Envío de armas a Bolivia: "Una parte fue enviado legalmente y otra parte se hizo de manera ilegal"

Surgen nuevas pruebas del envío de material bélico por parte del gobierno de Mauricio Macri a Bolivia, con el fin de apoyar el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales e instaló a la dictadora Jeanine Áñez en el poder.

En una conferencia de prensa, Carlos Eduardo del Castillo, ministro de gobierno de Bolivia, mostró las armas y municiones que salieron de la Argentina a bordo de un avión Hércules y que tuvieron como fin reforzar a las fuerzas de seguridad que reprimieron las protestas contra el golpe que colocó a Jeanine Añez en el poder.

Los bolsos decían guantes, pero adentro había municiones”, señaló Del Castillo y mostró fotos del material hallado.

Del Castillo confirmó que se encontraron 26.900 balas antitumulto 12/70 en un depósito de la Policía de Bolivia. Es parte de las 70.000 balas de gomas que la Gendarmería pidió sacar del país el 12 de noviembre de 2019 con el flojo argumento de defender la embajada en el Estado Plurinacional.

Algunas de estas balas estaban escondidas en bolsas rotuladas como «guantes» y otras estaban en cajas con el sello de la Gendarmería argentina dentro del depósito de la Policía en el que se hallaron.

«El tráfico de armas está penado en Bolivia con 30 años de prisión. Quiero hacer hincapié en el tema de Argentina. En bodegas de la policía boliviana se encontró material. Una parte fue enviado legalmente y otra parte se hizo de manera ilegal y lo estamos investigando«, dijo en conferencia de prensa Eduardo del Castillo y mostró parte del armamento hallado en bodegas.

Según información aportada por el ministro de Gobierno de Bolivia, los gendarmes argentinos llegaron al hangar de los Diablos Negros del aeropuerto de El Alto con el Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina.

Allí el personal diplomático, que había sido escoltado por la Policía de Bolivia abordó el avión, y se comenzó la descarga de las cajas con armas y municiones. A las 7 de la mañana del 13 de noviembre de 2019, los gendarmes y los pertrechos fueron trasladados a la embajada y allí se hizo entrega del material bélico, como se había convenido con el entonces comandante de la Policía de Bolivia Yuri Calderón.

«Gran parte también fue enviada a la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y hay un faltante que aún se encuentra en investigación y debemos determinar si fue utilizado en las masacres de Sacaba y Senkata«, afirmó Del Castillo.

La hipótesis más firme es que de las 70.000 balas de goma que salieron de la Argentina, 40.000 fueron a la FAB -según surge de la carta que envió el 13 de noviembre de 2019 el entonces comandante Jorge Terceros Lara- y el resto a la Policía de Bolivia.

Del Castillo también denunció que la dictadura de Jeanine Áñez también pidió autorización el 15 de noviembre de 2019, dos días después de la llegada del contingente argentino, para que un Hércules de la Aviación boliviana entrara a Ecuador para recoger municiones -en su mayoría balas de goma y gases- que también fueron hallados en poder de la Policía de Bolivia.

Y agregó que:

«Existía un plan continental para reprimir al gobierno boliviano organizado desde el 24 de julio cuando sin fundamento alguno el subsecretario de Estado de Donald Trump ya hablaba de fraude. Ya se tenía un manual para un golpe de Estado«.

En la previa, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, había anticipado en C5N que se esperaba nueva información sobre el envío irregular de armamento, del que además habría filmaciones.

Asimismo, se conoció que los gendarmes que fueron a Bolivia en el mismo vuelo, con el fin de reforzar la seguridad en la embajada argentina declararon que no hicieron uso alguno del material.

Sin embargo, ni una de las 70.000 municiones que se enviaron volvieron al país y se emitió un registro que aseguraba que se debía a que se habían utilizado en su totalidad.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: