Comuníquese con nosotros

Derechos Humanos

Escracharon a Walter Tejada, condenado dos veces delitos de lesa humanidad y robo de bebés

El sábado 1° de diciembre se realizó en Bahía Blanca un escrache a Walter Bartolomé Tejada, genocida dos veces condenado por el Poder Judicial, quien actualmente goza del beneficio de la prisión domiciliaria. Según denunciaron desde la agrupación H.I.J.O.S., Tejada utiliza la excusa de realizar visitas al médico para pasear por las calles.

Pasadas las 19 horas, un nutrido grupo de más de 150 personas se congregaron frente al rectorado de la Universidad Nacional del Sur, donde se realizan los juicios por delitos de lesa humanidad en Bahía Blanca. Desde allí marcharon por Av. Colón hasta Plaza Rivadavia, doblando por calle Chiclana y nuevamente en Alsina, para llegar hasta Soler.

Durante el trayecto se entregaron volantes denunciando los crímenes por los cuales fue condenado y su violación del beneficio de la prisión domiciliaria. También se colocaron señales durante el trayecto que hacían público el domicilio de Tejada, en calle Soler 154. 6to B, para alertar a lxs vecinos de la presencia de un peligroso genocida.

Durante el camino sonaron los bombos de Murgueras Organizadas y Murgueres con Memoria, y muchas de las participantes portaban sombreros de brujas, en alusión a los insultos del genocida, que llamó “Brujas de Mierda” a miembros de H.I.JO.S. y una abogada querellante, durante el mismo transcurso de los juicios.

Al llegar al domicilio del asesino se realizó una pintada en la calle, similar a las que realizan para las quinceañeras, pero alertando a lxs vecinos de su convivencia con un peligroso genocida.

También realizaron una intervención las Murgueras Organizadas, así como se realizó una breve representación de la connivencia de sectores del Poder Judicial con quienes secuestraron, torturaron, violaron, asesinaron y apropiaron bebés durante la última dictadura cívico-militar.

¿Quién es el genocida Walter Bartolomé Tejada?

Sobre el final del escrache se leyó un documento (audio adjunto) que da cuenta de por qué se realizó y quién es Tejada. El texto explica que fue condenado en la sentencias de las Causas Bayón (septiembre de 2012) y González Chipont (Octubre de 2017) por delitos de humanidad y genocidio, además de encontrarse actualmente imputado en dos causas de las cuales aún no se ha substanciado el juicio.

Además de haber sido condenado por secuestros, torturas, violaciones, desaparición forzada y homicidios, Tejada fue condenado por el robo de los dos bebés de la parejas de Graciela Alicia Romero y Raúl Metz, y de Graciela Izurieta y Ricardo Garralda, quienes nacieron en “La Escuelita” y fueron apropiados. Al día de hoy, ambos bebés y sus madres continúan desaparecidos. También fue condenado por casos como los secuestros de los chicos de la ENET de calle Azara, los fusilamientos de calle Fitz Roy, la masacre de calle Catriel, entre otros.

Walter Bartolomé Tejada cumplió funciones como jefe de División en el Departamento II Inteligencia del Comando V Cuerpo de Ejército hasta 1979 y allí fue designado Secretario General del V Cuerpo de Ejército hasta diciembre de 1980. Era el segundo al mando del departamento, por debajo del Coronel Aldo Mario Álvarez, y como tal, se trató de la cabeza de toda estructura de inteligencia del aparato criminal.

El mayor torturador de la Escuelita, Julián “el Laucha” Corres, declaro en indagatoria que Tejada era el superior directo del cual recibía órdenes desde el Departamento de Inteligencia II. Añadió que Tejada en persona, acompañaba a los médicos del hospital militar a revisar los secuestrados y era quien avisaba por teléfono a la guardia de “La Escuelita” si se acercaba algún auto sospechoso por el camino de la carrindanga en dirección a al Centro Clandestino.

En los juicios se demostró que Tejada fue responsable desde el inicio del secuestro de las víctimas, independientemente del posterior traslado, y que tenía plena responsabilidad sobre el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio “La Escuelita” y todo lo que allí sucedió. Como si fuera poco, testimonios de sobrevivientes dieron cuenta de su presencia física en los lugares de secuestro.

El poder judicial condenó a Tejada por la totalidad de víctimas desaparecidas, asesinadas y sobrevivientes que pasaron por allí. Sin embargo, él  declaro que solo se ocupó de la inminente guerra con Chile por el canal de Beagle, situación que tuvo relevancia recién en 1978. Además dijo desconocer los Centros Clandestinos de torturas y desaparición, y que no sabía que existía “La Escuelita”.

En 2015, gracias a la intervención del Juez Ramos Padilla, se le encontró a Tejada y a otros 5 genocidas, armas de fuego en sus domicilios. Curiosamente, no tenía credencial de legítimo usuario y estaba inhabilitado por el R.E.N.A.R. desde el año 2013.

Lxs H.IJ.O.S. y el sentido de los escraches

En otro tramo del documento, desde la agrupación explican que “las y los H.I.JO.S. comenzamos a realizar escraches en los años noventas, cuando los genocidas fueron puestos en libertad gracias a las leyes de Impunidad”. Continúan explicando que “este método de participación social -por el cual alertábamos en el barrio que eran vecinxs de un asesino de la última dictadura cívico militar- se utilizaba en un contexto de impunidad, donde no existía la posibilidad de justicia.

Explican además que “el lema era: ‘Si no hay Justicia, hay escrache'” y que hoy ” debemos seguir alertando la impunidad que significa que el Poder Judicial les otorgue a genocidas comprobados, juzgados y condenados, la posibilidad que estén en sus casas sin ningún tipo de control”, situación que denuncian que ha sido “legitimada por el gobierno de Cambiemos“.

 

 

 

Bahiense, Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional del Sur (2006). Director del portal El Ágora Punto Digital

Arriba