14.2 C
Bahía Blanca
lunes, mayo 20, 2024

El GAFI advirtió que la ley ómnibus transformará al país en un refugio para el lavado de activos

El GAFI (Grupo de acción Financiera Internacional) indicó que el régimen de grandes inversores impulsado por Javier Milei a través de la ley ómnibus convertirá a Argentina en un paraíso para las organizaciones criminales que busquen lavar activos.

En vísperas del tratamiento de la nueva versión de la ley ómnibus en la Cámara de Diputados la máxima autoridad financiera internacional contra el lavado expresó su preocupación por el Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI).

Al respecto, el Presidente Javier Milei había asegurado que no le interesaba el origen de los fondos que ingresaran al país. Sin embargo, una mala calificación del GAFI podría afectar tanto al sector público como al privado.

Las objeciones del GAFI

En un borrador de objeciones, la organización expresó que el RIGI "es una puerta de acceso camuflada con visos de legalidad para que capitales" provenientes "del tráfico de estupefacientes, armas y personas entre otros", ingresen "al circuito económico y financiero de la República Argentina sin exigencias reales de licitud de origen y trazabilidad".

"Las fallas de seguridad de la Ley son ostensibles, transformándola en funcional al blanqueo o lavado de capitales, lo que significará transformar a la argentina en una plaza complaciente para la operación de organizaciones criminales de funcionamiento y objeto multidimensional", agrega el documento.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Además, advierte que "no existe en el texto del proyecto ley ningún requisito sólido de acreditación de origen lícito de los fondos o su trazabilidad para evitar un blanqueo o lavado encubierto producto de organizaciones criminales".

"Todos los grandes fondos de flujo ilícito de dinero calificarían para ingresar al registro de incentivo para grandes inversiones", con lo cual "Argentina se transformaría en un nuevo paraíso fiscal para capitales de origen incierto", precisaron.

El GAFI criticó también la intención del Estado de despegarse de las responsabilidades y no incluir el rechazo ante la presunta ilegalidad de los fondos, y advirtió:

"Organizaciones criminales como los cárteles de la droga, las maras, los tratantes de personas y material genético, de armas o terroristas entre otras, entenderían esta vulnerabilidad legislativa como una ventana de oportunidad para invertir o lavar dinero ensangrentado".

"Por los altos montos de ingreso, que contemplan piso sin techo, y ante las menguas explícitas e incomprensibles a la seguridad emergentes del propio texto del proyecto de Ley", continúa el texto, "el mismo importa una maquinación a cielo abierto para procurarse de una fuente de financiamiento segura y constante al cumplimiento de pasivos de deuda externa e interna del país".

Luz verde al lavado de activos

Hasta ahora, el RIGI cuenta con un amplio apoyo de sectores que van desde la oposición colaboracionista hasta algunos gobernadores, aunque los bloques opositores han criticado la flexibilidad del blanqueo.

Sin embargo, en su empeño por avanzar con su plan de dolarización y hondear la bandera libertaria, el Presidente Javier Milei aseguró que no le interesa el origen de las divisas que ingresen.

Durante una de sus entrevistas con Alejandro Fantino, al ser preguntado al respecto, el libertario fue tajante. "Me importa un rábano" el origen de los dólares, enfatizó, y agregó:

"Algunas cosas que los políticos definen como delito para mí no son delito. Sin embargo, emitir dinero sí es delito. Reventarle la cabeza al pagador de impuestos no, eso está bien. Que 50 mil dólares puedan usarlos sin problemas te parece bien. Si quieren, que usen 50 palos verdes, me importa un rábano".

Además, el Presidente aseguró que es necesario crear "condiciones muy flexibles para que puedan blanquear y listo", y aseguró que no le interesaba la postura del GAFI al respecto.

Tras sus dichos, el portavoz presidencial Manuel Adorni debió aclarar que "no vamos a incumplir ninguna norma internacional", "ni vamos a entrar en ninguna cuestión que pueda atentar contra el futuro de la Argentina".

"Sí vamos a hacer todo lo que sea posible para que los argentinos se animen otra vez a invertir", agregó, y señaló en referencia al GAFI que "no tenemos ningún temor de tener conflicto con nada".

La evaluación del GAFI

Es que en marzo una delegación del GAFI examinó la situación del establishment financiero en el país, a partir de la cual decidirá si incluir a Argentina en una lista negra junto a los países más peligrosos del mundo o en una lista gris.

El equipo evaluador es integrado por designados por seis países miembros y elaborará un informe sobre el cumplimiento de las normas financieras a ser publicado en octubre.

En caso de no aprobar, Argentina entrará en conflicto con uno de sus principales aliados -según Milei-, Estados Unidos. El país norteamericano demanda a los países con los que sostiene relaciones cooperación contra el terrorismo y el narcotráfico, así como el dinero de origen ilegal relacionado con ambas actividades.

Justamente fue el enorme flujo en negro de la economía argentina uno de los puntos cuestionados por el organismo en su visita al país, que alimenta futuros blanqueos.

Aunque no apuntó contra los bancos, advirtió sobre la actividad en negro producto de una fuerte evasión impositiva, que no es castigada por el sistema judicial.

Sobre este tema, el asesor externo de Criteria WM SA, Jorge Paternó, comentó que el país tomó medidas para obtener un resultado favorable en la evaluación, que incluyeron la evaluación nacional de riesgos, una ley que incorpora modificaciones en el lavado de activos para incluir nuevos sujetos obligados ante la UIF.

Sogún fuentes cercanas al organismo, el país pasaría el examen con lo justo, pero el nuevo conflicto marcado por el GAFI genera incertidumbre sobre lo que ocurrirá.

Si Argentina no aprueba, verá seriamente afectado su acceso a créditos internacionales, tendrá restricciones para ingresos de capitales de inversores del exterior, y aumentos en los controles de las entidades financieras a las empresas argentinas.

Podría interesarte:
Personas mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }