El alberto-sciolismo busca imponer un reglamento electoral hecho a su medida

Tras un fin de semana caliente, entre «maniobras mediáticas» y encendidos comunicados, la interna de Unión por la Patria (UP) vive horas decisivas mientras el alberto-sciolismo presiona hasta último minuto para que los intendentes bonaerenses puedan ir con dos boletas y así ganar tracción territorial que no tiene.

La interna sin fin

Con la presentación formal de su precandidatura presidencial, Daniel Scioli ratificó su intención de forzar la competencia en las PASO con su línea interna «Unidos Triunfaremos» (sic).

Ni los pedidos de unidad de la liga de gobernadores, los reclamos públicos de Sergio Massa, las declaraciones de funcionarios ni las exigencias del reglamento dieron resultado y el espacio de Alberto Fernández y Scioli avanzarán en la división del voto peronista.

El miércoles de la semana pasada, la inscripción de las alianzas terminó con la publicación de un durísimo documento del PJ Bonaerense, que conduce Máximo Kirchner. El justicialismo acusó al alberto-sciolismo de amenazar con la impugnación del reglamento y de promover la intervención del Poder Judicial en la vida interna del peronismo.

Debido a ello, el PJ provincial anunció que aceptaba la propuesta de Fernández y Scioli para evitar la judicialización del proceso electoral. De acuerdo con el reglamento acordado, las dos partes convinieron que, si la lista para cargos en la Cámara de Diputados por la provincia de Buenos Aires que represente a la minoría obtuviere el 30% de los votos en la elección, la integración de las nóminas se producirá a partir del cuarto lugar de la boleta. La intercalación seguiría con el noveno lugar, seguido por el 12 y el 17.

Ahora la lucha está puesta en dos ítems centrales de la elección bonaerense: las intendencias y la Legislatura provincial.

La lucha por el territorio

Hasta el lunes a última hora, fecha límite puesta por la Justicia, Scioli y Victoria Tolosa Paz empujarán la negociación con el resto de la coalición para conseguir modificar la letra del reglamento bonaerense para que los intendentes no tengan que tomar partido y puedan competir en las PASO adhiriendo a más de un tramo nacional y provincial.

En rigor, el alberto-sciolismo busca el esquema de la «V» (interna presidencial y por la gobernación pero unidad municipal) para así ganar la tracción territorial que su lista no tiene. Esto se debe a que el grueso de los intendentes se encolumnan en el kirchnerismo, el PJ bonaerense y el Frente Renovador, que engloba a la gran mayoría de UP.

Al saberse a sí mismos como la minoría más reducida de la coalición, este espacio busca torcer la voluntad mayoritaria y modificar los estatutos que le perjudicarán -casi inevitablemente- a la hora de las elecciones. Pese a que la conducción nacional de UP definió que cada distrito negociará su propio reglamento electoral, el alberto-sciolismo pretende que se repliquen las reglas nacionales en territorio bonaerense.

La disputa no es sólo por los jefes comunales, sino -especialmente- por el reparto en la Legislatura bonaerense.

El viernes 16, el alberto-sciolismo denunció que el reglamento que circulaba en los medios con el sistema de reparto de cargos de las listas de la provincia de Buenos Aires no reflejaba lo que se había acordado de palabra, puertas adentro. Aunque el massismo y el kirchnerismo replicaron que dicha acusación es falsa y se trata de una «maniobra mediática«.

Efectivamente, el reglamento en la provincia de Buenos Aires difiere del nacional porque el territorio bonaerense está dividido en ocho secciones electorales y UP estableció un criterio particular para cada una. Este criterio afecta sensiblemente a la lista minoritaria, y de allí que ahora el espacio de Scioli y Fernández busque modificar dicho reglamento.

Por ese motivo, el fin de semana se sucedieron una serie de comunicados que daban cuenta de que la lucha por las PASO dejará varios heridos y terminará hiriendo gravemente a la coalición gobernante, a contramano del infundado argumento alberto-sciolista de que en verdad buscan «ampliar» la base electoral.

A través de las redes sociales, el PJ bonaernese indicó que «ante las manifestaciones públicas desde el espacio de Daniel Osvaldo Scioli y Alberto Ángel Fernández» aclaran que:

«En la reunión de Junta Electoral de Unión por la Patria -realizada el jueves 15 de junio– y ante el requerimiento de los apoderados de las listas de diputadxs nacionales por la PBA y cargo ejecutivo provincial de dicho sector, se informó la distribución de cargos y lugares«.

Más adelante, el PJ bonaerense expresó que «cabe aclarar que las reglas de juego establecidas en el reglamento por el conjunto no son capricho de nadie«. Finalmente, afirmaron:

«Se trata de propuestas realizadas por los partidos al momento de integrar y formar el frente. Es una construcción colectiva. No es potestad de los precandidatos modificarlas según su parecer y conveniencia«.

Al día siguiente, el Frente Renovador bonaerense rubricó su propio documento en el que respalda la posición mayoritaria de la coalición. Siendo más incisivos, el espacio referenciado en Sergio Massa acusó al alberto-sciolismo de «recurrir a maniobras mediáticas con afirmaciones falsas» para «obtener un rédito personal«.

«El Frente Renovador de la provincia, como integrante de Unión por la Patria, respalda el reglamento electoral firmado para la coalición en todo su articulado, incluido el que en lo que respecta a la distribución de cargos y lugares porque es el resultado del consenso construido mediante la opinión y el análisis de quienes la conforman y constituyen las reglas a seguir en el proceso electoral», remarcaron desde el massismo.

«Consideramos que recurrir a maniobras mediáticas con afirmaciones falsas que desconocen los acuerdos celebrados no resulta sano para nuestro espacio político y, sobre todo, para la unidad que la Argentina necesita en momentos tan delicados como los que nos tocan atravesar», agregaron.

«Todas nuestras energías deben enfocarse en solucionar los problemas de nuestros ciudadanos y ciudadanas, en vez de generar confusión en el electorado para obtener un rédito personal«, concluye el documento que lleva la firma del presidente del FR Buenos Aires, Rubén Eslaiman, y de la vicepresidenta, Sofía Vannelli.

¿Wado-Manzur?

Mientras el principal distrito electoral del país es escenario de una encarnada interna, a nivel nacional se cocina la formalización de la alianza entre los gobernadores y el espacio mayoritario de UP.

Envalentonado por la reciente victoria de Osvaldo Jaldo en Tucumán, el gobernador de dicha provincia, Juan Manzur, se sumó a la lista de precandidatos presidenciales del frente oficialista.

En las redes sociales ya aparecieron los primeros banners e imágenes de la que sería la campaña electoral del exjefe de Gabinete bajo el lema “Manzur Presidente” y “Con la fuerza del interior“.

A seis días del cierre de listas, Manzur, sorprendió el viernes pasado al declarar su intención de presentarse en las próximas elecciones nacionales. “Ando con ganas de postularme”, remarcó en declaraciones a un medio de Tucumán.

Cabe destacar que, la posibilidad de que Manzur pueda meterse en una fórmula nacional en UP comenzó a tomar fuerza luego de que el triunfo del peronismo tucumano lo posicionara como referente de los gobernadores del norte.

En ese marco, y ante la consulta de si podría acompañar a una eventual fórmula con Eduardo “Wado” De Pedro en una fórmula, el exjefe de Gabinete de la Nación respondió:

Obviamente que sí, cualquier dirigente en el peronismo que uno lo proponga para ocupar un lugar le va a decir que sí; eso es natural en nuestro espacio político”.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: