35.5 C
Bahía Blanca
martes, febrero 20, 2024

Milman entregó a la Justicia un celular que salió a la venta después del atentado contra CFK

En el marco de la causa por el intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner, la querella de la vicepresidenta denunció este lunes que el diputado nacional del PRO Gerardo Milman entregó a la justicia un teléfono celular que salió al mercado después del ataque y que tendría, al menos, otros tres dispositivos móviles más.

A través de un escrito dirigido a la jueza federal María Eugenia Capuchetti y al fiscal Carlos Rivolo, los abogados José Manuel Ubeira y Marcos Aldazábal denunciaron que, a la hora de entregar su celular, Milman aportó un dispositivo que compró luego del atentado, ya que salió a la venta después del intento de asesinato de CFK. Se trata de un modelo que no se puede peritar.

Los letrados también apuntaron que Milman tiene 3 celulares que no entregó, dos de ellos operativos al momento del atentado.

Sobre este punto, piden urgente que se allanen los domicilios de Milman y se les secuestren los otros celulares que sí funcionaban al momento del atentado.

"Recordamos, en ese sentido, que la HCDN (Cámara de Diputados) ya ha dado expresa autorización para secuestrar los dispositivos de Gerardo Milman". Agregaron que "el recurso en trámite por la defensa de Milman ante la Cámara de Casación no obsta al secuestro de los dispositivos. Como máximo, podría quedar pendiente su análisis, pero es inadmisible seguir perdiendo el tiempo."

"Lógicamente, Milman, como imputado, no tiene obligación de entregar sus teléfonos. Aún así su maniobra de entregar un celular sin relevancia e inexpugnable es un claro intento más de desviar la investigación. Quien sí tiene obligación de buscar la verdad es la jueza, a pesar de que hasta ahora sólo la ha estorbado", señalaron los abogados.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

El texto señala el nulo interés de la jueza Capuchetti en investigar el atentado contra la vicepresidenta así como que son los propios abogados los que buscan información e impulsan el caso ante la inacción judicial.

maría eugenia capuchetti
La jueza federal María Eugenia Capuchetti

En este sentido, cabe recordar que luego de ser denunciado por un empleado del Congreso por su posible conocimiento previo del atentado, Milman fue implicado en la causa y desde entonces se dedicó a entorpecer la investigación. El punto cúlmine de ello fue cuando llevó a sus asesoras Carolina Gómez Mónaco e Ivana Bohdziewicz a las oficinas de un instituto de Patricia Bullrich, donde allí un perito manipuló sus celulares con el fin de borrar su contenido.

Capuchetti aún no investigó nada acerca del borrado de los celulares, y demoró casi un año en secuestra el teléfono particular de Milman, y una vez que lo tuvo bloqueó el acceso a la información.

La jueza sigue ocultando el registro de llamadas y mensajes entrantes y salientes del celular de Milman que tiene guardado en la caja fuerte de su juzgado y no deja que los abogados accedan a ese material.

Ahora los abogados de CFK revelan que en realidad el teléfono que Milman entregó lo compró post atentado y tiene otros 3 que no entregó.

"Milman entregó un celular que no tenía al momento del atentado y que sabe que no se puede abrir sin el patrón de desbloqueo, que no aportó", revelan los abogados.

Según informó Telecom, el IMEI (número de identificación que tiene cada celular) del aparato que entregó Milman recién impactó el 18 de noviembre de 2022, un mes y medio después del atentado. Como si fuera poco, el teléfono en cuestión es un IPhone 14 PRO. Los abogados de CFK se fijaron en la web de Apple y ese celular fue anunciado el 7 de septiembre de 2022, seis días después del atentado contra CFK.

De allí que calificaran al aparato de "sin relevancia e inexpugnable". "Su actitud supuestamente colaborativa es una burla a la justicia", sostienen los abogados de CFK.

"La demora de vuestra señoría en actuar ha hecho que, luego de un año, solo tengamos un celular de Gerardo Milman que ahora sabemos que no tiene relevancia y que es sólo uno de cuatro dispositivos que tiene el diputado nacional", le reprochó la querella a Capuchetti.

Los abogados de la vicepresidenta también reclamaron a la jueza que "ponga a disposición de las partes la información en su poder relativa a las llamadas y mensajes entrantes y salientes de Milman" que ya entregaron las compañías de telefonía celular y que se mantiene en la caja fuerte del juzgado.

"Insistimos en que se trata de información cuyo estándar de revelación es menor que el de analizar un dispositivo secuestrado, por lo que no es una medida que requiera esperar la determinación respecto del celular de Milman que adopte la Cámara de Casación. Por lo tanto, debe ser inmediatamente puesta a disposición de las partes para avanzar con la investigación", señalaron los abogados.

"Rogamos que, por una vez, la jueza siga lo que marca la prueba y el ordenamiento jurídico, y no intereses políticos o animadversiones personales. Lo que ha hecho Milman al entregar un celular posterior al atentado y ocultar la existencia de otros tres dispositivos es una burla a la jueza, al fiscal y a la víctima. La única respuesta posible es la que se deriva del rigor de la ley", enfatizaron.

La denuncia en San Martín

Por otra parte, en el mismo escrito, los abogados de CFK se refirieron a una denuncia incorporada recientemente a la causa que fue hecha por Nadia Ayelén Mir en la localidad bonaerense de San Martín y que involucra al entorno de Milman, especialmente a su asesora Gómez Mónaco.

En esta denuncia, cuentan los abogados, Mir dijo que estaba en pareja con Adrián Daga, hermano de Fernando Daga, pareja y socio de Gómez Mónaco; y que "una vez que a Gómez Mónaco se la vinculó con el atentado a Cristina Fernández de Kirchner, de acuerdo con Mir, Daga habría estado sumamente nervioso y le habría pedido que apague el celular cada vez que hablaban del tema".

"Mir también relata que Gómez Mónaco dijo, varias veces, que Sabag Montiel tendría que haber disparado bien y que era un novato –citaron los letrados-. En esas ocasiones, Daga habría explicado cómo disparar con lujo de detalles gracias a su carrera policial. Según Mir, Gómez Mónaco estaría acusada por la 'inminente fuga de tres peligrosos delincuentes, uno de ellos sospechados de haber asesinado al vicepresidente de Paraguay'”.

Ubeira y Aldzaábal reclamaron que todo esto también se investigue ligado al atentado, que se cite a Mir como testigo y que se analicen las llamadas y mensajes de Gómez Mónaco y también si tenía otros teléfonos.

Gómez Mónaco lo niega todo

En tanto, en otro expediente judicial, Carolina Gómez Mónaco volvió a negar ante la Justicia la frase que un testigo atribuyó al legislador previo al atentado contra Cristina Kirchner: "Cuando la maten, yo estoy camino a la Costa".

Milman y Carolina Gómez Mónaco

Lo hizo en una causa en la que Milman y ella misma son investigados, junto con otras personas, por presunto enriquecimiento ilícito.

"Expliqué que nunca Gerardo F. Milman efectuó esa afirmación, u otra de contenido simular, en mi presencia. Nunca", afirmó Gómez Mónaco en un escrito presentado ante el juez federal Julián Ercolini.

A su vez, la asesora del diputado denunció ser "víctima de una operación político-mediática" por la que responsabilizó, especialmente, al abogado que impulsó la investigación, Yamil Castro Bianchi.

Gómez Mónaco aprovechó la ocasión para defenderse de las acusaciones de falta de idoneidad para los cargos que asumió durante el gobierno de Cambiemos (2015-2019). Con ese objetivó enumeró los principales puntos de su currículum vitae, entre los que destacan su título de abogada, su dominio del idioma inglés y múltiples cursos de perfeccionamiento, varios de ellos en el FBI.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }