22.3 C
Bahía Blanca
martes, febrero 27, 2024

Gerardo Morales lanzó su precandidatura presidencial apuntando contra Milagro Sala y CFK

Abandonando todo vestigio de republicanismo, Gerardo Morales lanzó su precandidatura presidencial abrazando un discurso duro propio del sector "halcón" de Juntos por el Cambio. Se jactó del irregular encarcelamiento de Milagro Sala y apuntó contra Cristina Kirchner. La asistencia casi perfecta de la dirigencia radical contrastó con la ausencia total de figuras del PRO.

El gobernador de Jujuy y presidente de la UCR a nivel nacional, Gerardo Morales, usó el escenario del Teatro Gran Rex de la Ciudad de Buenos Aires para lanzar formalmente su precandidatura a presidente de la nación: "Estoy acá porque quiero ser presidente de los argentinos y me animo porque formó parte de un gran partido".

Republicanismo sui generis

El lanzamiento del jujeño se da en medio de la interna a cielo abierto que vive la alianza opositora Juntos por el Cambio. En la contienda se enfrentan no sólo los partidos PRO y Unión Cívica Radical (UCR) -y en menor medida la Coalición Cívica (CC)-, sino incluso entre candidatos internos de cada partido.

Dentro de los endebles esquemas en los que se ordenan la interna, los candidatos intentaban encuadrarse en una de dos grandes categorías: "palomas" o "dialoguistas", por un lado, y "halcones" o "duros" por el otro.

Morales, quien como buen radical no pierde oportunidad para hacer gala del discurso republicano, había afirmado recientemente que "no es paloma", pero que tampoco había que cerrar las instancias de diálogo con aquellos que pensaran diferente. Sin embargo, todo atisbo de republicanismo se perdió irremediablemente en el discurso electoral que brindó en el Gran Rex.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Allí, el gobernador del norte se jactó abiertamente de la persecución político-judicial y el encarcelamiento irregular de la líder social Milagro Sala.

"En Jujuy está presa la corrupción, porque Milagro Sala es la expresión de la corrupción", afirmó Morales.

Milagro Sala
Milagro Sala

Sala transita su séptimo año en la cárcel por un acampe -al margen de una serie de causas que se armaron alrededor-, y no se le habilitó el derecho a una prisión domiciliaria.

Durante su encierro, la dirigente social fue violentada en su confinamiento y su salud se vio agravada. Además, la Corte Suprema de Justicia dejó firme recientemente la condena a 13 años de cárcel en su contra en la causa "Pibes Villeros", expediente plagado de irregularidades y que, según señala Sala, Morales es el responsable detrás de este proceso.

"Los valores están patas para arriba cuando el Presidente va a visitar a Milagro Sala, exponente más importante de un sistema corrupción, como fue Lázaro Báez y José López", expresó Morales sobre el escenario.

¿Cristina, a su casa o a prisión?

Sala no fue la única mujer y dirigente víctima de las críticas de Morales en el acto. También apuntó contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. De hecho, buena parte de su discurso fue una crítica -directa o indirecta- a la líder del peronismo.

Entre las propuestas que esbozó, el titular de la UCR sugirió terminar con los fueros políticos, se trata de eliminar un derecho constitucional establecido para imposibilitar la persecución política de legisladores y gobernantes ejecutivos. ¿El motivo para recortar la Constitución Nacional? Encarcelar a CFK:

"Hay que terminar con los fueros en la política, si no los hubiera, Cristina (Fernández de Kirchner, vicepresidenta) estaría presa".

Sin embargo, pese a su deseo de apresar a una de las principales dirigentes políticas del país, Morales no parece saber con certeza qué desea que suceda con la titular del Senado, ya que en otro pasaje de su discurso le pidió que "se vaya a su casa":

Ya es hora de que Cristina (Kirchner) se vaya a su casa. Cristina, dejá de interferir en la política y te vas a tu casa. Que nos dejen a los que tenemos proyectos e ideas dar vuelta el país, el Estado y los valores, y poner en orden a la República Argentina”, reclamó.

Con respecto al actual gobierno nacional, Morales calificó al presidente Alberto Fernández de "débil" y de ser el "peor de la historia".

El Gobernador remarcó que "para atender las demandas del mundo, tenemos que hacer muchas cosas", empezando por "cambiar de gobierno, darle liderazgo, tener un presidente que tenga carácter y autoridad política para tomar decisiones en el marco de un colectivo".

Luego, remarcó que hay que "seguir con la consigna de reestablecer el orden" y que se extienda al "estado, en la economía y en la vida cotidiana de los argentinos".

La interna en Juntos

Respecto a la alianza opositora, Morales sostuvo que "la gente" (sic) les dice "que no nos peleemos y estemos unidos, porque si se dividen van a seguir gobernando los que nos robaron".

De esa forma, planteó el desafío de consolidar JxC, y definió al partido centenario como "la energía de Juntos por el Cambio, los que le aportamos federalismo al frente y la visión real, porque en cada rincón hay un radical y un comité que le pone la cara a su pueblo"

"No les tengo miedo, porque lo hice en Jujuy, porque reestablecí el orden, porque logré convertir una provincia inviable en viable y lo logramos con un colectivo" y, volviendo a aludir a Sala sin nombrarla, agregó: "Me animo porque pudimos meter presa a la corrupción de verdad en Jujuy".

Al respecto a las discusiones ideológicas al interior de Juntos, Morales se refirió al problema de la Seguridad en Rosario:

"Lo primero que voy a hacer es atender la cuestión de Rosario, porque esa es una mancha que se va a extender en toda la Argentina. Y me voy a hacer cargo y no voy a mirar hacia un costado, como lo hice en Jujuy", reiteró y, agregó: "Estos para quienes debaten la cuestión del estado mínimo. Nosotros decimos el estado eficiente, que esté presente en la seguridad, salud y educación pública"

Luego, haciendo una increíble comparación entre los narcotraficantes y el pueblo Mapuche, Morales afirmó:

El país está patas para arriba cuando la inseguridad y el narcotráfico andan a sus anchas; cuando un grupo de delincuentes, en nombre de la comunidad mapuche, comete el peor de todos los delitos, el de sedición; cuando cambian las reglas de juego y le hacen la vida imposible al que quiere emprender y generar trabajo”.

Presencias y ausencias

Uno de los mayores logros de la jornada para Morales fue la foto que consiguió con casi toda la plana mayor de la dirigencia radical.

En el Gran Rex se hicieron presentes el senador Martín Lousteau, el diputado Mario Negri, el intendente de San Isidro Gustavo Posse, el diputado Martín Tetaz, legisladores e intendentes de diversos puntos del país y, dato no menor, la presencia del mendocino Alfredo Cornejo y los gobernadores Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza), entre otros.

Alfredo Cornejo, Rodolfo Suárez, Gustavo Valdés y otros dirigentes radicales.

También estuvieron 18 de los 24 presidentes de comités provinciales radicales, con la notable ausencia del bonaerense Maxmiliano Abad, quien impulsa la candidatura del otro postulante boina blanca para la presidencia: Facundo Manes, quien tampoco se hizo presente en el acto.

Manes compite abiertamente con Morales por el Sillón de Rivadavia, y ahora coquetea con Patricia Bullrich, la titular del PRO por una posible fórmula conjunta.

Entre los presentes también se destacó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, cuya presencia contrastó con la ausencia total de referentes del PRO. Ni siquiera Horacio Rodríguez Larreta -de buen vínculo con el jujeño- se acercó al teatro.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }