10.9 C
Bahía Blanca
viernes, abril 12, 2024

Atentado a CFK: Vuelven a amenazar a Cristina, imponen el secreto de sumario y una nueva detenida en la causa

La jueza María Eugenia Capuchetti volvió a imponer este lunes el secreto de sumario en la causa por el intento de magnicidio contra CFK, luego de que se accediera completamente al contenido del celular de Brenda Uliarte, la novia del agresor Fernando Sabag Montiel. Allí habría pruebas de un intento anterior para asesinar a la vicepresidenta. Además, se complica la situación de Ximena de Tezanos Pinto, vecina de Cristina, quien subalquila su departamento a una abogada del grupo Revolución Federal.

Este lunes, 11 días después del atentado, la vicepresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, fue amenazada de muerte a través de un llamado al 911 realizado desde la ciudad de La Plata.

"Es un mensaje, pero ninguna cosa debe minimizarse, porque sino uno después se arrepiente de las cosas que debería haber hecho. Todo es importante. Dimos traslados al jefe de la policía para que se ocupara de los dos pasos. El primero es hacer una evaluación acerca de aumentar la custodia de la vicepresidenta. El segundo es hacer un seguimiento del caso para dar con los responsables", afirmó el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Los chats que prueban los intentos anteriores

En el marco de la investigación sobre el atentado a Cristina Kirchner se conoció este lunes que hubo otros intentos de asesinato a la vicepresidenta a partir de pruebas que surgen de las conversaciones entre el tirador, Fernando Sabag Montiel, y su supuesta novia Brenda Uliarte, también detenida por la causa.

Un mensaje de Sabag Montiel a Uliarte deja constancia de esa intención durante la tarde del sábado 27 de agosto:

"No, no es que se de cuenta, el tema es que hay una cámara de C5N y hay poca gente y se está yendo. El momento es ése, ahora ya es tarde. Son las 12 y ella salió a esa hora, o sea el escenario era con ella porque la habrán seguido ¿Entendes? Después vamos a ver en la tele a ver qué pasó porque cuando ella se metió, la siguieron y ahí tendría que haber sido".

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

La comunicación entre Uliarte y Sabag Montiel puso en evidencia la planificación y el trabajo de inteligencia previo que llevaron adelante ambos detenidos, antes del intento de magnicidio sucedido luego de las 21 horas del 1° de septiembre.

En la noche del sábado 27, Cristina habló desde un escenario montado en la esquina de Uruguay y Juncal. Allí le pidió a la gente "que vayamos a descansar porque ha sido un largo día" luego de la represión de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

Uno de los mensajes que Sabag Montiel le envió a Uliarte, incluyó un momento en el que se acercó al gobernador de la provincia de Buenos Aires:

"Le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió en un Toyota Ettios. Se fue, un quilombo". Y luego le hizo una aclaración a su pareja: "No, ya se metió adentro. Y el escenario lo sacaron. Ella está arriba, pero no creo que salga. Ya fue, dejá. Voy para allá, no traigas nada".

En este marco de la investigación, la jueza federal María Eugenia Capuchetti volvió a imponer ayer el secreto de sumario en la causa, luego de que se incorporara al expediente como prueba clave el contenido del celular de Brenda Uliarte.

En el celular Xioami Note 9 de Uliarte se encontraron frases como "tenemos que generar hechos, no protestas" y "basta de andar puteando, hay que tirar molotov en la Rosada".

Además, en el teléfono de Uliarte los investigadores encontraron chats con una amiga de la detenida, de apellido Díaz, quien fue detenida este lunes por la noche, luego de que la jueza impusiera el secreto de sumario. Se sospecha que Diaz podría estar vinculada al atentado.

La aparición de estos nuevos elementos en el expediente podría alterar los planes del juzgado, que durante el fin de semana trabajaba en los autos de procesamientos de Uliarte y de Sabag Montiel.

Por estas horas, todas las partes involucradas en la causa se preguntaban si la jueza Capuchetti avanzaría con los procesamientos para luego continuar con la investigación de las nuevas pruebas o si ampliaría las indagatorias de los imputados para exhibirles el nuevo material probatorio.

Los vínculos de Tezanos Pinto con Revolución Federal

Durante el fin de semana se supo que Ximena de Tezanos Pinto, la famosa vecina que vive en el piso de arriba del departamento de CFK, tuvo en su departamento a dos miembros de grupos de odio: Leonardo Sosa (de Revolución Federal) y Gastón Guerra de nación (del subgrupo "Nación de Despojados").

Este lunes se supo además que Tezanos Pinto le subalquila desde hace tres meses (el mismo tiempo de existencia de Revolución Federal) una habitación de su departamento a la abogada Gladys Egui, quien defiende a Guerra en la causa que se inició por daños al auto de Sergio Massa y amenazas, por denuncia del periodista Lautaro Maislín.

Por su parte, Leonardo Sosa fue uno de los integrantes de una patota que el día del alegato del fiscal Luciani fue a provocar a la esquina de Juncal y Uruguay, con manifestaciones contra la vicepresidenta.

Como era previsible, terminaron enfrentados a la militancia que venía haciendo vigilia en esa esquina, en apoyo a CFK. Tras la escaramuza y ser identificado como el agresor que arrojó una botella, Sosa terminó detenido y con una causa abierta por resistencia a la autoridad. Su abogada defensora también es Gladys Hegui. De allí la presencia de Sosa y Guerra en el departamento de Tezanos Pinto.

Este lunes, en diálogo con C5N, la vecina de la Vicepresidenta le quitó importancia al asunto y dijo estar "a disposición de la Justicia", antes de aclarar que no están "imputados ni están interesados", en cuanto a los investigadores, en que declare.

Al ser consulta sobre si se arrepiente de haberlos hecho ingresar a su casa, Tezanos Pinto remarcó: "No, porque no creo que ellos hayan tenido nada que ver y no creo que hayan venido acá para planificar ningún atentado contra Cristina Fernández de Kirchner".

Sin embargo, Gastón Guerra tuvo diversas expresiones violentas que podrían complicarlo. Se conoció una reunión pública de miembros de Revolución Federal y de Nación de Despojadosa través de un Twitter Space titulado “¿Y si nos volvemos montoneros?”.

El administrador del Twitter Space fue Jonathan Morel, de 23 años, miembro de Revolución Federal. La usuaria Libertad #SOSCuba, al día siguiente del alegato del fiscal Diego Luciani, dijo haber estado en Comodoro Py y frente a la casa de CFK. “Se vienen tiempos violentos y hay que actuar”, arengó.

Según el portal El Cohete a La Luna, la usuaria contó que mantuvo un diálogo con la esposa de un militar retirado y como conclusión de esa conversación comentó alegremente: "Esto se resuelve con sangre. Si este gobierno llega a tener un muerto o dos muertos, se cae”.

Sabrina Basile, la hija del ex futbolista y entrenador Alfo "Coco" Basile, famosa por negar que su madre murió de Covid-19 pese al diagnóstico y certificación de la ciencia, dijo en el chat de Revolución Federal según la misma versión que “hay que hacerles frente porque a esta gente son como neo-montoneros" por lo cual se debe "salir a la calle y que pase lo que pase”.

Morel, en ese mismo intercambio, mete leña: “Hay que matarlos, ma-tar-los”. Un usuario del chat en vivo le cuestiona a Morel: "no hay que matarlos porque estos tipos lo que quieren ahora es otro Kosteki Santillán, que terminaron teniendo el nombre de una estación de subte".

El remate lo mete Gastón Guerra, el joven violento que defiende la abogada que le alquila una habitación a la vecina de Cristina. “Si no quieren eso, no mates dos, matá 100”, afirmó.

La vecina de CFK también tiene otro vínculo, esta vez con la llamada "Banda de los Copitos", y también a través de una propiedad. El amigo de Sabag Montiel, -que en una entrevista en Telefe lamentó que haya fallado el tiro dirigido a la vicepresidenta y que investiga el atentado-, viviría en un departamento de Colegiales, que era propiedad de Alicia Tezano Pintos, tía de Ximena.

La familia de Tezanos Pinto y Stornelli

Ximena Tezanos Pinto tiene cuatro hijos. Uno de ellos es Alfredo Kenny, quien según se puede rastrear en sus redes sociales, mantiene a su vez vínculos con los hijos de Stornelli que fueron agentes en la AFI macrista. En la foto de portada de Mateo Stornelli, de hecho, se individualiza a Alfredo Kenny, por lo cual es posible deducir que existe entre ambos una relación cercana, al menos, desde el año 2018.

Tanto Julián Stornelli como Mateo Stornelli habían sido miembros de la Agencia Federal de Inteligencia durante la gestión del gobierno de Mauricio Macri.

Julián se desempeñó en el área de la Dirección de Jurídicos. Mateo, mientras tanto, trabajaba en la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco), que se ocupa de la pinchadura de teléfonos, y funciona bajo la órbita de la Corte Suprema de Justicia.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }