35.5 C
Bahía Blanca
martes, febrero 20, 2024

Después de todo, antes que nada

El mapa político que dibujaron los números de las elecciones en las que triunfó el nuevo intendente, Federico Susbielles. Puntos de partida y desafíos. En recuerdo de Mariana Moyano, que estudió a fondo la causa judicial más importante de la historia regional.

Las elecciones del domingo 22 dejarán mucha tela para cortar. Cuando se aquieten las aguas, y disminuyan las tensiones todavía activas por la segunda vuelta presidencial, podrán macerar análisis sobre el electorado de cada jurisdicción. Graficarán las transformaciones paulatinas con que la sociedad expresa realidades materiales sobre las que debería posarse cualquier diagnóstico político.

Algunos elementos los aporta la matemática. Con casi la totalidad de mesas escrutadas en el distrito de Bahía Blanca, pueden trazarse impresiones preliminares. Junto a los indicadores sociales y económicos, serán fundamentales para avizorar lo que viene.

Lo demás, ya se conoce: el Ejecutivo municipal estará en manos de Unión por la Patria (UxP), que recuperó además varios distritos de la región más próxima y –con Axel Kicillof reelecto- retiene el manejo del Puerto, pero probablemente encuentre dificultades en el Concejo Deliberante. La ecuación entre electorado, problemáticas a resolver y relaciones de fuerza desde las que intentar hacerlo resultará en sus posibilidades de éxito o fracaso.

Pasado

Un aspecto no menor es que Bahía Blanca atraviesa en las últimas décadas un cambio que la distancia de la identidad que tuvo. Por razones diversas, ya no evidencian el mismo peso relativo que hace veinte o treinta años las Fuerzas Armadas, La Nueva Provincia y el básquet, deporte del que proviene el nuevo intendente. Cada cambio conlleva una historia que contar, pero lo cierto es que un viajero en el tiempo reconocería a la ciudad que fue sólo por sus Universidades o la Cooperativa Obrera. Como contrapartida, el nuevo jefe comunal y la emergencia del fenómeno en torno a Vaca Muerta vienen de recuperar el lugar en la agenda pública del Puerto, diluido desde la instalación petroquímica con que otras terminales le pusieron el pie en la cabeza.

La crisis de los partidos políticos tradicionales suma un elemento a tomar en cuenta, plasmado en el desembarco de figuras reconocidas en otros ámbitos, como alternativa para superar una crisis de representación. El caso de Federico Susbielles podría quedar a un lado, porque su participación ya viene de hace más de dos décadas. Pero se inscriben en esa tendencia los de un buen número de personalidades de los medios de comunicación, de incursión más reciente: el intendente saliente Héctor Gay, la flamante concejala Fabiana Úngaro, su colega Fabiola Buosi, el legislador Lorenzo Natali, el funcionario municipal Pablo Romera y el ex edil Carlos Quiroga. A juicio de esta columna, Quiroga es el más formado, pero no por eso deja de ser un síntoma del fenómeno. Por el lado del oficialismo municipal en retirada, el macrismo en su conjunto es una troupe de recién llegados a la arena política.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

El conocimiento público en otros rubros no quita necesariamente legitimidad o capacidad, pero asoma como dato objetivo que el cursus honorum de las orgánicas partidarias necesitó del auxilio de nombres y rostros distinguibles por votantes de 35 años hacia adelante. Que sea esa la franja etaria apuntada agrava la situación. Tal vez sea un coletazo, tardío pero lógico, de la crisis política de 2001. No en vano el ecosistema bahiense aportó a aquel momento histórico nada menos que al portavoz de Fernando de la Rúa. Una puntaltense ocupa el mismo rol con Alberto Fernández, en el pico más alto de apatía partidaria en dos décadas.

Presente

Lo anterior es historia, punto de partida, estado de la cuestión. El nuevo mojón son los resultados del domingo 22, como más reciente fotografía de la sociedad local.

Lo relevante no pasa tanto por tomar los valores porcentuales que consagran a las y los postulantes, sino los nominales. Las sumatorias de votos ofrecen una mejor perspectiva hacia el mediano y largo plazo.

En el terreno local, se verifican algunos datos notables:

  • votaron 20 mil personas más que en agosto, sin una variación significativa de los sufragios en blanco;
  • no concurrieron a votar más de 65 mil personas empadronadas, número que supera a lo reunido por cualquier candidatura;
  • La Libertad Avanza (LLA) sumó entre 7.764 y 13.861 nuevos votos;
  • UxP recolectó entre 14.369 y 16.978 más que un bimestre antes;
  • la mayor recuperación de votos de UxP fue en el apartado de Presidenciales y la de LLA se dio en el ámbito local, aunque en ambos casos partieron de pisos bajos de agosto;
  • Juntos por el Cambio (JxC) fue la única fuerza política que retrocedió respecto de las sumatorias de sus internas, fenómeno que repitió en todos los niveles; y
  • los resultados iban invirtiendo el ordenamiento de las preferencias del electorado a medida que se transitaba desde lo territorialmente más cercano a lo más lejano, sin que JxC lograra en ningún caso el primer lugar, desplazado por UxP en lo local y por LLA en el resto.

Calcular el flujo de votos nunca ofrece exactitud comprobable, pero todo parece indicar que el nuevo caudal de UxP y LLA se nutrió de una mayor participación general y de la merma de JxC. Puede adjudicarse al desgaste de la representación luego de ocho años de predominio municipal, la aparición de LLA para disputar buena parte de sus consignas, el resultado de sus internas, la participación de votantes de otros espacios que buscaban incidir en ellas, las candidaturas elegidas o los méritos de sus oponentes. Entre estos últimos, la puesta en marcha de los históricos resortes territoriales del peronismo.

El corte de boleta (la distancia entre los segmentos más y menos votados de UxP superó los 14 mil votos) puede hallar explicación en que la mayor cercanía territorial, y en consecuencia la menor incidencia mediada, disminuye las resistencias identitarias. Es posible que en ese sentido influya el perfil de cada candidatura de UxP, más o menos asimilable a los arquetipos, pero lo cierto es que el corte fue más beneficioso para el espacio conforme se acercaba al nivel de decisión más próximo.

Susbielles fue el candidato de UxP más elegido en Bahía Blanca, reteniendo a votantes de sus contendientes internos de agosto y sumando casi 16 mil más. Ya había hecho una buena elección en 2019, y con el resultado actual logró revertir el tembladeral que el entonces Frente de Todos sufrió en 2021. Pero, por las características del electorado, tal vez el resultado más notable haya sido el del revalidado gobernador Kicillof. Asociado al kirchnerismo más puro, logró en un territorio adverso participar de un virtual triple empate con LLA y JxC: Carolina Píparo consiguió 56.604 votos, Néstor Grindetti sumó 54.573 y el exministro de Economía reunió 53.237. Sergio Massa tampoco hizo una mala elección bahiense: quedó tercero, pero alcanzó casi 17 mil votos más que dos meses atrás y redujo de 22 a 8 mil la distancia con el primero (la sumatoria de JxC entonces, LLA ahora).

Un dato llamativo es que los resultados municipales de Bahía Blanca coincidieron con los globales presidenciales del país. Habrá que dejar pasar algún tiempo para detectar si se trató de una mera coincidencia o encierra otro significado. Por lo pronto, un sector del radicalismo local anticipó el cisma (o sismo) nacional de JxC, al quitar acompañamiento a Nidia Moirano y llamar a votar a Susbielles. Se notó: el macrismo bahiense perdió más de ocho mil votos.

Finalmente, vale una mención: los resultados municipales del domingo restituyeron algo del prestigio perdido por las encuestas. En agosto, la consultora Oikos sorprendió al dar un ordenamiento de preferencias que verificaron las urnas. Justo cuando acaban de cumplirse cuarenta años del relevamiento de opinión que asombró al otorgar una impensada ventaja local a los candidatos radicales, a punto tal que se lo supuso operado. No lo estaba, y contra muchos pronósticos terminaron imponiéndose con la holgura pronosticada. Eran otros tiempos, porque aquel estudio fue exhaustivo y la recuperación democrática favorecía la disposición de la población a contestar las consultas.

Por responder quedará el interrogante sobre la llegada e incidencia de los debates. El único con asistencia perfecta de candidatas y candidatos, organizado por la Universidad Nacional del Sur y la Universidad Tecnológica Nacional, fue menospreciado en algunas columnas periodísticas que –sin embargo- los analizaban con interés. En ésta ya se dijo que, de cualquier modo, son un ejercicio democrático indispensable y lo que se dice en él acaba llegando directa o indirectamente al colectivo.

Un par de indicios dejó el domingo 22. Moirano fue la de peor performance en el debate de la UNS y la UTN, que se realizó entre las primarias y las generales, y dejó su silla vacía en otros dos eventos similares. Horacio Varela tuvo un buen desempeño y de un turno a otro aumentó sus votos en más del 50%, aún con la desventaja de que su vecinalista Integración Ciudadana no iba ligada a ninguna figura ni agrupación nacional.

La dinámica endogámica de los medios y la pasión por las verdades reveladas por las redes sociales hacen que a veces se subestimen vías más llanas de comunicación, como los debates o la militancia territorial. No ocurre solamente en el plano local.

Futuro

Los números de la elección municipal bahiense encierran dos lecturas complementarias para el nuevo oficialismo. Por un lado, los votos por otras opciones estuvieron cerca de duplicar los que consiguió. Por otro, casi 7 de cada 10 personas se pronunciaron por la necesidad de un cambio en el gobierno municipal. Una porción importante mostró desencanto o desinterés a través del faltazo.

Poder construir a partir de eso asoma como un desafío. Dependerá de muchas variables. Lo evidente es que existen demandas insatisfechas en las cuales trabajar. Que la mayor parte de las barriadas populares se hayan vestido de celeste el domingo es indicio significativo, como lo es que sólo cuatro de los 16 circuitos urbanos hayan permanecido de amarillo.

Algunas demandas emergen de las estadísticas y se expusieron durante el debate preelectoral en la UNS: deficiente atención primaria de la salud, desempleo o empleo precario, incumplimiento del “shock de pavimento” prometido por el intendente saliente, desigual acceso a servicios esenciales, déficit habitacional y un transporte público caro y en gran medida obsoleto en su diagrama, por la anárquica extensión urbana.

Como marco general se incluye además la importancia de proyectar un futuro más o menos inmediato, con el pronóstico unánime de un impacto local y regional por el desarrollo del yacimiento de Vaca Muerta, y las pujas en torno a cómo administrarlo y distribuirlo.

Si Susbielles logra atender a esas demandas –muchas, de largo arraigo- podrá aspirar a consolidar el caudal obtenido y persuadir a la porción que no lo votó, pero que expresó un notorio descontento por el estado actual de las cosas.

 

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }