Larreta aislado: los gobernadores radicales participarán de la reunión del oficialismo por el préstamo a Macri

Horacio Rodríguez Larreta intentó armar una movida opositora que dejara al país en una situación delicada ante las negociaciones con el FMI, y arrastrar consigo a los gobernadores radicales, pero el tiro le salió por la culata. Los radicales se reunirán con el ministro de Economía Martín Guzmán y Larreta quedó solo en su postura intransigente, tal como pasó con el Pacto Fiscal.

El ministro de Economía, Martín Guzman, recibirá el miércoles a la gran mayoría de los gobernadores para brindar detalles de la negociación con el Fondo Monetario Internacional.

En este contexto, donde el país necesita mostrarse previsible y unido ante el organismo financiero internacional, Juntos por el Cambio, en modo campaña a pesar que las elecciones ya pasaron, sentaron una postura intransigente. El Jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se negó rotundamente a la convocatoria, calificándola de “poco seria” y “política“. Además, intentó arrastrar consigo a los gobernadores de la UCR afirmando que no irían sólo para “sacarse una foto”.

Pero entonces Guzmán, y sobretodo el presidente Alberto Fernández, comenzaron los diálogos con los gobernadores radicales para intentar revertir la posición que habían tomado y finalmente lo consiguieron. A pedido de la alianza opositora, accedieron a separar la reuniones de los gobernadores de la de los empresarios y sindicalistas y a tener otro encuentro con los jefes de bloque.

De esta forma, Larreta volvió a quedar aislado políticamente, tal como cuando se firmó el Pacto Fiscal, siendo él el único mandatario que se ausentó. El primero en dejarlo en offside fue el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que negoció con el Presidente para que vayan funcionarios de las provincias radicales el miércoles y los gobernadores irán la semana que viene a otro encuentro con Guzmán.

El objetivo de la reunión con Guzmán es mostrar un frente interno lo más sólido posible en una negociación que, a nivel internacional, presenta serias dificultades. Tras el rechazo del Presupuesto 2022 -acción que abrió otra interna en la alianza opositora, JxC resolvió poner más palos en la rueda: los mandatarios opositores intentaron boicotear la reunión y no asistir.

El Gobierno nacional, entonces, reformuló la reunión: separó el encuentro de los gobernadores del de los empresarios y sindicalistas y remarcó que ambos son encuentros “institucionales” para buscar consensos e informar a todos los sectores involucrados, de una forma o de otra, en las consecuencias económicas de la negociación con el FMI.

Es decir, todas las objeciones que habían puesto los mandatarios opositores fueron salvadas. No obstante, Larreta mantuvo su postura intransigente y se niega a asistir.

“Entendemos que, así como está planteada, es una reunión política más que una reunión en serio de trabajo institucional, e insistimos en que el ámbito para plantear esto es el Congreso nacional, donde se terminan aprobando las leyes”, insistió el jefe de Gobierno porteño.

Desde el Gobierno salieron a explicar lo obvio: señalaron que el problema de la deuda con el FMI “no es de un Gobierno sino de la Argentina“. También señalaron que todos los sectores de la producción y el trabajo deben estar al tanto de una negociación que, más pronto que tarde, los afectará de una forma u otra.

La negociación con el FMI es una negociación geopolítica, es decir de un Estado Nación con más de 190 estados nación. Una negociación de tales características se realiza desde una posición de mayor fortaleza para la República cuando se busca construir apoyos internos amplios”, indicaron.

“Lo más razonable es que mañana (miércoles) los gobernadores de todas las provincias estén en este marco institucional al cual han sido convocados ya que tantas veces hablan del diálogo y consenso y de la necesidad de tratar entre todos los temas de Estado”, insistió la vocera presidencial, Gabriela Cerruti.

Cerruti además consideró que:

“la invitación del Gobierno es una invitación institucional, democrática, transparente. La intención es solucionar el problema de una deuda que contrajo otro gobierno y que van a tener que seguir pagando los gobiernos que vengan“.

Pero a Larreta lo deja en un gran offisde el cambio responsable de postura de los radicales. El gobernador de Jujuy mantuvo conversaciones en paralelo con el Presidente y finalmente acordó enviar a funcionarios de segunda línea de los distritos radicales (al igual que lo hará el de Córdoba, Juan Schiaretti) a la reunión del miércoles.

Por Jujuy, irá el vicegobernador Carlos Haquim. Y por Mendoza, el ministro de Economía provincia, Enrique Vaquié. Corrientes también iba a enviar un representante.

Por otro lado, la semana que viene, Guzmán recibirá a los tres gobernadores radicales, Gustavo Valdés, Rodolfo Suárez y el propio Morales. “A Gerardo le parece que en temas como el del Fondo hay que estar unidos“, señalararon en su entorno. Morales fue más directo: sostuvo que no asistir y “jugar a las escondidas con el tema de la deuda FMI me parece una pendejada”.

Un factor clave para entender el cambio de postura de Morales y su desmarque con respecto a Larreta son las aspiraciones presidenciales del jujeño. La UCR quiere ganar la hegemonía dentro de la alianza opositora y liderarla para las elecciones presidenciales del 2023. Por lo que, de momento, el enfrentamiento Larreta-Morales parece inevitable.

“El Presidente tuvo un gesto hacia nosotros y tenemos que actuar con responsabilidad en un tema como la negociación sobre la deuda. No me gusta jugar a las escondidas, acá hay que dialogar”, remarcó Morales en su intento de mostrarse como un referente opositor racional y serio, en contraste con la irresponsabilidad e intransigencia de Larreta.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: