Macri es el nuevo presidente del PRO pero Bullrich logró anotar varios nombres

Mauricio Macri cerró una lista de unidad, asegurándose la Presidencia del PRO. Sin embargo, tuvo que acordar con Patricia Bullrich, quien finalmente logró ubicar a 6 dirigentes de su entorno.

Tras horas de intensas negociaciones, Mauricio Macri y Patricia Bullrich alcanzaron un acuerdo y, luego de consensuar una lista de unidad, el exmandatario se aseguró su lugar como el próximo presidente del PRO.

Sin embargo, debió ceder la mitad de los puestos dentro del partido a la Ministra de Seguridad, que introdujo a 6 de sus dirigentes de confianza y acordó ocupar el puesto de titular de la Asamblea Nacional del partido.

Una de las discusiones centrales que ocurre dentro del partido gira en torno a la alianza del PRO con La Libertad Avanza. Mientras la expresidenta del partido pretende avanzar hacia una fusión, Macri prefiere tomar cierta distancia para evitar ser arrastrado por la gestión de Javier Milei.

Las impugnaciones podrán presentarse hasta 10 días después, y  las autoridades asumirán el 30 de marzo.

La distribución de lugares

Así, la Intendenta de Vicente López, Soledad Martínez, tendrá la vicepresidencia primera del consejo, mientras que la vicepresidencia segunda quedará en manos del bullrichista Damián Arabia.

Martínez no solo es cercana a Jorge Macri, sino que además cuenta con una buena relación con el Expresidente, y ganó valoración dentro del partido tras su triunfo en la última elección.

Cabe recordar que durante las últimas elecciones decidió mantenerse neutra frente a la interna de Juntos por el Cambio, lo que le permitió tener el aval del bullrichismo.

Entre tanto, el Diputado Arabia se ha mostrado mucho más cercano al Gobierno Nacional y su nombre fue uno de los más cuestionados por Macri.

De hecho, una de las mayores complicaciones durante las discusiones fue el intento de vetar nombres por parte del expresidente. En particular, a Arabia. Esto llevó a las negociaciones a un cuarto intermedio y la denuncia del bullrichismo de que «Mauricio quiere un club de amigos«.

El acuerdo debió esperar hasta la medianoche, al borde del cierre de listas, ya que Bullrich había decidido tensionar la interna reclamando el 50% de los lugares e incluso amenazó con presentar una lista propia para disputarle la presidencia a Macri.

Las discusiones estuvieron encabezadas por Humberto Schiavoni, Fernando de Andreis y Darío Nieto (por parte del exmandatario), y Juan Pablo Arenaza, Pablo Walter y Arabia (por parte de la Ministra).

Entre tanto, los vocales representan a tres sectores del partido: el macrismo, el bullrichismo y los cercanos a los gobernadores, por lo que en este espacio Bullrich debió ceder ante los mandatarios provinciales.

Entre los porteños estarán De Andreis, Soledad Acuña (por Macri), y María Eugenia Vidal. Bullrich logró retener a Arabia y a la legisladora Silvia Imas, entre otros.

En la provincia de Buenos Aires llegaron Diego Santilli, Guillermo Montenegro y el Intendente de Tres de Febrero Diego Valenzuela, junto al bullrichista Pablo Walter y la jefa comunal de 9 de Julio María José Gentile.

Mientras Bullrich logró incluir a Laura Rodriguez Machado, Macri mantuvo a Federico Angelini, a quienes se suma la Vicegobernadora de Mendoza, Hebe Casado. Finalmente, en el sector restante se ubicaron los gobernadores Nacho Torres y Rogelio Frigerio.

Aún resta definir quién ocupará la Secretaría General, aunque uno de los nombres que más suena es el de Facundo Pérez Carletti, Concejal de Santiago del Estero. Las principales trabas provienen del bullrichismo, que prefiere definir el puesto más adelante.

La posición imperante dentro del espacio es responder a un reclamo de referentes del interior, que en enero pidieron que el PRO mantenga una estructura que fomente «un diálogo abierto, constructivo y federal». 

Larreta y Vidal tomaron distancia en las negociaciones

Cabe señalar que tanto Vidal como Larreta prefirieron no participar de las negociaciones, aunque la Exgobernadora se mantuvo alineada a Macri, lo que le valió el puesto como vocal.

El exjefe de gobierno porteño, por su parte, se autoexcluyó tras expresar su descontento con el acercamiento al Gobierno de Javier Milei, y está en duda su continuidad dentro del PRO. Larreta ya había manifestado su descontento con la posibilidad de que Macri alcanzara la presidencia.

Aun así, ambos se reunieron el domingo pasado para acercar posiciones, y aunque Macri intentó convencerlo de tomar un puesto, la respuesta fue negativa.

De esta forma, son cada vez menos los referentes del partido que responden al exalcalde, quien quedó en minoría, con la representación de diputados como Álvaro González y Silvia Lospennato, o la senadora Guadalupe Tagliaferri.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: