Pronostican que la inflación dejará de caer en junio y luego se mantendrá en torno al 5%

Según el relevamiento de expectativas del Banco Central, junio tendrá una inflación más alta que el mes anterior y en los próximos cuatro meses el índice se estancará en niveles similares a los de fines de 2022.

El Banco Central de la República Argentina publicó este jueves un nuevo Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), correspondiente a los últimos días de mayo.

Según el informe, los consultores ajustaron su pronóstico para la suba interanual del índice de precios al consumidor (IPC), que cerraría en un acumulado de 146,4%, 15 puntos menos que en la encuesta anterior.

Sin embargo, señalaron que a partir de junio la inflación mensual no continuará con su tendencia descendente. Así, se espera un 5,2% para la inflación de mayo y un 5,5% para este mes y el próximo.

Expectativas inflacionarias

Luego del pico inflacionario de diciembre, cuando el IPC alcanzó una suba mensual del 25,5% producto de la brutal devaluación y la liberación de precios impulsada por el Presidente Javier Milei, comenzó una tendencia descendente de este índice.

En este contexto, el REM dio cuenta de una nueva baja para el mes de mayo, cuando se espera que el IPC ronde el 5,2%. Cabe señalar que son 2,3 puntos menos que lo que habrían pronosticado el mes pasado. El INDEC publicará el dato oficial el próximo jueves.

Sin embargo, a partir de junio se rompería la tendencia a la desaceleración que venía festejando el oficialismo, ya que ese mes el relevamiento del Banco Central registró una previsión promedio del 5,5% para el índice.

El sondeo, realizado entre el 29 y el 31 de mayo, no tiene en cuenta el aumento de tarifas que se hará efectivo este mes, aunque adelantó que a partir de entonces la inflación se mantendrá en torno al 5% durante lo que queda del año.

Con estas cifras, el IPC retorna a los niveles inflacionarios de fines de 2022, cuando durante la gestión de Alberto Fernández este índice se había ubicado en 5,1% durante diciembre y un 4,9% en noviembre.

En cuanto a la inflación núcleo, que no incluye precios regulados ni estacionales, se verifica la misma tendencia. Se espera un 5% en mayo, 4,8% en junio, 5% en julio y, de nuevo, 4,8% en agosto.

Por otro lado, el informe del que participaron 36 bancos, consultores y otros expertos, corrigió sus expectativas a nivel interanual, ya que en 2024 esperan que el acumulado sea de 146,4%, a diferencia del 161,3% pronosticado en la publicación anterior.

La resistencia a la baja de la nominalidad ocurrirá en un momento en el que se volverá más complicado sumar reservas, con una estacionalidad desfavorable en materia fiscal.

Dólar, recesión y desocupación

En paralelo con esto, la expectativa para los próximos dos meses para el dólar oficial sigue ajustada a la tasa de aumento del 2% dispuesta por el Gobierno. La divisa se ubicaría en $904,3 para el promedio de junio y en $923,1 en julio.

Sin embargo, a partir de agosto se espera una aceleración ($951,9), que se profundizará en septiembre, cuando la suba sería del 5,5% (a $1.004,6). «La variación interanual a diciembre de 2024 implícita en los pronósticos se ubicó en 83,0%, 19,5 p.p. inferior al REM previo», dice el informe.

Entre tanto, se deterioraron las proyecciones para la actividad económica, y los consultores esperan que la recesión tenga efectos más profundos de los esperados inicialmente. La caída del PBI rondaría el 3,8% para 2024 (0,3 puntos superior a lo esperado el mes pasado).

«La caída se habría concentrado en el primer trimestre, período para el cual quienes responden el REM estimaron una caída desestacionalizada de 3,0% del PBI. De acuerdo con los pronósticos recibidos, el nivel de actividad comenzaría a recuperarse en el tercer trimestre del año, con una suba de 0,5% sin estacionalidad», indicaron desde el Central.

La estimación prevé una suba del 3,4% en 2025, que no alcanzará a compensar la caída de este año.

Estos pronósticos son coherentes con los datos de actividad económica, que arrojaron una caída interanual de la industria (16%) y la construcción (37%) que ayer difundió el INDEC.

La desocupación también arrojó noticias preocupantes, con una tendencia al alza en el primer trimestre, que alcanzó al 7,4% de la población económicamente activa. Se trata de una suba de 0,4 puntos con respecto al REM previo.

De confirmarse implicaría un aumento de 1,7 puntos respecto del dato oficial del cuarto trimestre de 2023. Mientras tanto, los consultores esperan que la tasa de desocupación para el último trimestre de 2024 alcance el 7,5%.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: