GestaPRO: Dalmau Pereyra apuntó contra Arribas y Majdalani y desestimó la tesis del "cuentrapropismo"

El exdirector Operacional de Contrainteligencia de la AFI en tiempos del macrismo, Diego Dalmau Pereyra, presentó un escrito ante el juez Kreplak donde señaló que los exdirectores del organismo, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, fueron quienes le ordenaron participar de la reunión en el Banco Provincia y filmarla, poniendo así fin a la tesis del “cuentapropismo” de los agentes de inteligencia.

Su relato derriba cualquier teoría sobre actividades “cuentapropistas” de espionaje del gobierno de Macri. Aseguró que concurrió a la reunión en el Banco Provincia por orden del jefe de la exSIDE, Gustavo Arribas, para supervisar la filmación del cónclave entre agentes, empresarios y funcionarios bonaerenses. Sostuvo que esa orden le fue transmitida por Silvia Majdalani, quien era la subdirectora de la agencia, y que la grabación se la entregó a ella. Aclaró que nunca supo el objetivo de ese video y que toda la operatoria fue “legal”.

Su declaración la hizo hizo mediante un escrito de más de 20 páginas que presentó ante la justicia federal de La Plata en el marco de su declaración indagatoria, luego de negarse a hacer uso de la palabra y a responder preguntas del juez que lo citó, Ernesto Kreplak, y de la fiscal del caso, Ana Russo.

La presentación de Dalmau Pereyra expone una fractura entre los exintegrantes de la AFI macrista. El exjefe de Contrainteligencia también involucró en la operación a otros integrantes de la agencia, como al titular del área de Delitos Económico Financieros, Fernando Di Pasquale. Di Pasquale tiene otras operaciones políticas en su haber: fue uno de los agentes de la AFI que fue a visitar al juez Luis Carzoglio para transmitirle la orden de Macri de detener a Hugo y Pablo Moyano.

También afirmó que todo lo que su sector hacía era revisado por la Dirección de Asuntos Jurídicos, a cargo de Juan Sebastián De Stéfano, también imputado en la causa.

“Terminó de complicar la responsabilidad de todos. Arribas y Majdalani después de esto quedan muy complicados. Pero esto descarga también sobre los funcionarios provinciales porque la grabación ordenada por Arribas fue coordinada con los provinciales porque es la única manera de instrumentarla”, aseguró a este medio el abogado querellante César Albarracín, quien representa a Juan Pablo “Pata” Medina, el sindicalista de la UOCRA platense, objetivo principal de la persecución de la “Gestapo”.

En el mismo escrito -que fue incorporado al expediente en carácter de “reservado”- el exjefe de Contrainteligencia de la AFI aseguró que se quedó con copias de las grabaciones encomendadas y que el producto de la filmación de aquella reunión se lo entregó a la propia Majdalani.

El espía imputado también deslizó en su escrito que no sabía que el resto de los asistentes a aquella reunión desconocían que se estaban reuniendo con funcionarios de la AFI y buscó así responder a los descargos de los empresarios y exfuncionarios del gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal que habían afirmado eso.

Diego Dalmau Pereyra es un espía de carrera, formado en el mundo de la inteligencia, que fue designado al frente de la dirección de Contrainteligencia apenas asumió Macri por sus vínculos con Majdalani. Estuvo en el cargo hasta mediados de 2018. Actualmente, se encuentra procesado en la megacausa de los Super Mario Bros.

Es uno de los pocos imputados que no se vio beneficiado con la tesis del cuentapropismo que suscribieron dos jueces designados por Macri en la Cámara Federal porteña –Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi– cuando esa megacausa pasó de los tribunales de Lomas de Zamora a los de Comodoro Py.

A modo de contraste: el exdirector de Asuntos Jurídicos de la AFI macrista, Juan Sebastián De Stéfano, que también fue indagado en la causa de la Gestapo antisindical, sí se vio favorecido con la tesis del cuentapropismo: a é le revocaron el procesamiento en el caso de los Súper Mario Bros. Con la descripción que realizó en el escrito que presentó este jueves ante el juez Kreplak, Dalmau Pereyra dejó en claro que el cuentapropismo es un cuento. Es impensable que un espía “se corte solo” en una estructura verticalista como es la AFI.

Otro dato a tener en cuenta es que a diferencia de la inmensa mayoría de los directivos de la AFI macrista, Dalmau Pereyra es un militar que se formó en el mundo de la inteligencia con una larga trayectoria en la exSIDE. No era un dirigente partidario como podía serlo De Stéfano, que tiene por padrino político al operador Daniel “Tano” Angelici.

El exjefe de Contrainteligencia de la AFI es subteniente de Infantería, egresado de la Escuela de Inteligencia Militar. Su vínculo personal es con Majdalani, a quien instruyó cuando era diputada e integraba la comisión bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia. Fue ella quien lo llevó a la AFI por sus conocimientos en la materia. La incógnita en la actualidad es cómo está la relación entre ambos porque el escrito de Dalmau Pereyra no dejó muy bien ubicada a la exsubdirectora del organismo. La puso en conocimiento de toda la operación contra Medina y dando directivas.

Se especula que parte de los objetivos del escrito de Dalmau Pereyra es dar más argumentos a los imputados para reclamar que el expediente se mude de La Plata a los tribunales de Comodoro Py.

La razón por la que Kreplak investiga este hecho es porque considera, entre otras razones, que los delitos que investiga se cometieron en La Plata. Entre los supuestos victimarios figuran funcionarios bonaerenses –la gobernación tiene sede en La Plata- y empresarios de la construcción platenses mientras que la víctima es el referente de la UOCRA La Plata. Además, los armados judiciales contra el Pata Medina se habrían realizados en tribunales bonaerenses: de las cuatro causas contra el gremialista que prosperaron, tres se radicaron en juzgados provinciales (platenses) y el cuarto en el juzgado federal de Quilmes.

Con su descripción, Dalmau Pereyra lleva el inicio de la maniobra a la Ciudad de Buenos Aires donde se encuentra la sede central de la AFI. Si Kreplak avanzase con la citación de Arribas y Majdalani como imputados –tal como viene solicitando el abogado de Medina-, es de descontar que se acentuará el intento de los denunciados de trasladar la investigación a los tribunales de Retiro, donde terminaron todas las causas de espionaje ilegal que involucraban directa o indirectamente a Macri, como fueron el caso D’Alessiogate, el de las Bases AMBA, el del espionaje al ARA San Juan o el de los Super Mario Bros.

Es imposible pensar que un agente con la trayectoria en los servicios de inteligencia como la de Dalmau Pereyra no haya pensado cada palabra de su escrito. Está claro que buscó distintos efectos y, sobre todo, envió más de un mensaje. Al consultarle por qué hacía en esa reunión, Dalmau Pereyra no duda en responder: “porque me lo ordenaron mis superiores“. Y así demuele la tesis del cuentapropismo que lo había excluido de beneficios procesales en otro expediente de similares características.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: