27.7 C
Bahía Blanca
jueves, febrero 22, 2024

El PRO se fractura en "sub-bloques" de Diputados tras la alianza Milei-Bullrich

Por su alianza con Patricia Bullrich, Javier Milei logró dividir al PRO que ahora disimulará su fractura armando "sub-bloques" legislativos en un Congreso que será terreno empinado para el entrante gobierno libertario.

A una semana de su asunción y con casi todos los casilleros de su gabinete con nombres designados, el presidente electo dejó en claro que no hay margen para un cogobierno con Mauricio Macri, quien aspiraba a ubicar peones suyos en ministerios y consagrar a Cristian Ritondo como presidente de la Cámara de Diputados.

Desde su victoria en el ballotage, Milei ensayó una suerte de emancipación del padrinazgo de Macri, nombrando figuras propias en lugares que el expresidente aspiraba para sí. El llamado "Pacto de Acassuso", donde Macri selló la alianza con el libertario, se terminó de romper cuando el presidente electo negoció por separado con Patricia Bullrich para que vuelva al ministerio de Seguridad que lideró durante el gobierno de Cambiemos.

"Yo no me someto a Mauricio Macri", decía el mensaje que la conductora Viviana Canosa leyó en su programa de LN+, atribuyéndoselo a la titular del PRO, quien confirmó su alejamiento definitivo del macrismo al llamar a elecciones internas del partido amarillo y anunciando que no buscará ocupar ningún cargo dirigencial.

El pacto con Bullrich rompió el anterior con Macri, porque la ex candidata presidencial aseguró su lugar y prometió sumar diputados, sin negociar en paralelo la presidencia de la Cámara Baja para Ritondo ni ningún otro cargo para los alfiles del expresidente.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Con Bullrich adentro del gabinete y sin la influencia de Macri, Guillermo Francos cumplió con el primer objetivo que buscaba lograr. El próximo ministro del Interior es el encargado de construir una base de sustentación política para Milei y para eso consideraba vital frenar la influencia de Macri después de la victoria en el balotaje.

De hecho, la negociación con Bullrich fue llevada a cabo por Francos y Nicolás Posse, futuro Jefe de Gabinete.

En tanto, la ex y futura ministra de Seguridad le prometió a los libertarios romper el bloque del PRO en Diputados y sumarle once bancas para que gane músculo político en el Congreso.

Sin embargo, si automáticamente se diera esa suma, el espacio Milei-bullrichista sumaría apenas 48 voluntades en la Cámara Baja, un piso lejano al 129, número necesario para tener quórum en Diputados.

La ruptura total amenaza con erosionar por completo el capital político del PRO, donde también Macri y los gobernadores pretenden tener una bancada legislativa propia, partiendo el partido en -al menos- tres partes desde diciembre.

En ese sentido, trascendió que el PRO se presentará como un bloque único en la Cámara de Diputados pero apelará a la maniobra de los "sub-bloques" que, en rigor, exhiben la fractura del partido amarillo.

La jugada de Patricia complica al bloque del PRO y especialmente a los gobernadores, que ahora quedan con menos espalda para discutir políticamente con Milei. Es por eso que en la reunión de la semana pasada terminaron cuestionando fuerte a Bullrich, a la que acusaron de individualista.

Luego de quedar fuera de carrera para presidir la Cámara, Cristian Ritondo seguirá siendo el jefe de la bancada que se llamará "Frente PRO". Este bloque tendrá un mínimo de 47 diputados con posibilidad de estirarse hasta 51, pero nacerá dividido en al menos tres pedazos, si es que Miguel Ángel Pichetto decide no armar su propia subdivisión.

Las autoridades del Congreso

Ritondo fue de los primeros "halcones" en pasarse de inmediato al bando del nuevo oficialismo tras el ballotage, incluso compartió una foto suya sosteniendo una motosierra.

Sin embargo, los gestos y el impulso de Macri de poco y nada le valieron al ex ministro bonaerense que aspiraba a presidir Diputados. Con los días se enteró que Francos estaba impulsando a Florencio Randazzo para ese puesto. El inminente ministro del Interior buscaba que el ex compañero de fórmula de Juan Schiaretti fuera un nexo conector con el peronismo del interior ajeno al kirchnerismo.

No obstante, mientras la opción de Ritondo para presidir la cámara se cayó por el pacto de Bullrich, la alternativa de Randazzo sucumbió por dos frenos.

El primer reparo surgió del interior del futuro bloque de La Libertad Avanza (LLA).

En las pocas reuniones que mantuvieron para conocerse y verse las caras, primero convocadas por los diputados electos Oscar Zago y Marcela Pagano, acordaron reclamar la conducción de la Cámara para una figura del partido oficialista. Esto excluía de la discusión a Ritondo y Randazzo.

El segundo reparo a Randazzo apareció cuando Francos se reunió con los gobernadores del peronismo. Los mandatarios le aclararon al hombre fuerte de LLA que los puentes comunicantes con el ex ministro de Transporte están rotos hace años.

Este planteo desautorizó la sobreventa de Randazzo como un potencial articulador con las provincias desde el cuarto lugar de la sucesión presidencial.

Milei y Martín Menem

Sin Randazzo y con Ritondo afuera de la competencia, Milei aceptó jugar uno propio. Oficializó al inexperto diputado electo Martín Menem como candidato a ocupar la presidencia de la Cámara Baja y al productor rural Francisco Paoltroni para ocupar la presidencial provisional del Senado, el tercer puesto sucesorio después de Milei y la vicepresidenta Victoria Villarruel.

Francisco Paoltroni

El cargo que detentará el productor agropecuario detrás de la próxima vicepresidenta cerró con una serie de especulaciones sobre la presencia del panperonismo, que seguirá siendo primera minoría en las dos cámaras.

En los últimos días de su vicepresidencia, Cristina Fernández de Kirchner despejó los rumores y aseguró que no había intención de disputar ese cargo ni romper la tradición de que la fuerza ganadora de las elecciones pueda ocupar toda la línea sucesoria, aunque sea minoría en el recinto.

Ahora, con las autoridades del Parlamento encaminadas, se abre un escenario de negociación "ley por ley" que significará un terreno empinado y escabroso para el naciente oficialismo, que no tendrá quórum propio en ninguna cámara y deberá negociar cada proyecto que envíe.

Sin embargo, desde LLA ya amenazan con gobernar a través de decretos si sus proyectos naufragan en el Congreso.

La nominada canciller Diana Mondino ya anticipó que la soga de la tolerancia institucional es corta.

"Lo que corresponde es que el Congreso trabaje, apruebe y para eso la gente vota. Si alguien tiene la convicción de que algo es necesario se hará (por decreto), pero mucho mejor es que los argentinos nos pongamos de acuerdo en que hay que trabajar", le dijo la economista a FM La Patriada cuando salía de exponer ante la UIA.

El presidente electo sabe que el panperonismo tiene mayoría en áreas determinantes, como la Comisión de Acuerdos del Senado, por donde pasarán los pliegos de militares y diplomáticos y también en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que tiene la misión de validar o anular los decretos de necesidad y urgencia que firme el presidente. En ese territorio también tiene mayoría el PJ, pero todo podría estirarse hasta que se constituya la comisión.

 

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }