Mondino recibió a la representante de Taiwán y pone en crisis el vínculo con China

La canciller argentina Diana Mondino recibió a Miao-hung Hsie, representante comercial de Taiwán en el país, por lo que tensó al máximo el vínculo con China, al tiempo que abrió otra interna en el gobierno de Javier Milei.

En un gesto sin precedentes en la historia diplomática argentina, la Canciller rompió la tradición diplomática y se reunió en el Palacio San Martín con Hsie en una clara provocación que puede afectar sensiblemente -sino quizás de forma terminal- el vínculo con la República Popular China, y de forma consecuente con el acceso a financiamiento del gigante asiático.

El conflicto diplomático China-Taiwán

Sucede que el país gobernado por Xi Jinping reclama la soberanía sobre Taiwán -formalmente denominado «República de China»- y la considera parte de su territorio. Por lo que cualquier acercamiento comercial o diplomático con Taiwan rompe la política de «una sola China«, promovida internacionalmente desde 1971 cuando la ONU reconoció a Beijing como la representación legítima de la nación china ante el mundo.

El conflicto internacional comenzó en 1949, tras el triunfo de la revolución comunista que derivó en la constitución de la República Popular China y derrocó el régimen nacionalista del partido Kuomintang, liderado por Chiang Kai-shek.

Chiang y los nacionalistas escaparon de la China continental y se asentaron en la isla de Taiwán, desde donde intentaron recuperar el control político del país y mantener la representación internacional. Si bien nunca lograron lo primero, mantuvieron el estatus internacional de representantes chinos hasta la resolución 2758 de la ONU que los expulsó para reconocer internacionalmente al gobierno comunista.

La ONU adoptó la política de «una sola China» en conformidad con el principio de integridad territorial de los Estados, con el que, por ejemplo, Argentina defiende la soberanía de Malvinas.

Por ello, el encuentro entre Mondino y la representante taiwanesa representa una «línea roja» que podría enfriar al máximo los vínculos entre Buenos Aires y Beijing. Sobre este punto cabe recordar que, si bien Argentina se abstuvo de votar en 1971 sobre el estatus diplomático chino, desde entonces reconoce a Beijing y no tiene relaciones formales con Taiwan.

El encuentro Mondino-Hsie se suma a una serie de ofensas y desaires del gobierno libertario de Javier Milei hacia China. Sobre este punto cabe resaltar que Milei viene de abandonar los BRICS, bloque en el que el país ingresó gracias a la gestión de Xi Jinping.

Además, días antes de Navidad, el diputado provincial de la Libertad Avanza (LLA), Agustín Romo, fue a recibir 300 panes dulces de Taiwán tras la decisión de Xi Jinping de rechazar la ampliación del Swap de monedas con nuestro país.

El cuerpo diplomático nacional está entre sorprendido y furioso por este nuevo posicionamiento al que califican como «irresponsable y dañino».

¿El regreso de Pinedo?

Esto abre una nueva interna dentro del oficialismo y empuja a los dirigentes más cercanos a Mauricio Macri en el dilema de intervenir. Sucede que dentro del gobierno hay quienes impulsan que Federico Pinedo reemplace a Mondino como Canciller. Sin embargo, la actual canciller todavía tiene el respaldo de Milei.

Lo curioso, es que Mondino tiene en agenda una reunión para finales de esta semana con el embajador de la República Popular China en la Argentina, Wang Wei.

Las actitudes del gobierno de Milei generaron esperanzas en Taiwán y en una entrevista publicada el domingo, la representante comercial dijo:

«Quiero trabajar junto con el nuevo gobierno argentino para fomentar nuestra relación. China siempre presiona a los gobiernos argentinos para que no tengan contacto con Taiwán. Pero, como el gobierno de Javier Milei apoya los valores universales de libertad y democracia, así como el respeto de los derechos humanos y el orden internacional, compartimos un lenguaje común«.

«Tengo esperanza y confianza en que podamos trabajar juntos. Si hay voluntad de las autoridades argentinas, entonces también habrá interés de los inversores taiwaneses por invertir en el país», agregó.

En Cancillería negaron la existencia de la reunión, sin embargo, versiones periodísticas dan cuenta que el gobierno quiso hacerla en secreto pero se filtró por las diferencias internas.

Mondino vs Caputo

Además de cruzar todas las líneas rojas que establece Beijing, el posicionamiento de los libertarios genera fuertes tensiones internas no solo con el cuerpo diplomático, sino entre los ministerios. Puntualmente con el ministro de Economía, Luis «Toto» Caputo.

Cabe recordar que en la reunión que mantuvo el enviado de Xi Jinping el pasado 11 de diciembre en la Casa Rosada, la preocupación de los chinos es la desconexión entre el equipo económico de Caputo y Mondino.

Caputo es partidario de utilizar el swap para pagarle al FMI e incluso fue parte de la gestión de ampliación del financiamiento chino durante la presidencia de Macri, pero choca con el mal disimulado tono anti China de la canciller de Milei.

Con el rechazo de la ampliación del financiamiento chino, Milei tuvo que acudir a un crédito de la CAF, con fuerte influencia del Brasil de Lula da Silva, y ahora enfrenta vencimientos por 57,5 billones de pesos en 2024, una cifra equivalente a los 71 mil millones de dólares.

Ante el fracaso del Bono para la reconstrucción de una Argentina libre (BOPREAL), Caputo busca recuperar su reputación ante el sistema financiero.

Sucede que «Toto» quedó golpeado tras el revés en la colocación del BOPREAL en su primera jugada como funcionario. Y la credibilidad en los mercados es la única cualidad que puede darle sobrevida a un ministro de Economía.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: