35.5 C
Bahía Blanca
martes, febrero 20, 2024

A contramano del pueblo, la oposición se quejó de la mayor fiesta popular de la historia argentina

Mientras Argentina vivía la mayor fiesta popular de su historia por la victoria mundialista, con un pueblo unido y sin ningún tipo de grieta, desde la oposición no perdieron la oportunidad para criticar al gobierno e intentar capitalizar la jornada.

La oposición contra el feriado

Con Mauricio Macri a la cabeza, la oposición de derecha rechazó de manera unánime la decisión del gobierno nacional de decretar este martes un feriado nacional para festejar la obtención de la Copa del Mundo y celebrar la llegada de la Selección al país proveniente desde Qatar.

Luego de haber estado de vacaciones en Qatar durante semanas, Macri calificó al feriado de “incoherente y antifederal” porque, según su lógica, si el epicentro de las actividades por la Selección son en Capital Federal no había motivos para que la medida rija en todo el país.

Según trascendió, tras pasar un mes en el Mundial, el exmandatario tiene previsto tomarse 40 días de vacaciones en la Patagonia.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Cabe recordar que en su gobierno decretó feriado nacional por la realización de la Cumbre del G20 en diciembre de 2018, una actividad que no requirió la movilización popular sino que, por el contrario, restringió todas las actividades sociales, valló la ciudad y militarizó las calles.

Por su parte, y también a través de Twitter, presidenta del PRO, Patricia Bullrich intentó vincular el logro de los jugadores con el discurso macrista: “Recibamos a Messi y a la Selección con los valores que compartimos con ellos: los del esfuerzo y el trabajo”.

Al coro opositor se sumó el primo del expresidente y funcionario porteño Jorge Macri, que calificó de “injusto e innecesario” al feriado. "¿Qué va a pasar mañana con la gente que tenía un turno médico o un examen importante?”.

Desde Olavarría, el intendente Ezequiel Galli dijo que el presidente Alberto Fernández “demuestra que las prioridades están cambiadas” porque “todos tenemos ganas de seguir festejando, pero el País necesita producción y trabajo para salir de esta crisis".

El mendocino Alfredo Cornejo fue también uno de los primeros en protestar porque, según él, el feriado “paraliza la producción y la educación”.

De la misma manera, para el gobernador de Mendoza, el radical Rodolfo Suarez, "la medida dispuesta por el Gobierno Nacional no tiene razonabilidad alguna”.

También se sumó el diputado nacional por Avanza Libertad José Luis Espert, quien escribió en Twitter:

"¿Feriado Nacional mañana por el campeonato mundial logrado por nuestra selección? Delirio total. Encima hoy se convocó a sesión de Diputados para pasado mañana y tratar 21 proyectos de ley, ninguno importante para la gente. La política disociada de la realidad. Peronia".

La decepción de Bullrich

La caravana de la Selección desde Ezeiza al centro porteño sufrió diversos cambios de itineriario, a raíz del desborde popular y la falta de planificación del operativo de seguridad.

En este contexto, Bullrich, intentó esgrimir un discurso de campaña en medio de la algarabía popular, que no se hizo eco de sus dichos.

«En lugar de disfrutar de la llegada de los campeones del mundo, sufrimos una decepción. Y no por ellos. Es evidente que Argentina necesita orden para progresar. Sin dudas, lo que pasó hoy no es el camino«, criticó en referencia al operativo de seguridad que combinaron Nación, provincia y la Ciudad de Buenos Aires.

El mensaje llegó a la Casa Rosada y quien recogió el guante fue la Portavoz del gobierno, Gabriela Cerruti:

«Cinco millones de personas en la calle homenajeando a sus campeones. Con el orden que impone el amor y la alegría. Si sufriste hoy una decepción, Bullrich, es evidente que no estás hecha de la misma naturaleza que el pueblo argentino«, respondió Cerruti en duros términos.

La fiesta popular, la bronca de Juntos

La masiva movilización popular culminó en horas de la noche de este martes con la represión de parte de la Policía de la Ciudad a los últimos fanáticos que se encontraban en inmediaciones del Obelisco.

Disitintos dirigentes de la alianza Juntos celebraron el accionar policial, al tiempo que criticaron al pueblo argentino y sus festejos, como así también al gobierno nacional por la organización.

El legislador porteño del PRO Juan Pablo Arenaza dijo: "Si te toman el obelisco nunca vas a poder gobernar un país. La Argentina necesita orden para poder vivir en paz".

Por otro lado, el diputado nacional Fernando Iglesias cargó contra el Gobierno nacional: "El país como una gran villa miseria. Ése es el proyecto nacional y popular. Y lo demuestran cada vez que hacen algo".

Lo cierto es, que a pesar de los intentos opositores por capitalizar la jornada de ayer -tanto así sea en favor de la Selección o contra los festejos populares en su honor- la marea humana que inundó las calles de la Ciudad hizo oídos sordos a los ruidos electoralistas.

Más de 5 millones de personas celebraron en las calles la victoria mundialista y su condición de argentinos, sin divisiones ni grieta alguna entre ellos. No importaron las diferencias ideológicas, partidarias, religiosas ni de ningún tipo.

Empresarios contra el pueblo

Otro que también protestó -en soledad- durante la jornada de ayer fue el empresario Natalio Grinman, presidente de la Cámara de Comercio.

Natalio Grinman, presidente de la Cámara de Comercio.

El empresario atacó al gobierno nacional por decretar el feriado que hizo posible la fiesta popular, e insultó al pueblo argentino:

«Esto parece una republiqueta de vagos más que un problema clasista. No puede ser que nosotros proponemos un feriado, en vez de tomar el ejemplo de un equipo que se rompió el lomo para salir campeones a través del esfuerzo, el trabajo y la dedicación», dijo en una entrevista con Eduardo Feinmann, que le festejó el comentario.

Luego apuntó contra el bono de 24 mil pesos que otorgó el gobierno nacional y que podrá ser deducido del adelanto del impuesto a las ganancias:

«Es una locura, la verdad que no es entendible. Necesitamos entender que somos un país pobre y que se sale de la pobreza trabajando. Cada día que se pierden los argentinos pierden 1800 millones de dólares», agregó.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }