Comuníquese con nosotros
declaración de Carlos Stornelli

Nacionales

La declaración de Carlos Stornelli ante Alejo Ramos Padilla en la causa de espionaje ilegal

Carlos Stornelli finalmente cesó en su actitud de rebeldía y asistió al llamado a indagatoria en el juzgado Federal de Dolores. Durante más de diez horas declaró ante Alejo Ramos Padilla. En su declaración habría presentado a Marcelo D’Alessio como alguien que construyó una fábula verosímil, y complicado al periodista Daniel Santoro, al ponerlo como el vínculo necesario entre ambos. 

En una nota de Ámbito se presentan los lineamientos generales de lo que sería la declaracíón de Stornelli y algunos textuales en el marco de la indagatoria por la imputación de ocho delitos englobados en espionaje ilegal y extorsión.

Inicialmente, el caso estalló en los medios inicialmente cuando Pedro Etchebest denució al fiscla por extorsión a través del abogado trucho, Marcelo D’Alessio. Presentando pruebas verídicas, demostró como D’Alessio le pidió 500 mil dólares para no ser imputado y detenido en el marco de la Causa Cuadernos, de la que Stornelli es fiscal.

Los tres fueron registrados audiovisualmente en el balneario CR de Pinamar, en el marco de una reunión para acordar detalles de la absolución onerosa. 

Marcelo D’Alessio y una supuesta operación contra Stornelli

“Conocí a Marcelo D’Alessio el día 5 de noviembre de 2018. Recuerdo esa fecha no por memorioso sino porque ese fue el día que concurrió a la Fiscalía a prestar su testimonio en la causa gas licuado” manifestó el fiscal de las fotocopias.

Además, Stornelli precisó que Santoro lo presentó como alguien “tenía muy buenos datos y que tenía alguna vinculación o creía que tenía alguna vinculación con la Embajada de EEUU y/o con alguna de sus agencias” pero que “No lo recibí como agente de ninguna clase de agencia o nada que tenga que ver con ello, si bien él mencionó que trabajaba para la Embajada de EEUU o que la embajada le pagaba un sueldo”

Además, manifestó que “Hacía menciones equívocas y confusas acerca de diversas agencias de ese Gobierno. Reitero, que no fue ni por ese motivo ni en ese carácter que fue recibido” dando a entender que era un charlatán o vendehumo.

Esta última caracterización de D’Alessio se refuerza en otro pasaje donde explícitamente lo describe:

“Para caracterizar un poco la personalidad que desde el inicio se avizoraba, que podríamos calificar al menos como charlatán y exagerador, a poco de ingresar a mi despacho y entablar la conversación inicial, me mostró, señalándola con el dedo, una marca circular que posee o poseía en su mejilla izquierda, diciéndome que en un “operativo”, no sé si en Afganistán o Mongolia, había recibido un balazo de grueso calibre que le había “volado” el maxilar superior izquierdo y parte de su rostro, y que eso había sido reconstruido. Levantó su labio para mostrarme la dentadura y fácilmente podía advertirse que la dentadura era la suya y no se advertía ninguna cicatriz”.

Además lo describió recordando que “ya desde el inicio se mostraba en demasía cordial, obsecuente, hablador, mencionando numerosas personas, algunas de ellas amigos mías, diciéndose amigo de ellas”.

Daniel Santoro, el vínculo entre Stornelli y D’Alessio

Un dato importante es que Stornelli habría señalado a Daniel Santoro como el vínculo a través del cual conoció a Marcelo D’Alessio:

“Me fue introducido por el periodista Daniel Santoro a quien conozco y respeto por su vasta trayectoria periodística desde hace más de un cuarto de siglo, por teléfono, pidiéndome que reciba a una persona que tenía información sobre ENARSA y cuestiones relativas al gas licuado, describiéndola al efecto como una persona de su confianza, que era su fuente, que nunca le había fallado y creo recordar que me dijo que le había hecho una entrevista en un libro”.

Recalcando que D’Alessio se mostraba confianzudo y empeñado en contar cosas poco creíbles, Stornelli cuenta que “luego de una conversación cordial y en el mismo tenor de cuestiones que ya desde el inicio parecían como de fábula, me comentó acerca del motivo de su visita, que él había sido funcionario de ENARSA, creo que entre los años 2011 y unos meses del 2016, y relató, sin que le prestara demasiada atención, acerca de los hechos de los cuales él tendría conocimiento, luego de lo cual fue derivado con dos de los Secretarios de la Fiscalía para que se consigne en un acta lo que quería manifestar”.

Los chat y mensajes entre Marcelo D’Alessio y Carlos Stornelli

“A partir de ese día y aprovechando el contacto, dado que (lo que ahora entiendo un error) habíamos intercambiado teléfonos, comenzó a enviarme mensajes cordiales que básicamente consistían en cadenas, fotos de “operativos”, comentarios triviales de interés general, muchos de las cuales eran lo que se llaman virales o reenviados. No recuerdo con exactitud su contenido dado que son cosas que voy borrando sistemáticamente” cuenta Stornelli.

“Hasta ahí nada diferente a los más de mil contactos telefónicos que tengo, con muchos de los cuales me comunico por la aplicación whatsapp y otros que después de tantos años de fiscal me envían constantemente gran cantidad de comentarios, audios, archivos. La gran mayoría de ellos no son leídos o vistos en su totalidad por falta de tiempo, peso de archivo, falta de interés, etcétera” se explayó.

Sin embargo, en relación a los mensajes que se encontraron en el celular de D’Alessio tras el allanamiento, Stornelli señaló:

“No reconozco ni valido los mensajes y/o conversaciones técnicamente obtenidas del equipo celular –o equipos celulares o informáticos- de D´Alessio. No me consta que sean ciertos, muchos de ellos sencillamente no los recuerdo, otros me resultan extraños y algunos pocos, y solo en sus generalidades, puedo recordar y reconocer que hayan existido entre él y mi persona”.

Pedro Etchebest y la reunión en Pinamar

Ya en relación al encuentro que mantuvo con D’Alessio y Etchebest en Pinamar, Stornelli habría declarado: “Cercano al fin de año pasado yo estaba con un gran cansancio por la intensidad del trabajo. No recuerdo si escribió o llamó diciendo que estaba en el extranjero, que tenía una información importante que podría contribuir a establecer “la ruta del dinero” (sic) y que me la quería aportar”.

“Yo le comenté que estaba yéndome de vacaciones y me sugirió que él iba para la costa, que si yo quería podía pasar a verme y comentarme sobre esa información. No le di demasiada importancia dado que era un hombre extremadamente locuaz y tal vez fantasioso, no dándole entidad hasta tanto supiera de qué se trataba”.

“El día 5 o el 6 de enero me escribió que salía para la costa, me preguntó mi dirección, no se la di, me dijo que venía con una camioneta nueva que era increíble -habíamos hablado bastante sobre automóviles- que me dijo que quería que la probase a lo que le respondí que me podía encontrar en el parador del Balneario donde yo concurría”.

“Debo aclarar que es frecuente y más estando de vacaciones y en un lugar público, que yo hable con gente desconocida que se me acerca, muchas veces a decirme tal o cual cosa, para saludarme o intercambiar algunas palabras de cortesía. Es decir, no es infrecuente verme conversando con gente que conozco o que no conozco, incluso compartiendo un café ocasional”.

Stornelli desconoció Pedro Etchebest, su primer denunciante

Finalmente, una de las claves de la declaración de Stornelli sería desconocer a Pedro Etchebest:

“Quiero ser preciso en que jamás el sujeto en cuestión me fue presentado como Pedro Etchebest, ni conocía quién era, ni tampoco lo había oído nombrar antes de que el inicio de esta causa tomara estado público, ni por el propio D´Alessio ni por ninguna otra persona. Debo añadir que en ese momento tampoco presté atención a su cara y fisonomía, por lo que aún hoy no puedo afirmar que se tratase de quien más tarde, ya en los medios, se presentó como a Pedro Etchebest”.

Según Stornelli, los mensajes en que D’Alessio se jactaba de haberle conseguido una reunión con Stornelli para “arreglar”, son la muestra la supuesta connivencia entre ambos:

“Consta una supuesta interlocución entre ambos que referiría, preguntando D´Alessio, “¿Cuánto estuve? Tres Horas?”, respondiendo Estchebest“ Y…no, cuatro horas”, alocución que según el citado auto de mérito haría referencia a dicha reunión”.

Según Stornelli, esto “demuestra el grado de connivencia con el que ambos, supuesto “extorsionador” y “extorsionado”, actuaron, incluso grabando y filmando arteramente y por fuera del contexto real”.

Según lo que narra Ámbito, Carlos Stornelli da a entender que Daniel Santoro es quien le presenta a Marcelo D’Alessio, aduciendo que tenía buenas fuentes. El fiscal de Comodoro Py contó que lo percibió  como un vendehumo pero que en el fondo le armó una operación que se consumo en la reunión junto a Etchebest en Pinamar.

Bahiense, Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional del Sur (2006). Director del portal El Ágora Punto Digital

Comentarios
Arriba