Toma forma la candidatura presidencial de Wado de Pedro y que Kicillof vaya por la relección

Tras el acto de CFK del 25 de Mayo, el peronismo habría celebrado una cumbre de su mesa chica en la que se habrían definido los principales puestos en las listas para las elecciones: Wado de Pedro sería el candidato presidencial, Axel Kicillof buscaría su reelección; Sergio Massa encabezaría la lista de senadores por la provincia de Buenos Aires y Máximo Kirchner lo haría en la de diputados.

La reunión reservada se conoció a raíz de trascendidos periodísticos y habría tenido lugar el pasado sábado 27 por la noche, horas antes que Massa y Kirchner partieran rumbo a China.

Tanto el massismo como el kirchnerismo coincidían en que el Frente de Todos -el cual seguramente cambiará su nombre- no debía abrir la competencia de diversas candidaturas en las PASO, porque tal escenario podría dividir el voto peronista y mostrar a los postulantes oficialistas por debajo de los candidatos opositores.

Sin embargo, la insistencia del presidente Alberto Fernández y su reducido grupo de funcionarios cercanos forzaron a que el grueso del peronismo se encamine a enfrentar las primarias con varias fórmulas.

En ese camino, el ministro de Economía, Sergio Massa, apuntaba a ser el candidato de unidad de la coalición. Pero la obstinación «albertista» de competir y los complicados números de la inflación desinflaron la candidatura única del trigrense, quien pese a ello sigue manteniendo un rol central con su alianza con el titular del PJ bonaerense, Máximo Kirchner.

Entonces, el foco pasó a observar quién sería el representante del voto kirchnerista en la interna. En esa disputa sonaban dos nombres: el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro.

Cristina, Máximo, massa y wado
Axel Kicillof, Máximo Kirchner, Wado de Pedro y Sergio Massa junto a CFK en Plaza de Mayo.

Finalmente, este sábado, se habrían definido los lugares de todos los aspirantes. Massa y Kirchner encabezarían las boletas legislativas, liderando las candidaturas por el Senado y la Cámara de Diputados por la provincia de Buenos Aires, respectivamente.

Y por su parte, Wado sería el elegido para afrontar la lucha presidencial, mientras que Kicillof permanecería en territorio bonaerense, donde es el claro favorito para retener la gobernación.

En el kirchnerismo están considerando que el compañero de fórmula de De Pedro debería ser un gobernador. Si bien este miércoles el ministro viajará a la provincia de Chaco, que conduce Jorge «Coqui» Capitanich, él no sería su compañero.

El nombre que más fuerte está sonando para ser el candidato a vicepresidente de una posible candidatura de De Pedro, es Gerardo Zamora, actual gobernador de Santiago del Estero.

Gerardo Zamora

Zamora fue senador por su provincia entre 2013 y 2017 y es esposo de Claudia Ledesma Abdala, la actual presidenta provisional del Senado, una dirigenta muy cercana a la vicepresidenta.

El 12 de junio, tras las elecciones en la provincia de Tucumán, habría una reunión de los gobernadores de La Liga en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y este debate formaría parte del temario.

Según lo que se habría acordado en el encuentro del sábado, el kirchnerismo estaría dispuesto a ir a unas internas pero acotadas.

En ese caso, De Pedro en Nación y Kicillof en Provincia de Buenos Aires, enfrentarían al embajador Daniel Scioli y a la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, los candidatos cercanos a Alberto Fernández.

Scioli ya demostró en reiteradas ocasiones que no está dispuesto a bajar su candidatura y que no hay negociación que le cambie de idea.

De hecho, este lunes por la mañana, el embajador expresó volvió a hablar del tema. «Ya tengo los avales, los candidatos y el programa de gobierno«. En declaraciones radiales, agregó: «Hay una militancia silenciosa que se está despertando y quiere participar”, y mencionó a Tolosa Paz como posible candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires por su espacio.

“Con la ministra Tolosa Paz, conocedora profunda de la provincia de Buenos Aires, coincidimos en la visión de la Provincia y el país que se viene. Tenemos el programa, con una agenda muy clara, que es un camino diferente al que proponen otros espacios políticos”, dijo.

Por último, subrayó: “No busco un posicionamiento para negociar no sé qué cosa”.

Sin embargo, Scioli no es el único postulante del «albertismo» que busca su lugar. Este lunes por la noche, el Jefe de Gabinete Agustín Rossi oficializó su precandidatura presidencial, con un video sin mucha edición, con él hablándole a la cámara.

Pese a que Fernández busca unificar las múltiples candidaturas propias para no dividir su escasa intención de voto, en el entorno del funcionario desalentaron las versiones que circularon en el peronismo santafesino de que el jefe de Gabinete buscaba con el lanzamiento meterse en la negociación de la lista de diputados nacionales en Santa Fe o ser el compañero de fórmula de Scioli.

El futuro inmediato de Wado

De confirmarse su candidatura presidencial, la permanencia del ministro en Interior en el gabinete de Fernández aún no está resuelta. Además de Wado, tampoco se sabe a ciencia cierta qué será del cargo de Massa, si efectivamente buscará una banca en la Cámara Alta.

En pocas palabras, tanto en el entorno de los ministros como en el del presidente se preguntan qué tan compatibles son sus candidaturas con sus cargos.

Una pregunta inmediata que se abre, en caso de que De Pedro renuncie a su ministerio, es qué sucederá con la Dirección Nacional Electoral (DINE), el organismo técnico que depende del ministro del Interior y que ejecuta “la política nacional electoral”. Es decir, el control de las elecciones.

La DINE está a cargo de Marcos Schiavi, un funcionario de confianza de De Pedro, con amplio conocimiento del círculo rojo y pragmático como su jefe: Schiavi sabe que si la postulación del ministro termina por confirmarse, su sillón pasará a depender del paraguas del ministro de Justicia, Martín Soria.

Fernández, lejos en Brasil

Mientras la política argentina se ordena, y Massa viaja con Kirchner a China en busca de acuerdos financieros y políticos, Alberto Fernández no se encuentra tan lejos geográficamente, pero sí mucho más alejado políticamente de la escena nacional.

En las últimas horas del lunes, el presidente llegó a Brasil para participar del Encuentro de Presidentes de los países de América del Sur, organizado en el marco de un nuevo encuentro de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y fue recibido por el Embajador de la Argentina en el país vecino y su precandidato presidencial, Daniel Scioli.

Fernández participará del encuentro con sus pares de Brasil, Bolivia, Guyana, Surinam y Venezuela, en el Palacio Itamaraty en Brasilia, donde los seis presidentes buscarán generar consensos y reforzar los mecanismos de integración latinoamericana.

Luego de la cumbre, los presidentes latinoamericanos asistentes al encuentro y sus acompañantes serán recibidos en el Palacio de la Alvorada, donde los funcionarios compartirán una cena.

Seguinos en redes

Lo que se lee ahora

Personas mencionadas en esta nota: