasó a mayores, aunque no dejó de sorprender los comensales.

Así, en un movimiento inesperado, quien se perfilaba a ser uno de los alfiles fuertes del albertismo en el interior, sugirió una movida política de alcance nacional con una de las figuras del kirchnerismo que se perfilan a disputar por el Sillón de Rivadavia.

A las bombas políticas de Kirchner y Wado, se suma la situación estable que se vive en la provincia de Buenos Aires, donde Axel Kicillof se perfila como claro favorito a mantenerse en el Sillón de Dardo Rocha.

Incluso, en las filas opositoras del PRO hay un disimulado humor de desánimo bajo la mesa por los números que arrojan las encuestas, donde el actual gobernador supera ampliamente a cualquier otro postulante.

El mandatario que gobierna la provincia del 38% del padrón electoral nacional se sentó en la mesa del FdT sabiendo que su peso podría torcer el resultado de la elección si se apuntala su candidatura.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }