35.5 C
Bahía Blanca
martes, febrero 20, 2024

Milei ruega por el voto de Bullrich y de la izquierda mientras la interna libertaria se amplifica

Tras armar su carrera política al grito de "zurdos de mierda" (sic) y acusar a Patricia Bullrich de ser una "montonera asesina", ahora Javier Milei necesita desesperadamente los votos del Frente de Izquierda y de Juntos por el Cambio si quiere revertir la derrota de las generales y tener chances en el balotaje contra Sergio Massa. Mientras tanto, en La Libertad Avanza sobrevuelan los pases de factura por el estancamiento electoral.

De "asesina" a "exitosa"

El primer espacio que Milei busca seducir es al votante de Juntos por el Cambio. No por nada, apenas fue derrotado en la noche del 22 de octubre se subió al escenario para desechar su discurso "anti casta" y recoge del piso la retórica "anti kirchnerista" que había utilizado hasta esa misma noche Patricia Bullrich, cuya estrategia de revivir la grieta del 2015 le valió quedar en un lejano tercer lugar.

Ahora, Milei dijo que incorporaría a la presidenta del PRO al ministerio de Seguridad, semanas después de acusarla de poner bombas en los jardines de infantes y de tildarla de "montonera asesina".

"Si quiere sumarse, ¿Cómo no la voy a sumar? Ha sido exitosa combatiendo la inseguridad. Por lo tanto, no tenemos problema", dijo Milei a Radio Mitre.

En busca de adhesiones al ballotage, Milei incluso dejaría a su candidata a vice, Victoria Villaruel, sin la posibilidad de elegir al ministro de Seguridad, como se había planteado después de las primarias.

"Acá hubo una campaña durísima, no resolvimos las diferencias de la mejor manera posible y derivó en una situación tremendamente hostil, pero estoy dispuesto a dejar todo eso en el pasado, no remover nada por un objetivo mas importante que es ganarle al kirchnerismo", dijo el libertario.

Cabe recordar que Milei acusó a Bullrich de haber sido una "montonera pone bombas" durante el debate presidencial. Esos comentarios le valieron que la ex candidata de JxC lo acusara de tener "inestabilidad emocional" e incluso lo denunciara penalmente.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Sin embargo, el libertario sabe que esos cruces hoy le pueden restar votos vitales si quiere ser competitivo el 19 de noviembre. Por ello salió a la caza del voto duro del PRO.

En ese mismo sentido, Milei descarta por completo buscar el apoyo de la UCR. De hecho, no dudo en acusar al radicalismo de haber "traicionado" a Bullrich.

"Lo declararon públicamente: ahí hay un voto que estaba dentro de Juntos por el Cambio y se fue con Massa. Es fáctico. Está claro quiénes son los que (la) traicionaron", opinó.

Pareciera que Milei considera que con el voto ideologizado del PRO le bastará para ganar el balotaje, y en ese sentido contó que mantiene el diálogo con Mauricio Macri y admitió que está dispuesto a escucharlo de cara a la segunda vuelta.

"Una cosa que hablamos con Macri, él me reconoció que yo tuve la apertura de ofrecer una interna y que el que ganaba gobernaba y el que pedía acompañaba. Lo resolvimos de manera áspera, pero el enemigo es el kirchnerismo, el populismo", afirmó Milei.

No obstante, resta saber qué costo tendría estas negociaciones para el candidato de La Libertad Avanza. Según trascendidos periodísticos, Mauricio Macri le habría comunicado a su entorno más cercano que si Milei quiere su apoyo explícito, el libertario deberá cederle 6 de los ocho ministerios que planea tener.

Operación "Gatito Mimoso"

Una parte de la dirigencia libertaria sostiene que "es momento de hacer política". Si bien la gran virtud del economista fue llegar a las elecciones como un outsider violento y reacio a cualquier alianza, ya no puede jugar solo. De allí su indisimulado disfraz de macrista para captar el voto de Bullrich.

Pero llegando al colmo de la cuestión, este lunes el propio Milei se superó a sí mismo lanzando una inesperada convocatoria al espacio que históricamente calificó como el origen de todos los males: la izquierda.

Pese a que construyó su discurso político en base al peyorativo "zurdos de mierda", ahora Milei dijo que podría incorporar miembros de la izquierda al ministerio de Capital Humano que englobaría las áreas de Salud, Desarrollo Social, Trabajo y Educación.

“Nosotros tenemos el Ministerio de Capital Humano. En algunos aspectos de las áreas, las personas que más saben sobre esos temas son de izquierda. ¿Qué hicimos? Los llamamos igual”, dijo este lunes en diálogo con la radio El Observador.

Milei consideró que “si la persona que más sabe del tema me va a aportar una solución qué me importa lo que piensa respecto de la teoría del valor. Me importa tres rábanos”. En pocas palabras, luego de denostar en cuanta forma encontró a la izquierda, quiere convencerlos de acompañarlo en el balotaje para incluirlos en un ministerio, siempre y cuando no se entrometan en asuntos económicos.

Cabría preguntar si "el momento de hacer política" para Milei no llegó demasiado tarde, a menos de un mes del balotaje y tras dos años de incendiar hasta las cenizas todos los puentes comunicantes con fuerzas políticas que opinen distinto a él.

Además del "momento", también es válido cuestionar si la forma de "hacer política" libertaria es la acertada: si le servirá hacer declaraciones mediáticas para intentar convencer a un electorado que se sabe ajeno.

Por sobre todo, cabe preguntarse si estos drásticos cambios de estrategia le sumarán o si sólo erosionan la credibilidad del candidato. Pese a que es poco probable que pierda los votos que consolidó, no es tan seguro que esta estrategia le valga para sumar hasta el 19 de noviembre.

Massa y Milei no son lo mismo

Pese a sus convocatorias, la invitación de Milei a la izquierda parece haber encontrado sólo rechazos.

La ex candidata del Frente de Izquierda, Myriam Bregman, dijo que Sergio Massa y Javier Milei "está claro que no son lo mismo" y en el peronismo se ilusionan con sumar votos de este espacio para el balotaje.

El FIT cosechó más de 700 mil votos en las generales que serán clave en la segunda vuelta.

"Yo no soy la dueña de los votos. El Frente de Izquierda definirá qué posición tomar en el balotaje", señaló la ex candidata presidencial en Urbana Play.

Pese a que las declaraciones causaron cierto revuelo interno en el frente trotskista, el ex precandidato que enfrentó a Bregman en la interna del FIT, Gabriel Solano, también rechazó cualquier acercamiento a Milei:

"¿Así que Milei le ofrece a la izquierda que quería aplastar el ministerio de desarrollo humano? No, gracias. Con Milei no vamos ni a la esquina. Ni a mitad de cuadra", dijo el ex candidato del FIT.

Arde la interna libertaria

Mientras Milei intenta tocar puertas ajenas buscando votos, el interior de La Libertad Avanza es terreno de pases de factura y acusaciones internas.

El estancamiento de Milei en las elecciones fue un duro golpe a la moral de LLA, donde buscan chivos expiatorios para explicar que desde las primarias a las generales el economista apenas haya crecido 767 mil votos, mientras que Unión por la Patria creció en 3 millones de adhesiones.

La culpa nunca cae al piso y en el campamento de LLA no saben quién es el mayor responsable: si el propio Milei con sus declaraciones a favor de que explote la economía y así poder implementar más fácil su dolarización; si fue acaso alguno de los Alberto Benegas Lynch, sea el padre que dijo que Argentina debería romper relaciones con el Vaticano o el hijo -"Bertie"- que propuso privatizar mares y ballenas; o si fue la diputada nacional electa Lilia Lemoine por proponer que los padres puedan abandonar a sus hijos.

Milei no se retractó una coma de sus declaraciones sobre no renovar los plazos fijos. "Bertie" Benegas Lynch -quien asumirá su banca en el Congreso- se llamó al silencio. Su padre, en cambio, siguió encendido, repitió sus cuestionamientos al Papa Francisco y recibió críticas de la propia militancia de LLA.

Quien también recibió una ola de críticas fue Lilia Lemoine, a quien incluso se le prohibió subir al escenario la noche del 22 de octubre.

Cuando terminó la jornada electoral, Lemoine no se fue a dormir enseguida. Entró a X (ex Twitter) y arremetió contra Iñaki Gutiérrez. El joven encargado de la estrategia en TikTok había dicho: "La declaración de Lilia lo único que hizo fue dañar". A la una y media de la mañana, ella replicó: "Largue las drogas, señora. Háganle un antidoping".

Después fue más allá y cuestionó a la campaña en sí. Cuando un usuario la criticó, ella respondió:

"Claro, no fue la alianza con (Luis) Barrionuevo, ni cortar relaciones con el Vaticano o hablar de vender niños y órganos. La culpa es mía".

El tweet fue borrado, pero las capturas de pantalla recorrieron la red social, exhibiendo la interna libertaria.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }