9.1 C
Bahía Blanca
jueves, mayo 23, 2024

Represores descontrolados y testigos negacionistas para la 62° audiencia de la Megacausa

El pasado jueves 10 de agosto se realizó la 62° audiencia en la Megacausa Zona 5 de Bahía Blanca, donde el tribunal continuó tomando declaración a los testigos a favor de los genocidas imputados en el juicio. Una vez más, la jornada estuvo atravesada por incidentes, que en esta ocasión protagonizaron Humberto Adalberti y Alberto Daniel Rey Pardelas.

En este caso declararon cinco personas, dos de ellos lo hicieron de manera presencial en la sede del Tribunal Oral, y los restantes vía telemática.

Quienes asistieron a la sede del Tribunal en persona a declarar fueron los médicos Edgardo Francisco Carduz y Juan Ramon Picciochi, ambos convocados por la defensa del médico Humberto Luis Adalberti.

Edgardo Francisco Carduz y Juan Ramon Picciochi

Los testigos de los genocidas generalmente son convocados para que cuenten al tribunal sus características personales, ya que casi ninguno puede aportar ningún dato sobre las actividades que cumplieron los acusados al momento de los hechos.

Carduz dijo conocer a Adalberti desde el año 1987, aproximadamente. Es decir, ya avanzado el periodo democrático y, además, en todo momento aseguró haber tenido muy poco trato y conocimiento de su persona.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Picciochi, a pesar de conocerlo de unos años antes, tampoco pudo dar más detalles sobre las actividades de Adalberti durante el Terrorismo de Estado.

Los restantes tres testigos, Eulalio Ulloa, Lautaro José Jiménez Corbalán y Eduardo Armando Antonio Carreras, declararon a favor del genocida Bernardo Artemio Cabezón, quien ya carga con una condena a prisión perpetua (la cual se encuentra firme) en una de las causas llevadas adelante en nuestra ciudad: la denominada "Causa Stricker".

Eulalio Ulloa y Eduardo Armando Antonio Carreras

Cabezón ya fue condenado por delitos aberrantes de Lesa Humanidad, cuando se determinó su participación como guardia del Centro Clandestino La Escuelita. Es decir, como parte de la patota que se encargaba de estar al cuidado de las y los secuestrados, donde las víctimas se encontraban atadas, vendadas, torturadas e indefensas a entera disposición de sus captores y cuidadores como Cabezón.

De los testigos, Ulloa declaró conocer desde muy chico a Cabezón y compartir actividades como baqueanos del RIM 26, de Junín de los Andes.

Los otros dos testigos, Jiménez Corbalán y Carreras, fueron sus superiores, y además de emitir conceptos negacionistas y justificadores del Terrorismo de Estado, calificaron a Cabezón como un hombre de campo, sin educación académica pero, según dijeron, muy fiel a cumplir las órdenes emanadas del ejército.

Jimenez Corbalan realizó una arenga justificadora del Terrorismo de Estado y negacionista de los hechos que se vienen juzgando en nuestro país. Declaró no saber que había Centros Clandestinos, ni desaparecidos, ni familiares que buscaban, ni niños/as robados, hasta los años 90 donde se enteró por los medios.

Es decir, tampoco se habría enterado de lo sucedido en los años 80 cuando se llevó adelante el juicio a las juntas.

Jimenez Corbalan

Represores desbocados y sin control

Además de los cinco testigos, la jornada de juicio se vio atravesada por un par de incidentes provocados por el mismo Humberto Adalberti y por Alberto Daniel Rey Pardelas, dos de los reos que se están juzgando.

Adalberti, quien no es la primera vez que protagoniza situaciones provocadoras, trató de "zurdito viejo" al abogado de la subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, supuestamente sin darse cuenta que su micrófono estaba abierto.

Cabe recordar que Adalberti es acusado de secuestros, torturas, amenazas y violencias diversas y también del delito de robo de dos bebes: el hijo de Graciela Romero y de Raul Metz, y el hijo/a de Graciela Izurieta y Ricardo Garralda.

La otra intervención desacertada y fuera de lugar la protagonizó Alberto Daniel Rey Pardelas al pedirle a la Doctora Anahí Junquera, de H.I.J.O.S. Bahía Blanca, que pusiera su nombre completo en el zócalo del video del Zoom, ya que "viven de nosotros", espetó.

El reo se encuentra acusado de secuestros, amenazas, torturas, violación de domicilios y como si fuera poco, también se encuentra acusado de Abusos sexuales a mujeres víctimas de esta Megacausa.

La Abogada e integrante de H.I.J.O.S. rápidamente puso en su lugar de acusado y represor, y destacó que, ya que sus padres son víctimas de esta causa, de lo que vive, es de la búsqueda de verdad y de Justicia, desde toda una vida. Lo que sí se puede asegurar, es que muchas de las víctimas de este juicio no viven gracias también a ellos.

El presidente, Ernesto Sebastián aclaró que los imputados, si quieren hacer un pedido o tomar la palabra, lo deben hacer al secretario por privado y éste comunicará al Tribunal.

En ninguno de los anteriores juicios los reos tomaron la palabra con tanta impunidad como sucede en este octavo juicio. Siempre se les exigió que lo hicieran por medio de sus abogados representantes, salvo en las ocasiones que declaraban ante el juez.

Son genocidas y osan provocar -y hasta insultar- a quienes son parte del juicio, así como a las mismas víctimas sin que hasta el momento se les haya puesto ningún límite.

El Juez Sebastián pidió nuevamente respeto a todas las partes, y también se lo manifestó la querella de la Subsecretaria de Derechos Humanos de provincia de Buenos Aires, Alejandra García, que solicitó que el Tribunal evite el avance de estas agresiones, ya que se hace intolerable escuchar que los acusados de delitos aberrantes, tengan la desvergüenza de agredir a las partes, y hasta las víctimas, sin el más mínimo reparo ni tampoco consecuencia sobre sus acciones.

Sexagésima segunda audiencia de la Megacausa Zona 5 (10 de agosto de 2023)

¿Cuándo siguen las audiencias?

Las audiencias continuarán el día Jueves 17 de agosto, en la sede del Tribunal Oral de Chiclana y Lavalle, desde las 9 horas. Los juicios son Orales y Públicos, y puede concurrir cualquier persona que así lo desee con su DNI.

Las audiencias también se emiten de manera virtual por los canales de YouTube de la Subsecretaria de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires y del Poder Judicial, así como en el micrositio de la Megacausa Zona 5 en El Ágora Digital.

¡No te lo pierdas!

Registrate y recibí todas
las noticias sobre la
Megacausa Zona 5
en tu correo electrónico

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }