La renegociación con el FMI podría cerrarse esta semana: "Vamos a pagarle para que se vaya de la Argentina"

El Gobierno espera poder cerrar esta semana la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Desde el equipo de campaña del ministro de Economía y precandidato presidencial Sergio Massa esperan que se cierre el acuerdo para dar un anuncio sobre los ingresos como un bono o una suma fija.

«El ancla que nos dejaron»

Faltando menos de un mes para las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el precandidato de Unión por la Patria (UP) afina su estrategia sobre la apuesta de anuncios de gestión, críticas al FMI -y a la oposición- y presencia en el territorio.

En ese sentido, este domingo Massa se mostró con el intendente de Pilar, Federico Achával, y durante la inauguración de un club municipal habló de una de las grandes preocupaciones actuales del electorado: la pérdida de poder adquisitivo del salario.

«La idea de la Argentina del trabajo con un ingreso que alcance nos une. No desconocemos esa realidad y estamos peleando para corregirla«, afirmó.

El oficialismo tendrá hasta el miércoles de esta semana -cuando Massa y su compañero de fórmula, Agustín Rossi, compartirán un acto con la cúpula de la CGT en la sede de Azopardo- para hacer anuncios de gestión, pero no se espera que haya hasta luego de alcanzar un nuevo acuerdo con el FMI, un anuncio sobre los ingresos de los trabajadores, como podría ser un bono o una suma fija.

Massa remarcó que en el gobierno de Cambiemos, presidido por Mauricio Macri «le dejaron a Argentina un ancla«, al referirse a la deuda por 45 mil millones de dólares con el Fondo que «nos hizo perder soberanía«.

«A la Argentina le dejaron un ancla muy complicada que es un acuerdo que hicieron en el 2018 con el FMI que nos hizo perder soberanía y nos hemos planteado un desafío discutir de igual a igual, defendiendo nuestra convicción, nuestra soberanía y el interés de la Argentina«, aclaró el ministro y candidato.

Al enumerar sus puntos programáticos de cara a un eventual gobierno suyo, Massa destacó:

«Aumentar la exportación argentina, defender el trabajo argentino y lograr nuestra propia acumulación de reservas para pagarle al Fondo y que se vayan de Argentina«, afirmó, en la inauguración del Club Municipal Presidente Derqui «Lionel Messi», en el partido de Pilar.

En el mismo acto, Massa habló se refirió sobre otra de las grandes preocupaciones de este año electoral: la baja participación que puede haber en las urnas y el «voto bronca«. Hasta la fecha ya se votó en trece provincias que desdoblaron sus comicios, y hubo entre un 35% y un 40% de ausentismo del padrón electoral.

En Corrientes, un 46% del padrón no se presentó a los cuartos oscuros. En Tierra del Fuego, el voto en blanco salió segundo (21%), detrás del oficialista vencedor, Gustavo Melella. En Córdoba hubo un 5% de voto en blanco, saliendo tercero, tras el oficialismo provincial y Juntos por el Cambio. En Río Negro, el voto en blanco se elevó al 6,7%, y en Jujuy llegó al 8%.

«También sé que es muy difícil convocar a los que se quedan en su casa porque perdieron la confianza en que la política y en que los gobernantes les resolvamos los problemas. Y sé que esa bronca, esa desesperanza, tiene que ver con la idea de que el esfuerzo pareciera no tener premio y porque pareciera que en la Argentina le va bien al vivo y mal al que trabaja«, agregó y dijo que él trabajará para que «al que se esfuerza le vaya bien y para que el vivo pague cuando hace cosas fuera de la ley«.

La campaña de UP no ahorra en fuertes críticas directas a la oposición. El jueves pasado, en un acto que encabezó en San Martín, Massa también habló de acuerdo con el FMI y reveló que, en comunicaciones con autoridades del Fondo, se enteró que líderes de la oposición llamaron al organismo para boicotear las negociaciones.

En esa línea, este domingo el candidato llamó a «defender la Argentina para que aquellos que promueven el odio, que construyen sobre la base de destruir y para los que dicen que hay que implosionar todo, puedan ver que lo que quieren implosionar es la casa de los argentinos«.

«Los quiero invitar a reconstruir y arreglar esa casa porque los que la quieren implosionar se olvidan que muchos van a quedar abajo de los escombros«, subrayó.

Expectativa por el acuerdo

Por otra parte, y tras demorarse casi un mes, el Gobierno espera poder cerrar esta semana el nuevo acuerdo con el FMI, para lo cual se prevé que tanto el equipo técnico del Ministerio de Economía como el propio Massa viajen a Washington esta semana.

Se espera que este lunes por la noche un equipo del Palacio de Hacienda encabezado por el viceministro, Gabriel Rubinstein, y el jefe de asesores, Leonardo Madcur, viaje a la capital estadounidense para redactar por escrito lo acordado hasta ahora en las videoconferencias.

Si todo evoluciona positivamente, Massa viajaría a Washington el próximo viernes al momento de firmar por Argentina ese acuerdo redactado.

Pese a que las negociaciones avanzaban, y se hablaba de una misión inminente a los Estados Unidos, los anuncios del viaje se repetían como así también sus postergaciones.

Lo cierto es que el tiempo se agota. El FMI aceptó posponer para el 31 de julio los vencimientos de todo el mes, por lo que ese día Argentina debería pagar sí o sí unos 2.600 millones de dólares.

Para peor, las reservas netas del Banco Central ya se encuentran en unos 5 mil millones negativas, y no hay mucho margen para una mayor caída.

Además, los funcionarios del Fondo entran en receso durante la primera quincena de agosto. Esto implica que si no hay acuerdo antes de fin de julio, este quedaría probablemente pospuesto para luego de las PASO, cuando el escenario político, según el resultado electoral que consiga Massa, podría ser diferente al actual.

Si la firma del acuerdo escrito se concreta este viernes, quedará solo la otra semana para que el texto sea definitivamente aprobado por el directorio del organismo de crédito.

La negociación con el Fondo, que se había trabado, regresó a sus carriles luego de una conversación telefónica entre Massa y Kristalina Georgieva, la titular del organismo. El ministro suspendió este domingo una visita de campaña a Tecnópolis para hablar con la búlgara.

En esa conversación, Massa habría conseguido que el Fondo aceptara aflojar la exigencia de bajar el déficit fiscal al 1.5% del PBI. El tigrense estaba plantado en un déficit del 1,9% y este era el principal motivo que trababa el acuerdo. Según trascendió, el FMI también habría aceptado que no haya revisiones del acuerdo durante la campaña electoral.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: