24.6 C
Bahía Blanca
domingo, enero 29, 2023

Atentado contra CFK: chats que incriminan a Carrizo y Revolución Federal en la mira de la justicia

Las últimas noticias

El grupo que intentó asesinar a CFK tenía una segunda pistola preparada para cometer el magnicidio que finalmente no se utilizó. El arma pertenecía a Nicolás Carrizo, cuarto detenido e imputado en la causa, cuya situación se complicó aún más a raíz de nuevos chats que prueban su rol en la planificación del crimen. Además investigarán al grupo de odio «Revolución Federal» por sus posibles vínculos con el atentado.

Los chats de Carrizo

Nicolás Gabriel Carrizo -supuesto jefe del emprendimiento de algodones de azúcar donde trabajaba Brenda Uliarte, pareja de Fernando Sabag Montiel– permanece detenido luego de que la jueza federal María Eugenia Capuchetti rechazó el pedido de excarcelación tras considerar que la liberación del imputado podía poner en riesgo la investigación, tal como habían opinado el fiscal Carlos Rívolo y la querella que encabeza José Manuel Ubeira.

Carrizo, detenido desde el último miércoles, está acusado de haber participado, junto con, cuanto menos, Sabag Montiel, Uliarte y Agustina Mariel Díaz, en la planificación del intento premeditado de asesinar a Cristina Fernández de Kirchner.

Carrizo negó ante la jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo su rol en el atentado pese a la contundencia de la prueba que le mostraron, en especial conversaciones donde dice: «Esto estaba planificado para dentro de una semana, hizo todo mal. Es un pelotudo«, en alusión a Sabag Montiel, que llevó una pistola Bersa calibre 32 apta para disparar con cinco balas pero ninguna de las cuales ingresó a la recámara.

«Estamos decididos a matarla a la puta esa«; «Cristina tiene miedo, salió mal pero tiene miedo«; «Mi amigo estuvo a un segundo de convertirse en héroe nacional Andrea… Estuvo muy cerca, falló el arma, no lo entiendo andaba bien«, son otras de las frases que aparecen en los chats de Carrizo. Para defenderse argumentó que eran supuestas conversaciones en broma que tenía con su hermanastra.

De los chats surge también que Carrizo había aportado un segundo arma a la organización del evento, además de la Bersa utilizada. Se trataría de una pistola «calibre .22 corto, la cual finalmente no fue la empleada para concretar el delito planificado«, dice textual la imputación de Carrizo.

Cuando se entera de la detención de Sabag Montiel, el 1 de septiembre por la noche, mantiene la siguiente conversación con su hermanastra Andrea:

  • – Nicolás Gabriel Carrizo: Andrea, el arma es mía.
  • – Andrea: No está a tu nombre Gaby.
  • – Carrizo: No, pero aparecen mis huellas.
  • – Andrea: Gaby no quedan tus huellas. No te comas la cabeza. Tiene la huella del otro chabón.
  • – Carrizo: Esto estaba planificado para dentro de una semana. Hizo todo mal. Es un pelotudo.
  • – Carrizo: Estamos decididos a matarla a la puta esa.
  • – Andrea: Pensá en tu hermano Gaby.
  • – Carrizo: Cristina tiene miedo, salió mal pero tiene miedo.
  • – Andrea: Pensá en Facu.
  • – Carrizo: Mi amigo estuvo a un segundo de convertirse en héroe nacional Andrea… Estuvo muy cercaaa. Fallo el arma. No lo entiendo, andaba bien.

En otra conversación Carrizo dice:

«Mira no se si es una buena noticia pero el arma con la que intento ponerla no es la mía, yo le di un 22 corto… recién hable con la novia (Brenda Uliarte) y la tiene ella así que mañana la vamos a ocultar y vamos a ir a Crónica a hablar».

El 2 de septiembre a la madrugada Carrizo y Brenda coincidirían en Barracas, donde él tenía un galpón donde solía juntarse el grupo. La geolocalización de los celulares muestran esa coincidencia. Todo indica que allí descartaron el arma en cuestión.

Carrizo se hizo conocido el día después del atentado fallido cuando se presentó con Uliarte y los supuestos vendedores de copos de azúcar en una entrevista que juntos concedieron al noticiero de Telefé –luego de que supuestamente Crónica TV les rechazara la entrevista-, donde aseguraron que estaban recibiendo amenazas y que no tenían nada que ver con lo sucedido.

Nicolás Gabriel Carrizo junto a Brenda Uliarte en la entrevista que brindaron a Telefé después del atentado y antes de sus detenciones.

Increíblemente, durante su indagatoria, Carrizo intentó desentenderse del atentado y de los chats que lo incriminan, afirmando que se se trató solo de una broma:

«Le estaba haciendo una joda a mi hermanastra, voy a parecer un gil, le estaba haciendo creer que era parte de esto, no fue real, no estaba vinculado con Brenda ni con Nando y ahora entiendo por qué estuve en el calabozo, por esa mierda que dije, les juro que fue mentira. Me la mandé hacer con esa joda, yo siempre jodo así. Yo les quiero decir que si voy preso por una pelotudez, es que me pego un tiro, yo nunca pensé que esto iba a terminar vinculándome».

Al hermanastro le dijo algo similar, y era porque quería «hacer show, no era en serio, no existe esa arma, no hay nada«. Ahí se largó a llorar. Le mostraron el arma Bersa y dijo que sólo la había visto por televisión. Carrizo podría ser procesado junto a Sabag Montiel y Uliarte por delitos que pueden llevar a penas de 15 a 18 años de prisión.

Carrizo asegura que su único ingreso es por la venta de algodón de azúcar. La máquina secuestrada -para la fabricación de los mismos- de su domicilio está deteriorada, no parece tener mucha utilidad.

La sospecha es que los copos eran una pantalla y, de hecho, aparecen los días previos al intento de magnicidio en la zona de Uruguay y Juncal, cerca del domicilio de CFK.

Aún está en investigación la pista de posibles formas de financiamiento de un hecho que muestra la participación de personajes con características de marginales, pero con un plan, con un estudio previo del lugar y la intención de alquilar un departamento allí en Recoleta para tener buena visión, una operación que requería de al menos 500 mil pesos para los anticipos, depósitos e inmobiliaria.

Además se estudian sus vínculos con grupos de ultraderecha como Revolución Federal, entre otros.

Investigarán a Revolución Federal

Carrizo y «los Copitos» no son los únicos señalados por la Justicia en la investigación por el intento de magnicidio. Muchas miradas apuntan también al grupo extremista «Revolución Federal» (RF), que busca por todos los medios desligarse del atentado.

El portavoz de la organización, Jonathan Morel, intentó desvincularse este domingo de los acusados; también dijo que votó a Mauricio Macri porque es «antikirchnerista«, pero que el expresidente lo «desilusionó muchísimo», y contó que ahora le «gusta mucho» el diputado «libertario» Javier Milei.

En declaraciones a TN, Morel, dijo que a Brenda Uliarte no la vio «jamás» (a pesar de que hay fotos de ella participando en la marcha con antorchas que RF organizó frente a la Casa Rosada).

El posteo de Uliarte de Instagram en la protesta con antorchas de Revolución Federal, el 18 de agosto.

Morel intentó moderar las expresiones de su agrupación, pero especuló que «si le quisieron reventar la cabeza a Cristina Fernández de Kirchner no es por mi culpa sino por lo que generó ella en los otros«.

Seguidamente, dijo que «es una locura que una persona piense en matar a un político» y se calificó como «una persona que por momentos se enoja pero no significa que vaya a matar a nadie«.

Admitió que estuvo cerca de la casa de la Vicepresidenta «el día de los alegatos» del juicio por la causa Vialidad «un ratito con un grupo de personas manifestándose» porque «el kirchnerismo me robó todo«, justificó.

En otro tramo de la entrevista Morel blanqueó sus simpatías políticas:

«Yo voté a (Mauricio) Macri porque soy antikirchnerista, pero Macri me desilusionó muchísimo. Hoy hay muchos jóvenes que salen a militar a (Javier) Milei, hay que darles una chance a estos tipos, un voto de confianza. Me gusta mucho Milei, como habla, es sincero, cuando en la política no hay sinceridad».

En tanto, el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi remitió a su colega Capuchetti una causa iniciada a partir de una denuncia contra esa agrupación para que la anexe a la investigación del ataque a la Vicepresidenta fin de que establezca si hay relación entre los hechos y los protagonistas de ambos expedientes.

«Hay elementos suficientes para investigar una vinculación de la agrupación Revolución Federal con el ataque a la vicepresidenta«, según consideró Martínez de Giorgi.

Por otra parte, Morel sumó otra denuncia este domingo de parte de la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), Victoria Donda, por haber recibido «amenazas» y «mensajes de odio» por parte de Morel.

«Jonathan Morel dice que no es violento pero me amenazó de muerte el 25/08, días antes del intento de magnicidio contra (la vicepresidenta) Cristina Fernández de Kirchner», señaló Donda en su cuenta de Twitter.

«Donda, vas a tener el mismo destino que tus viejos, hija de puta. Le vas a ir a tocar timbre a San Pedro, Donda, la concha tuya«, dice Morel en un video grabado durante una manifestación el 25 de agosto en la puerta de la residencia presidencial de Olivos.

Revolución Federal comprometió a la vecina de Cristina

El periodista Juan Amorín reveló un audio de una conversación de Twitter donde referentes de la agrupación nombran a Ximena de Tezanos Pinto, vecina de CFK como una referente y un ejemplo a seguir en cuanto a la organización de un movimiento.

«Fíjense ustedes que inteligente la movida que está armando Ximena Tezanos Pinto, la vecina de Cristina. Ella está trabajando, armando un movimiento inteligentemente. ¿Por qué no armamos un movimiento?, expresa uno de los referentes de Revolución Federal.

El audio toma otra dimensión al conocerse que la vecina de Cristina tenía relación con distintos integrantes de Revolución Federal, ya que la abogada de miembros de la organización subalquila una habitación de su departamento desde hace 3 o 4 meses, mismo tiempo desde la creación de la agrupación.

Podría interesarte:

Latest Posts