Alberto visitó a Milagro Sala, pero insistió en que no habrá indulto

La dirigente social Milagro Sala recibió la visita de Alberto Fernández, quien suspendió otras actividades para ir a la clínica donde está internada en Jujuy por un cuadro de trombosis venosa profunda y donde el gobernador radical Gerardo Morales le mandó policías para que la rodearan. Los efectos de la visita del presidente: la carta de Morales y la explicación de por qué no la indultará.

Fernández y Morales conversaron sobre el hostigamiento judicial, político y mediático que vive la dirigente, así como sobre su situación de prisión preventiva sostenida desde hace siete años contra todas las normas. Hubo menciones a la dificultad del otorgamiento de un indulto desde el Poder Ejecutivo. También ella le pidió la intervención del Partido Justicialista jujeño que sostiene una alianza con el gobernador.

“Les pido a los jueces de Jujuy que dejen de lado las teorías y doctrinas que se difundieron en los años del gobierno anterior y que contradicen al esencia del Estado de Derecho. Le pido también a la Corte Suprema que hace más de dos años tiene la sentencia contra Milagro Sala para su análisis que por favor se aboque al tema“, declaró el Presidente.

El expediente contra Sala que está en la Corte es conocido como “Pibes Villeros” y por él recibió una condena a 13 años de prisión, en enero de 2019. Fue juzgada por un tribunal de Jujuy que la consideró responsable de un supuesto desvío de fondos destinados a la construcción de viviendas por parte de cooperativas de la Tupac Amaru y otras organizaciones. Todo fue irregular y denunciado en ese proceso, desde la designación de una de las juezas a dedo hasta la construcción de hechos y la entrega de pruebas dudosas.

Pero estaba presa desde mucho antes: enero de 2016. El disparador había sido una protesta, pero a partir de ahí comenzaron a activarse causas con el propósito de encarcelarla. Fue un caso fundacional de la sistematización del abuso de las prisiones preventivas durante el gobierno de Mauricio Macri.

Marcos Aldazábal, uno de los abogados de Milagro, explicó que “estuvo cuatro años presa por procesos que terminaron cerrándose, uno prescribió y en el otro fue absuelta“. Recordó también que “hay una resolución firme de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que es obligatoria para el Estado argentino y que dice que no puede volver a una cárcel común“, en contra de lo que clama Morales.

La decisión del viaje de Fernández fue manejada con discreción. Llegó cerca de las 12 del miércoles a la clínica Los Lapachos donde aguardaban militantes de la Tupac con parcantas de apoyo a Milagro. Fue con un grupo de funcionarios: la portavoz Gabriela Cerruti, el secretario general Julio Vitobello, el de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, el diputado Eduardo Valdés y el asesor y filósofo Ricardo Forster.

A la noche el Presidente contó en C5N que apenas volvió de Alemania conoció en detalle la situación de Sala y lo movió a ir “una cuestión humanitaria“, además de la intención de poner en evidencia que “allá en el Norte está pasando algo que no puede pasar en una Argentina democrática“. El mandatario recordó que Sala “no tiene una sentencia definitiva”, “lleva siete años de prisión preventiva” y “en un Estado de Derecho eso no es posible“. “Prolongar las prisiones preventivas es una forma de violar los derechos humanos“.

¿Por qué el presidente no indulta a Milagro?

En una conferencia de prensa, el Jefe de Estado explicó por qué no va a utilizar la figura legal del indulto para solucionar la irregular situación judicial de Sala:

Yo no puedo indultar a Milagro Sala, les pido a todos los compañeros y compañeras que piden que la indulte que lean la Constitución. Milagro Sala ha sido juzgada por tribunales provinciales y quien puede indultarla es el gobernador de la provincia“.

No me pidan que haga un gesto político y que ese gesto sea contradecir la Constitución, porque soy un respetuoso de los derechos constitucionales“, subrayó.

La carta de Morales

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, reaccionó en la tarde del miércoles a la visita del presidente a Sala. Lo hizo a través de una carta abierta que publicó en Twitter, en la que cuestiona al jefe de Estado y banaliza el terrorismo de Estado.

Morales decía estar “sorprendido” de que frente a “los graves problemas del país” se hubiera tomado “tiempo de venir a la provincia de Jujuy a visitar a Milagro Sala“, a quien trata de “delincuente” y le adjudica en el propio texto supuestos hechos por los que incluso fue sobreseída, como la golpiza a un militante, y otro que no tienen sentencia firme, como supuestos desvíos de fondos.

Uno de los párrafos finales parece burla: “Reafirmo mi convicción y mis deseos de pronta recuperación para que la señora Milagro Sala siga cumpliendo sus condenas en una cárcel común“.

Además le criticó “que siga haciendo oídos sordos” a los “cientos de víctimas que sufrieron las más aberrantes violaciones de Derechos Humanos durante el reinado de violencia y corupción que ejerció Milagro Sala durante más de 10 años de gobierno paralelo“. Así expuso que, para él, la líder de la Túpac Amaru habría sido peor que el terrorismo de Estado, que en Jujuy tiene como hecho emblemático la Noche del Apagón, el operativo en el que el Ejército secuestro a unas 400 personas en tiempos de la última dictadura cívico-militar.

El abogado Aldazábal señaló en la AM750 que las expresiones de Morales son:

“Una presión absoluta al Poder judicial de Jujuy, que de todos modos es un poder ya controlado y alineado con él, o al menos casi todos su miembros. En Jujuy es imposible siquera hablar de división de poderes“, señaló.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, además, le respondió a Morales en un comunicado donde lo acusa de “tergiversar” y usar “información falsa” para “referirse a la alarmante situación de Milagro Sala“.

“Vuelve a utilizar un relato estigmatizante para atacar a una organización y a una dirigente social que es víctima de una permanente persecución política, judicial y mediática desde 2016. Es falso que Milagro esté condenada por crímenes violentos. Es falso que Milagro haya sido investigada por graves violaciones a los derechos humanos (…) Está privada arbitrariamente de su libertad desde hace casi siete años, perseguida penalmente en una decena de causas sin garantías del debido proceso”.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: