Covid-19: el Gobierno busca evitar los aislamientos masivos

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, explicó que la decisión de acortar los plazos de aislamiento de las personas vacunadas que resulten positivo de coronavirus o hayan sido contacto estrecho se debe a que “se busca evitar los aislamientos masivos por el impacto económico” que traen aparejados.

El acortamiento de los períodos de aislamientos anunciado este miércoles tras la reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa), explicó Vizzotti, se tomó en base a:

“La evidencia científica en relación a los datos de transmisión, incubación y rol de las vacunas y en el impacto que la nueva variante está provocando en el mundo fundamentalmente en la cuestión económica por el aislamiento de la gran cantidad de casos”.

El impacto económico no va a ser ya una cuarentena (como en olas anteriores) sino el aislamiento de muchas personas que no pueden trabajar. Es por eso que tenemos que ir viendo cómo es la situación” a partir del avance de nuevas variantes con mayor transmisibilidad, como Ómicron, indicó la ministra, quien subrayó que la idea es “evitar los aislamientos masivos por el impacto económico” que provoca.

El objetivo, precisó, es “facilitar la vuelta al trabajo” de las personas que resulten contagiadas teniendo en cuenta “la alta cobertura de vacunación” que hay en el país.

Afirmó que las medidas “siempre son discutibles” pero recordó que “la Argentina tomó una situación intermedia” frente a otros casos como el de Uruguay “que no aisla los contactos estrechos vacunados” u “otros países que adoptan tiempos más largos de aislamiento“.

No obstante, se tendrá especial atención sobre los resultados que se observen en Uruguay para, “en función de eso, pautar una nueva recomendación”, anticipó la funcionaria en declaraciones radiales.

El modelo uruguayo

La nueva estrategia de Uruguay, anunciada el martes de la semana pasada por el Ministerio de Salud local, consiste en una modificación en el protocolo de aislamiento para los contactos estrechos asintomáticos: quienes cuenten con la pauta completa de vacunación (14 días posteriores a la segunda dosis) solamente deberán hacerse una prueba rápida de antígenos tras notificar el contacto y una prueba de PCR a los cinco o siete días, pero no tendrán que permanecer en aislamiento.

Las personas que hayan recibido la dosis de refuerzo, por su parte, no estarán obligadas a hacerse ninguna prueba ni entrar en cuarentena.

“El crecimiento exponencial de casos se explica por la variante Ómicron -explicó Vizzotti-, a pesar de que todavía nos falta la secuenciación, pero ya el ministro (de Salud Nicolás Kreplak) dijo que circula en la provincia de Buenos Aires y sospechamos que en Ciudad de Buenos Aires va a ser predominante en poquitos días”, señaló.

Sobre la utilización de los autotest, cuya autorización está en evaluación para su venta en farmacias, Vizzotti destacó que no implica “una solución mágica” pero sumará una “herramienta válida” para atender la mayor demanda generada por la suba de contagios.

Más allá de esa posibilidad, recordó que ante las largas filas en los centros de testeos de todo el país “las provincias están comprando tests, nosotros estamos también distribuyendo y las provincia están trabajando para expandir sus centros de testeo“.

Por último, recordó que está vigente la posibilidad del diagnóstico clínico, es decir, de diagnosticar a los contactos estrechos de personas positivas sin necesidad de realizar un examen de laboratorio.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: