Marcelo Ramal: "El derecho a la protesta tiene que existir incluso cuando uno cree que ha resuelto los problemas"

El Ágora en Radio Nacional
El Ágora en Radio Nacional
Marcelo Ramal: "El derecho a la protesta tiene que existir incluso cuando uno cree que ha resuelto los problemas"
Loading
/

El precandidato a Presidente por Política Obrera, Marcelo Ramal, conversó con Juan Ignacio Guarino al aire de El Ágora en Radio Nacional sobre el ataque a los derechos laborales en la campaña, y señaló que «todo esto que le llaman flexibilidad laboral es retroceder al tiempo del trabajo a destajo«.

Por otro lado, celebró la finalización del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner, aunque lamentó que el proyecto exportador de gas «se inscribe en una determinada situación nacional brutalmente condicionada por la carga de la deuda«.

Al inicio de la entrevista, el economista y Exlegislador porteño recordó cómo ocurrió el surgimiento de Política Obrera, espacio que en Bahía Blanca lleva a Emiliano Fabris como precandidato a Intendente.

«En el 2019 me tocó ser parte de una importante crisis en el Partido Obrero«, explicó, en la que «junto con Jorge Altamira y otro millar de militantes fuimos excluidos del partido por haber reclamado actuar como tendencia interna«.

«La concepción de que un militante no podía expresar públicamente sus ideas o sus divergencias en un partido, y mucho más en un partido de izquierda, transforma el partido en una camarilla, en un grupo cerrado», reflexionó.

«Habiendo sido expulsados por la actual dirección del Partido Obrero«, continuó, «pusimos en pie lo que hoy es Política Obrera y con mucho esfuerzo construimos un partido nacional«.

Diferencias con el Partido Obrero

Ramal fue consultado por las acusaciones de filokirchnerismo provenientes de la dirigencia del Partido Obrero. «El periodo en el cual se va desenvolviendo esa crisis interior fue el periodo del derrumbe del gobierno macrista«, analizó Ramal, quien explicó que:

«Nosotros en ese momento consideramos que la agitación del partido y la del propio Frente de Izquierda debía dirigirse enérgicamente en contra del gobierno de Macri«.

En ese contexto, detalló que «la línea que se oponía a eso era más o menos una línea ‘ni macrismo ni kirchnerismo'». Lo que era «para nosotros un abordaje electoral de la crisis, y no político y movilizador».

«Lo que estaba planteado en aquel momento era impulsar una movilización política y una acción directa contra el gobierno, y no una consigna cuyo único valor iba a estar presente un año y medio después, cuando fueran las elecciones», apuntó.

Además, manifestó que «el modo de delimitarse, incluso también del kirchnerismo en aquel momento, era mostrar una acción osada y resuelta contra el gobierno de Macri». Sin embargo remarcó que «la acusación de ‘kirchnerismo’ era completamente absurda» pero «fue en ese momento un etiquetado frontal dirigido a llevar adelante una acusación».

«Nosotros en definitiva lo que reclamamos era el derecho a poder expresar esas posiciones políticas y de un modo público» dentro del espacio, indicó el dirigente, quien opinó que:

«No hacerlo de este modo colocaba en este caso a un partido de izquierda a la derecha de, supongamos, el radicalismo que refleja todo el tiempo disidencias públicas».

Por otro lado, declaró que «lo que se puso de manifiesto en aquel momento fue una impronta conservadora, estrecha, por parte de esa dirección«, que luego «se verificó en el periodo posterior con lo que para nosotros ha sido una adaptación a este juego parlamentario» y, en general, «una falta de orientación y altura política frente a la gran crisis nacional«, completó.

Anarquismo o socialismo

Ramal también cuestionó un «intento de seducción del publico volcado al liberalismo o al libertarianismo» por parte de la actual dirección del Partido Obrero. Algo que, señaló, puede verse «en expresiones del tipo ‘nosotros no defendemos al estado’, ‘nosotros también criticamos cuestiones que tienen que ver con el nacionalismo’«.

Se trata de «posiciones que se han erigido en este tiempo por la derecha liberal» y, para el exlegislador, «también es un abordaje electoral de la situación«. En ese sentido, aclaró que:

«El estado como un aparato especial de coerción debe dejar de existir. En esa transición histórica va a ser necesaria otra forma de estado, no el estado actual, pero sí un estado de trabajadores que lleve adelante las tareas de toda una transición histórica».

«La desaparición del estado inmediata como respuesta a este estado actual es propia del anarquismo, no del socialismo», concluyó.

¿Por qué votar a Política Obrera?

A continuación, Guarino le preguntó por el lugar que ocupa Política Obrera en el escenario político y por las razones por las que considera que los electores deberían elegir esta fuerza de cara a las PASO 2023.

Al respecto, Ramal comenzó apuntando que «en Bahía Blanca está muy presente uno de los rasgos que tiene esta campaña electoral«, que es «la impugnación al derecho laboral«. «Es decir, un empeño por liquidar el derecho del trabajo, que está presente como debate», aclaró.

A la «precarización laboral como el régimen laboral normal y cotidiano«, se le suma la intención de «liquidar el derecho a la protesta, a la huelga«. Sobre el tema, indicó que:

«En Bahía Blanca eso está muy instalado a partir de esta idea de que la docencia debería ser declarada servicio esencial«.

«Emiliano tomó muy fuerte esto«, comentó sobre el docente y precandidato a Intendente Emiliano Fabris. «Yo considero que él debe ser votado en primer lugar como expresión de una perspectiva genuinamente socialista«, señaló, al tiempo que lo caracterizó como un «defensor y abanderado de este derecho esencial de todo trabajador, que es el derecho a expresarse, a movilizarse, a luchar».

Por otro lado, consideró que «nosotros estamos haciendo una defensa muy intensa de este principio democrático«, y recordó que «al tema de Jujuy se agrega el Gobernador salteño Saenz», que «hizo votar en la legislatura de Salta una ley limitante también del derecho a la protesta«.

«Finalmente la Gobernadora Alicia Kirchner en Santa Cruz también está llevando adelante medidas persecutorias a los docentes», agregó, «se le ha cambiado la caratula a una causa que existía sobre docentes que llevaron adelante una movilización frente a la Gobernación».

«Se les colocó una acusación temeraria de tentativa de homicidio cuando simplemente se trató de una marcha«, indicó.

«Alguien puede discutir si un docente quiso entrar a un domicilio o no. De ahí a colocar una tentativa de homicidio es temerario, nadie va a entrar por un conflicto gremial a asesinar a otra persona, a una autoridad. Mucho menos tratándose de gremialistas docentes», opinó.

Contexto

Ramal se refiere a los hechos ocurridos en abril de 2017, cuando la residencia de la Gobernadora de Santa Cruz fue atacada por manifestantes durante una cena familiar. Se encontraban presentes Cristina Kirchner, su nieta de 18 meses, Alicia Kirchner y tres trabajadoras.

Según había denunciado la actual Vicepresidenta a través de un video, «a eso de las 21:15 empezaron a llegar grupos muy violentos y con actitudes corporales muy violentas«. Asimismo, recordó que «las rejas las golpeaban, tiraban piedras, agredían, muy fuerte«.

Además, contó que debieron hacer una barricada con sillones y partes del living sobre la puerta principal para evitar el ingreso de los manifestantes. También consideró que se trató de grupos que «tenían organizado y planificado el ataque«.

Inicialmente, el hecho fue caratulado por la Justicia provincial como «violación de domicilio». Sin embargo, en julio de este año el hecho fue recaratulado como «tentativa de femicidio».

Derecho a la protesta

Más adelante, el precandidato a la Presidencia aludió a «cierta verborragia política» en la campaña, recordando frases de Patricia Bullrich como «a esto le vamos a poner fin, esto conmigo se termina, todo o nada«. «Bueno, es un lenguaje de tipo fascistizante«, comentó.

Además, señaló que ciertos dirigentes de izquierda y gremialistas consideran que «antes de tratar de eliminar el derecho a la protesta, resolvamos las causas que llevan a la protesta«. Aunque aclaró que comparte esta posición, agregó:

«Yo iría un poco más lejos. El derecho a la protesta tiene que existir incluso cuando uno cree que ha resuelto los problemas que llevaron a la protesta«.

Incluso en un gobierno de izquierda, «yo no tengo por qué arrogarme cancelar el derecho al reclamo o a la protesta«, señaló, «debe existir de cualquier manera, aunque yo crea que las cosas se están haciendo de otro modo».

Ataque a los derechos laborales

Por otro lado, observó que «se están discutiendo cosas que son tremendas», como «eliminar la indemnización por despido«. Al respecto, indicó que «el contrato de trabajo es en definitiva el contrato de una sociedad mercantil«.

«Es un contrato de compra y venta, en este caso, de fuerza de trabajo», comentó, al tiempo que agregó que «todo contrato que se cancela tiene un resarcimiento«.

«Pretender que el contrato de trabajo no tenga indemnización es amputarle al trabajador el resarcimiento que en cualquier otro contrato de una sociedad mercantil se reconoce», remarcó.

Por otro lado, explicó que «la parte patronal le traslada al trabajador todas las incertidumbres del proceso productivo y de su ciclo de negocios», cuando «en definitiva los beneficios de ese ciclo de negocios se los queda el empresario«. «Todo esto que le llaman flexibilidad laboral es retroceder al tiempo del trabajo a destajo«, completó.

Gasoducto Presidente Néstor Kirchner

Sobre el final de la entrevista, Guarino le consultó por su opinión con respecto al Gasoducto Néstor Kirchner y el impacto que las inversiones asociadas a Vaca Muerta tendrán en la ciudad y el país.

«Como socialista, como entusiasta del progreso humano, siempre voy a celebrar la posibilidad de una obra pública, un desarrollo que es resultado de la mano del hombre, permita que un elemento crucial como el gas natural se encuentre a disposición«, replicó.

Sin embargo, señaló que «ningún emprendimiento productivo, tecnológico, en nuestra época, escapa a las posiciones sociales y económicas generales en las cuales se desenvuelve«. En ese sentido, observó que:

«El proyecto exportador de gas que está asociado a esto se inscribe en una determinada situación nacional brutalmente condicionada por la carga de la deuda pública«.

«Mientras nosotros celebramos la posibilidad de la llegada del gas«, continuó, «otros celebran esa extracción de gas en función de haber obtenido una garantía para el pago de esta deuda«.

«La exportación de gas, la planta de GNL y todo lo demás, acentúan la posibilidad de un régimen de explotación acelerada de estos yacimientos, y el horizonte de vida de Vaca Muerta es controversial», completó.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: