10.9 C
Bahía Blanca
viernes, abril 12, 2024

Massa asegura que "estamos muy cerquita de ponernos de acuerdo con el FMI"

El ministro de Economía y precandidato presidencial de Unión por la Patria, Sergio Massa, aseguró que el país está cerca de cerrar la renegociación con el FMI, y por eso este martes por la noche viajarían a Washington tres delegados del equipo económico. En tanto, China presionó fuertemente al Fondo para acelerar el acuerdo, bajo la advertencia que podría cubrir los vencimientos de Argentina.

"Tanto que se habla de cepo, pero el cepo más grande que tiene la economía argentina es la deuda con el Fondo Monetario Internacional y eso limita demasiado", sostuvo el ministro de Economía en la noche de este domingo en C5N luego de participar por la tarde de la inauguración del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner, junto a Cristina Kirchner y Alberto Fernández.

Massa planteó:

"Si hay un objetivo que nos tenemos que poner es juntar los dólares para pagarle al Fondo, sacarlo de la Argentina y legislar que ningún Gobierno puede ir a tomar deuda al Fondo si no tiene la aprobación de tres cuartos del Congreso".

Al respecto, el tigrense apuntó contra el gobierno de Mauricio Macri -a quien calificó como "el tío vago de la familia"-, por haber tomado la mayor deuda de la historia con el Fondo:

"Una cosa es tomar un crédito en tu casa para ampliar dos habitaciones, para conseguirles dos computadoras a los pibes para que estudien y para que tu hijo tenga el autito para ir a la facultad. Otra cosa es tomar un crédito para ir al casino ¿Qué pasó entre 2018 y 2019? El tío vago de la familia se fue al casino, se timbeó y salió corriendo al Fondo".

En sintonía con los planteos de CFK, el titular del Palacio de Hacienda subrayó que hay que "repensar el programa con el Fondo, porque es inflacionario" y acto seguido aseguró que el cierre de la renegociación está cerca: "Estamos rediscutiéndolo y planteando variables distintas a las que traíamos, con buena fe. Estamos muy cerquita de ponernos de acuerdo".

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Desde el entorno del líder del Frente Renovador trascendió que la intención del equipo económico es que este martes por la noche tres funcionarios de su mesa chica viajen a Washington para continuar presencialmente las negociaciones con el staff del Fondo.

El ministro nombró como miembros de esa delegación a su viceministro Gabriel Rubinstein, el jefe de asesores y quien suele encabezar las reuniones virtuales con el FMI, Leonardo Madcur, y el vicepresidente del Banco Central, Lisandro Cleri.

A favor de las buenas expectativas de Massa, el proceso de presencialidad en la negociación con el Fondo suele leerse como el preludio al acuerdo final, al menos en los aspectos técnicos.

Una vez que tuviese lugar ese consenso técnico, hay un paréntesis entre la comunicación oficial de un acuerdo en que se cierren los números, la elaboración del staff report que deje plasmado los números y la letra chica completa y la sesión del directorio que le dé el respaldo definitivo. Usualmente este proceso suele demorarse unas dos semanas, por lo que Massa espera cerrar el asunto para fin de mes.

La ayuda china

En este marco de tensiones con el organismo multilateral de crédito, la República Popular China salió a jugar fuerte este fin de semana en favor de Argentina ante el FMI.

El principal aliado de Argentina ante el organismo es el director por China ante el Fondo, Zhengxim Zhang, que esta semana envió una nota interna al board del FMI donde advirtió que si el Fondo sigue demorando la aprobación del acuerdo, China autorizará a la Argentina a usar el segundo tramo del swap para abonar todos los vencimientos con el organismo.

En pocas palabras, financiaría los vencimientos de Argentina ante el Fondo por lo que queda del 2023.

La provocación no es menor, porque barre con el rol de prestamista de última instancia del FMI, figura que explica la esencia del organismo.

La carta impactó a Elizabeth Shortino, la directora por EE.UU. ante el FMI, que tiene el poder de veto. Pero la interna que atraviesa el Fondo debilita la posición norteamericana.

Resulta que Estados Unidos considera prioritario el rescate a Ucrania y la demora de esos fondos motivó que Gita Gopinath, representante del Tesoro y número dos del FMI, confrontara a Kristalina Georgieva, designada por Europa, por el retraso de los desembolsos.

La Casa Blanca apoya a la Argentina en la renegociación, a través del Tesoro, que empuja en favor del país a través de Gopinath. Pero un bloque de países europeos que sostienen a la presidenta del organismo, Kristalina Georgieva, lo resisten.

El apoyo chino llega luego de que la semana pasada Massa mantuviera una reunión con su par egipcio Mohamed Maait, con quien discutió estrategias conjuntas para afrontar al Fondo. La coordinación de Egipto y Argentina representa una grave amenaza al FMI debido a que los dos países suman el 40% del total de los préstamos vigentes del organismo. Una cesación de pagos en simultáneo podría dejar en graves problemas al Fondo.

China tiene un particular interés en que Argentina cumpla sus deudas con el FMI, debido a que en caso de caer el acuerdo con el Fondo, arrastra todas las inversiones comprometidas en el país que se canalizan vía créditos otorgados por los bancos estatales chinos atadas al cumplimiento de estas obligaciones como garante del financiamiento.

En una jugada de ajedrez geopolítico, el gobierno argentino tensiona las negociaciones con el FMI al tiempo que se muestra cada vez más cercano a China. Señal de ello son las tratativas avanzadas por el ministro de Defensa, Jorge Taiana, quien ya aprobó los detalles técnicos para concretar la compra de 12 aviones caza F17 Thunder a China.

Se trata de la compra de armas más importante desde la Guerra de Malvinas y todo un gesto geopolítico.

Los aviones cuestas 50 millones de dólares cada uno, pero China ofrece financiarlos a 15 años, una propuesta muy superior a la que ofrecen Estados Unidos y la India. Los norteamericanos ofrecen los viejos F-16 que presentan inconvenientes en la provisión de sus componentes y los venderían sin misiles.

La compra de cazas con capacidad misilística a China es un fuerte mensaje al bloque europeo que sostiene a Georgieva en el FMI -y en especial al Reino Unido, país que impuso un bloqueo militar a Argentina tras la guerra de Malvinas-.

La posible compra de armas al gigante asiático también le quita el sueño a Estados Unidos, quien no encuentra la forma de bloquear la influencia china en la región y carece de herramientas para ayudar a las economías latinoamericanas, especialmente en materia de deuda.

El problema de EE.UU. es que no cuenta con mecanismos ágiles para ayuda financiera, como si tiene China, que desembolsa fondos de manera directa.

La Casa Blanca cuando quiere ayudar a un país canaliza los fondos a través de la la burocracia político-financiera creada posteriormente a la segunda guerra mundial, básicamente el FMI, el Banco Mundial y el BID.

Estas instituciones hipertrofiaron una costosa burocracia que en muchos casos hace prevalecer sus privilegios por sobre los derechos de las naciones miembros y las prioridades geopolíticas. En concreto, una interna entre Europa y EE.UU. es lo que traba las negociaciones con Argentina, motivando así la coordinación con Egipto (que podría dejar al Fondo con números en rojo) y la injerencia china.

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }