Macri y Pepín reaparecieron públicamente pero no dieron respuesta sobre sus vínculos con José López y Nicky Caputo

En un acto de impunidad explícita, el expresidente Mauricio Macri sigue sin responder a la denuncia de Cristina Kirchner sobre una trama de corrupción entre él mismo, su “amigo del alma” Nicky Caputo y el ex Secretario de Obra Pública, José López. La situación para el expresidente se complica porque un empresario amigo reconoció que parte del botín de López provenía de su propio banco.

Por su parte, el operador judicial estrella del macrismo, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón sigue excusándose como “perseguido político” cuando en verdad es un prófugo de la justicia.

Macri sin respuestas

El fundador del PRO todavía no hizo ninguna referencia a las pruebas presentadas por Cristina Fernández de Kirchner contra de él y su histórico socio y presuno testaferro, Nicolás “Nicky” Caputo, quien tenía un vínculo de amistad con el ex secretario de obra pública preso por corrupción, José López.

Desde el círculo íntimo del expresidente aseguran que Macri está “sorprendido por el desequilibrio” (sic) de Cristina y cree que está lanzando “manotazos de ahogado“. “No puede tapar lo suyo y empieza a desparramar, busca ensuciar a todos”, afirman desde cercanías del líder opositor.

Esos “manotazos de ahogado”, tal como describe el expresidente, en verdad son cientos de mensajes de chats que prueban de forma fehaciente el vínculo cercano entre Caputo y López, y que también vinculan al propio Macri en los hechos de corrupción.

Las pruebas fueron reveladas por CFK durante su ejercicio de defensa transmitido por redes sociales, luego de que el tribunal no le permitiera ampliar su declaración indagatoria en la causa conocida como Vialidad.

Las acusaciones de Cristina siguieron hasta este jueves, cuando la titular del Senado reveló un informe del FBI que vincula a Macri y Caputo con los bolsos con millones de dólares que López lanzó en un convento.

Pero mientras toda la dirigencia de Juntos por el Cambio salió a referirse al alegato final del fiscal Diego Luciani, Macri optó por el silencio. Quizás sabiendo que las pruebas en su contra son contundentes y por estas horas pisa terreno complicado.

Las respuestas de “Pepín”

Otro de los apuntados por la vicepresidenta durante su alocución fue el operador judicial estrella del gobierno de Cambiemos: Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

A diferencia de su jefe político, “Pepín” sí salió a contestarle a CFK, repitiendo su discurso de “perseguido político” cuando en verdad es un prófugo de la Justicia desde hace 626 días, luego del llamado a indagatoria de la jueza María Servini por la causa que investiga presiones a los dueños del Grupo Indalo.

Con respecto a su permanencia en Uruguay, explicó:

“El tema del derecho humanitario al refugio, es la protección internacional de los derechos humanos, es un derecho no una obligación. A mí se me imputa por haber participado en que los operadores del juego de la Ciudad, Cristóbal López y Federico De Achaval, vinculados a Cristina, pagaran los ingresos brutos que debían de 2003″.

Por otro lado, remarcó que solo se le imputa por ese “único delito” que “es una actividad política lícita participar en la regularización tributaria” durante su papel como asesor del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“Yo tengo el derecho, si considero que esta imputación es política y el único objetivo que tiene es privarme de mi libertad en forma irregular y poniendo en peligro mi seguridad personal, de pedir la protección internacional que es lo que hice”, manifestó.

Además, negó estar prófugo y sostuvo que está utilizando “un recurso al que puede acceder cualquier perseguido político“, pese a que la justicia uruguaya desestimó dicho pedido.

CFK recordó que el operador macrista “fue el único que utilizó los fueros del Parlasur” para eludir a la Justicia. Sobre esto, “Pepín” dijo que desconoce si “es de mal informada o de maliciosa” pero que “de ninguna manera” utilizó dichos fueros.

Al mismo tiempo, “Pepin” se refirió al vínculo que desnudó Cristina entre el operador judicial y el fiscal Diego Luciani, acusador de la exmandataria.

“Mirá el obituario de La Nación de mayo del 2021. ‘Pepín’ Rodríguez Simón, prófugo de la justicia en Uruguay por la causa de la Mesa Judicial macrista, envía sus condolencias por el fallecimiento del hermano de la esposa del fiscal Luciani. Todo sigue haciendo juego con todo”, tuiteó la titular del Senado.

Frente a esto, volvió a defenderse:

Manuel de Abelleyra era un empresario joven argentino muy capaz, muy brillante. Era íntimo de alguien muy cercano a mí, hace 30 años atrás. Desarrollé una relación profesional muy importante, en un principio. Fue presidente de Wallmart y de DirecTV, yo fui abogado de esas empresas y de otras donde él trabajaba. Con Manu tenía una relación más allá de cliente, personal de amistad, era una relación cercana“.

Y explicó: “Se murió de Covid y publiqué un aviso desde acá, de Uruguay, saludando a su mujer y sus hijos. Ni sabía que existía el fiscal Luciani ni que Manuel era el hermano de la mujer“.

Además, la líder peronista aseguró que Rodríguez Simón -como uno de los jefes de la Mesa Judicial del macrismo- fue artífice de la designación de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz en la Corte Suprema. Sobre esto, dijo que él propuso sus nombres en diciembre del 2007 y “para sorpresa” suya fueron los seleccionados, pero no por su opinión sino por “el currículum impecable y la trayectoria de cada uno“.

Por último, la expresidenta lo acusó de extorsionar a Alejandra Gils Carbó y a sus hijas para que deje su puesto como procuradora. “Es una falacia montada sobre un episodio bastante triste y personal, armado por los servicios de inteligencia“, sostuvo. Según “Pepín” Rodríguez, todo se trató de un mal entendido con un familiar de su exmujer que trabajaba con Gils Carbó.

“En un programa radial, el fiscal Gabriel De Vedia (primo de su exmujer) se mostró indignado por la persecución a Gils Carbó. Ahí relata que pidió verme a mí, que yo lo recibí, que cuando eso pasó me pidió que no se continúe con la persecusión y que yo le dije ‘si querés que cese o que termine, que renuncien ella y sus hijas‘. Él, siendo fiscal, si yo hubiese amenazado a Gils Carbó, tenía la obligación de denunciar el delito”, contó.

Negando esa versión, sostuvo que en realidad De Vedia se había acercado a él para decirle que la quería reemplazar en el puesto y que “iba a ser leal al macrismo” si le daban el cargo.

“Se me acercó para decirme que la quería reemplazar y eso fue una desubicación. Yo le dije que no me interesaba, que no tenía nada que ver con eso. Fue un encuentro grotesco y desagradable”, concluyó tras asegurar que “tenía un problema psiquiátrico“.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: