La UCR salió en auxilio del oficialismo para bloquear el aumento jubilatorio en el Senado

En línea con La Libertad Avanza, el radicalismo y la oposición colaboracionista rechazaron la propuesta de Unión por la Patria para tratar la reforma previsional, que había recibido media sanción en Diputados, y aún no hay fecha para el tratamiento del proyecto.

Luego de que el proyecto para actualizar los haberes jubilatorios obtuviera media sanción en la Cámara de Diputados, los Senadores de Unión por la Patria pidieron durante la sesión del jueves que la iniciativa se trate sobre tablas en la Cámara alta, algo que habían anunciado durante el plenario las comisiones de Trabajo y Previsión y de Presupuesto y Hacienda del miércoles.

Sin embargo, el bloque de la Unión Cívica Radical (UCR) cerró filas con el oficialismo de La Libertad Avanza, el PRO y espacios provinciales para bloquear la propuesta y el titular de la bancada radical, Eduardo Vischi, propuso una moción de preferencia para que la reforma se trate, con o sin dictamen, en la próxima sesión.

Hay una coincidencia general de la necesidad de que esto se trate lo antes posible. Pero no puede ser una cuestión que quede in eternum y el debate tiene que ser acotado lo antes posible a la comisión”, indicó.

No precisaron una fecha para el tratamiento, por lo que José Mayans (Unión por la Patria) señaló que “no se sabe” cuándo será la próxima sesión, a lo que se suma la proximidad del receso invernal del Congreso. Desde el bloque peronista argumentaron que la maniobra apunta a dilatar la discusión previsional y frenar el proyecto que busca recuperar el recorte del 8% impulsado por Javier Milei en diciembre.

Casi un tercio del ajuste de Javier Milei recayó en los jubilados y pensionados

Casi un tercio del ajuste de Javier Milei recayó en los jubilados y pensionados

“Todos sabemos de qué se trata, es muy sencillo: básicamente la actualización para el sector de jubilados y pensionados”, comentó el peronista sobre el proyecto, “un tratamiento urgente, sin dilación“. “Hoy la canasta de mayo para los jubilados, una canasta ‘ultrabásica’, que estaba en 275.000 pesos“, agregó, “y estimamos que con la inflación de junio se fue a prácticamente 300 mil pesos“.

Por su parte, Vischi aseguró que no habría dilaciones y consideró que fue una “falta de respeto” la insistencia del bloque opositor. En el mismo sentido se expresó Juan Carlos Romero (Cambio Federal), quien expresó que “me parece irresponsable que queriendo hacer un juego para quedar bien con la tribuna, la oposición precipite un tratamiento intempestivo”.

Nos hemos comprometido a empezar un programa de trabajo. Ya se ha convocado a una sesión de asesores, hemos sacado una nota llamando a funcionarios. Lo vamos a hacer rápido, no va a ser como con la ley Bases”, agregó el libertario Ezequiel Atauche.

Finalmente, se votó la propuesta del radical, que obtuvo 37 votos afirmativos y 31 en contra. En un episodio confuso, los libertarios Francisco Paoltroni y Vilma Bedía votaron en contra (aunque luego aclararon que se trataba de un error) y Anabel Fernández Sagasti, Juan Manzur, Martín Doñate y Sergio Uñac (de Unión por la Patria) estuvieron ausentes.

Una sesión caótica

Tras el resultado, el presidente provisional del Senado Bartolomé Abdala (a cargo de la sesión por la ausencia de Victoria Villarruel) intentó continuar con la sesión. Sin embargo, el cartel marcaba rechazo porque la moción consideraba la posibilidad de fijar tratamiento sin dictamen, lo que requería el apoyo de dos tercios.

Esto derivó en una seguidilla de reclamos por parte de los peronistas, que exigieron que se pusiera a consideración su propuesta para tratar el aumento jubilatorio. “Claramente se especificó que si no tenían los dos tercios, vale por simple mayoría con dictamen“, dijo sin embargo Abdala, que interpretó libremente la propuesta de Vischi.

El puntano recibió el respaldo de Romero, quien consideró que “el tema se agotó, no hay razón para aprobar dos mociones sobre lo mismo“. Por su parte, Vischi respondió a Mayans (quien lo había calificado como “senador ultraoficialista”) y manifestó que “no es que se lo hizo a escondidas, se anticipó”.

Además, aclaró que “nosotros no somos oficialistas, somos antikirchneristas“. “Pensé que eran la UCR“, ironizó el formoseño.

Lo cierto es que desde Unión por la Patria se habían comprometido a apoyar la iniciativa del radical si se agregaba una fecha para el tratamiento, algo que no ocurrió. Por esto, los peronistas insistieron en el tratamiento sobre tablas, que Abdala bloqueó en una imposición más política que reglamentaria.

Un triunfo oficialista

Para el oficialismo el resultado fue un triunfo, ya que con esto los legisladores colaboracionistas evitaron quedar expuestos a votar en contra del proyecto y le dieron más tiempo al gobierno. Entre tanto, el Gobierno se aseguró que Milei no vetara el proyecto (como había prometido) en medio de la convocatoria del 9 de julio para la firma del Pacto de Mayo.

El radicalismo fue esencial en la maniobra, que se dio en paralelo con la decisión de sus diputados de postergar el tratamiento del financiamiento universitario y la restitución del Fondo de Incentivo Docente en la sesión que ellos mismos habían convocado.

En el Senado, Villarruel había actuado tras bambalinas para evitar que el kirchnerismo reciba el apoyo de la UCR. Por un lado, dio luz verde al tratamiento en el plenario de comisiones de Trabajo y Previsión Social y Presupuesto y Hacienda, lo que permitió desactivar la posibilidad de que la oposición se uniera en el recinto.

Por otro lado, instruyó a Ezequiel Atauche para que anunciara que los libertarios desecharían el decreto de Javier Milei y elaborarían un nuevo proyecto, y así garantizar la adhesión de los radicales, los federales y los macristas.

El jujeño había dicho que “tenemos el problema de la sábana corta en Argentina y no alcanza para cubrir lo que sancionaron los diputados pero tenemos que darles una solución de mediano y largo plazo a los jubilados”, por lo que “vamos a buscar un proyecto integral, consensuando con todos los sectores“.

En paralelo, la Vicepresidenta se había reunido con el fueguino Pablo Blanco, y la maniobra oficialista sorprendió únicamente a Martín Lousteau dentro del bloque radical, quien reclamaba: “Para las grandes empresas beneficiadas con la ley Bases, trabajábamos todos los días 10 o 12 horas; para los jubilados, no“.

“Hubo bastante consenso en lo que planteó el jefe de bloque”, señalaron fuentes de la bancada del partido centenario, y aunque Lousteau terminó acompañando la moción de Vischi, desde su entorno aclararon que “Martín no cambió su postura, el oficialismo impidió que se vote”.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: