La estrategia de Mauricio Macri para asumir el control del gobierno de Javier Milei

libro mauricio macri presidente

Mauricio Macri dio el primer paso para asumir la Presidencia del PRO, pero su objetivo final es tomar el control del gobierno de Javier Milei.

En su análisis, en el actual estado de cosas, Javier Milei se encamina hacia el abismo, y en ese contexto, el expresidente de Boca analiza cómo capitalizar el caos político que significa la presidencia del anarcocapitalista.

El primer paso es asumir la Presidencia del PRO para ordenar «su partido», luego del vuelo propio que tomaran primero Horacio Rodríguez Larreta y luego la actual titular, Patricia Bullrich.

El segundo paso consiste en esperar que el gobierno de Javier Milei entre en crisis. Esto no depende de Macri, aunque no escatimará recursos para llevar al presidente a este escenario.

En ese eventual contexto de crisis, Macri aparecerá como el salvador que le llevará a Milei un plan para atravesar las turbulencias, siendo el puntapié inicial la fusión de La Libertad Avanza y (lo que queda de) Juntos por el Cambio.

En el cálculo de Macri, la unión entre ambos espacios cosecharía un bloque de diputados que rondaría la centena y le daría a Milei la base legislativa de la que hoy carece.

Cristian Ritondo ocuparía la Presidencia de la Cámara baja reemplazando a Martín Menem, a quien le darían la presidencia del bloque como premio consuelo, aunque este punto no le quita horas de sueño al «gato».

Los cambios también se darán en el gabinete de gobierno; allí Macri piensa en varios cambios: el ex ministro de Transporte Guillermo Dietrich iría a la Jefatura de Gabinete; Diego Santilli reemplazaría a Francos en el Ministerio del Interior; y María Eugenia Vidal volvería a estar a cargo de Desarrollo Social, pero ahora a nivel nacional.

Tampoco está descartado que el propio Macri asuma como Canciller en reemplazo de Diana Mondino, que ya tiene un pie afuera del gobierno por su impericia a la hora de llevar las relaciones diplomáticas con China.

Cabe destacar que en su momento, el propio Milei había pensado en Macri como una suerte de «embajador de Argentina en el mundo».

De este modo, Macri no sólo se haría con el poder real del gobierno nacional, sino que también lograría impedir el escenario que más teme: un acercamiento del presidente Milei a sectores no kirchneristas del peronismo.

Macri teme que Scioli o Schiaretti puedan operar en este sentido, pero quizá su mayor escollo sea Horacio Rodríguez Larreta, que por estas horas analiza formar un nuevo espacio junto con Schiaretti, radicales díscolos, algunos lilitos desencantados con la (no) conducción de Carrió, monzoístas y diputados que reportan a Miguel Ángel Pichetto.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: