Los tres escenarios de Larreta para desactivar la amenaza Bullrich

Horacio Rodríguez Larreta evalua tres escenarios para contener el avance de Patricia Bullrich en la Ciudad de Buenos Aires en las elecciones legislativas de este año.

La irreverencia de Bullrich tensionó al máximo la relación interna del PRO, que tuvo su momento más caliente semanas atrás la ex diputada cuestionó el cierre de las escuelas secundarias porteñas por el aumento de casos de coronavirus.

La presidenta del PRO ya dijo que quiere ser candidata en territorio porteño, en un abierto desafío al jefe de gobierno porteño que pone en juego mucho más que una elección parlamentaria. Con el control o no de la «situación Patricia«, Larreta arriesga su rol de líder opositor de cara a las presidenciales de 2023.

Cerca del jefe de gobierno hablan de tres escenarios para las primarias que serían en septiembre. El ideal para Larreta, por ahora, es convencer a María Eugenia Vidal para que sea candidata en la Ciudad. De acuerdo a los sondeos que manejan en el larretismo, Vidal sacaría 30 puntos en las PASO contra 12 de Bullrich.

Por eso creen en el gobierno porteño creen que antes de sufrir una derrota semejante, Bullrich se vería obligada a negociar y reducir sus pretensiones, una situación que por el momento no se ha dado, con una ex ministra que quiere ir «por todo» y no sólo no acepta bajarse del primer lugar de la lista sino que quiere la lapicera para el resto de la boleta.

El segundo escenario, si Vidal decide no presentarse, es llegar a algún entendimiento con Bullrich y dejarle el primer lugar a cambio del manejo de la lista. Este escenario no es compartido por importantes dirigentes del PRO, que le piden a Larreta que decida él quien debe ir primero en la lista de su distrito porque de lo contrario quedará en cuestión su liderazgo.

El tercer escenario que tampoco la incluye a Vidal, es ir a una primaria contra Bullrich con una figura con menos intención de voto que la ex gobernadora, pero a la que le facilitarían todo el aparato de la Ciudad, como sucedió cuando Larreta enfrentó a la mejor posicionada Gabriela Michetti en 2015.

En ese sentido se habla de Soledad Acuña, la ministra de Educación que llamó a denunciar a docentes «marxistas», cual tétrico recuerdo de tiempos dictatoriales. Ella es una de las funcionarias de mayor confianza del jefe de gobierno y ganó protagonismo en la pelea con Alberto Fernández por el cierre de las escuelas.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: