Sergio Massa en el Consejo de las Américas: "No digo frases rimbombantes para TikTok, pero después gestiono"

El ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria, Sergio Massa, habló frente a empresarios en la 20° edición del Council of The Americas (Consejo de las Américas) y allí advirtió: “Está en juego un país en desarrollo versus la lógica de la selva“.

Tras su gira por Estados Unidos, donde se destrabó el desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 7.500 millones de dólares, el ministro de Economía y candidato presidencial del peronismo disertó en el foro organizado por el Consejo de las Américas y la Cámara de Comercio y Servicios, que también tuvo como oradores a los también candidatos Javier Milei y Patricia Bullrich.

A la hora de hablar del FMI, el funcionario aseguró que “el capítulo del Fondo quedó cerrado hasta noviembre” después de cuatro meses de negociaciones en los que se evitó que el organismo impusiera una devaluación del 100% que exigía en un principio.

A su vez, cuestionó el rol del propio Fondo al afirmar que “en los últimos 60 días dejó de ser el prestamista de última instancia” para convertirse “en un acreedor privilegiado socorrido por operaciones de crédito bilateral de otros países“, haciendo referencia a los acuerdos puente de financiamiento a los que el país tuvo que recurrir en junio con Qatar, China y el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF, para saldar los vencimiento que la Argentina tenía con el FMI.

“Cuando un país cada tres meses tiene que convivir y diseñar sus negocios con el síndico, que es lo que representa de alguna manera el Fondo Monetario Internacional, eso claramente genera un impacto en la Argentina”, sostuvo Massa.

En ese sentido, amplió:

“Llevó cuatro meses la negociación porque le exigieron a la Argentina una devaluación al 100 por ciento y hace dos meses dijeron que con el 60 por ciento se conformaban. Terminaron aceptando una devaluación del 20, que genera reacciones y discusiones, pero también nos da libertades”.

El ministro se mostró optimista en relación al corto plazo, al afirmar que “en 2024 auguramos un año muy distinto al actual” en el que habrá “30 mil o 40 mil millones de dólares de superávit comercial”.

Este crecimiento exportador estará apalancado por “el crecimiento del sector minero, más litio, más cobre, más sector energético”, más la recuperación del agro, entre otros.

En cuanto a la decisión de algunas empresas -en especial las alimenticias- que siguen en guerra y no quiere acordar precios, Massa remarcó que que los desembolsos del FMI por US$ 7.500 millones y la acumulación de otros US$ 2.000 millones por compras de divisas del Banco Central le permitirán controlar conductas monopólicas u oligopólicas de firmas locales que buscan aprovechar la devaluación impuesta. Si bien la mayoría de las compañías acordó subir 5 puntos hasta noviembre, los gigantes nacionales Ledesma y La Virginia, lo rechazaron.

No obstante, aclaró que “los acuerdos de precios no son permanentes“. “Son producto de la coyuntura por una imposición de un FMI que convive con la Argentina por una deuda que este ministro no tomó ni renegoció”, dijo, en referencia al mega endeudamiento perpetrado por Mauricio Macri.

El dirigente de Unión por la Patria aclaró que fue al Consejo de las Américas “no como ministro de Economía sino como candidato”, y en ese marco manifestó:

“Me gustaría plantear que definimos hacia adelante en términos de país, porque esta idea de pensar que la Argentina debate solo una elección de personas es un error. Hay mucho más en juego y tiene que ver con muchas variables que nos construyen como Nación”.

Sin nombrarlo, Massa se refirió a las ideas neoliberales de Javier Milei, el candidato de La Libertad Avanza, que habló ante la misma tribuna. El expresidente de la Cámara de Diputados dijo que hay “mucho en juego” en las elecciones de octubre y comparó “la mirada de un país en vías de desarrollo” con “la lógica de la selva“, al referirse a la posibilidad de un país donde prime el libre mercado y el Estado sea reducido a su mínima expresión.

“Argentina no es un país desarrollado que puede aceptar que todas las reglas de mercado se desarrollen libremente. La elección de fondo es si Argentina es un país primarizado, solamente enfocado en la prestación y venta de servicios, o si es un país que elige un proyecto de desarrollo industrial“, indicó.

También anticipó que, bajo su presidencia, no dejaría el Mercosur, idea que propuso Milei.

“Imagínense, si el 11 de diciembre vamos a romper el Mercosur, y vamos a romper la relación con China, lo primero que tenemos que saber es que vamos a romper nuestro dos mercados más importantes”, señaló Massa.

“¿De dónde van a salir los dólares de la dolarización? De verdad alguien cree que hay fondos de riesgo que firmaron contratos de confidencialidad con un candidato para garantizar la dolarización? Les pido por favor, a ustedes que son gente seria, que se rasquen un poquito cuando escuchan esas cosas”, cuestionó el ministro de Economía al apuntar contra una de las propuestas principales del libertario.

Rompiendo con China, perdemos un mercado de 15 mil millones de dólares. Tachemos 15 mil. Rompiendo con Brasil y el Mercosur, rompemos un mercado de 12 mil millones de dólares. No sé cómo van a hacer para llevar adelante la actividad industrial sin importaciones de bienes intermedios de esos países”, completó.

“No les pido que tomen partido por ninguna fuerza política, pero tomen partido por sus empresas“, dijo a los empresarios. Y luego, agregó que, en caso de que gane ese tipo de modelo de libertad de mercado, “lo que viene es la destrucción de su propio capital”.

“Escuché a un candidato comparar al Conicet con la NASA: es como comparar una fábrica de fideos con una fábrica de autos”, dijo Massa en relación a los dichos del candidato de La Libertad Avanza en una entrevista por TN.

Para cerrar, Massa aclaró:

“Está bueno venir y decir frases lindas, pero lo mejor es después sentarse y poder ejecutarlo. A lo mejor no digo frases lindas y rimbombantes para tiktok, pero después gestiono, y esa es la mayor garantía que tienen para los próximos cuatro años los argentinos”.

“Romper con los BRICS”

La primera en disertar en el foro fue la candidata de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, quien aprovechó ese escenario para sobreactuar una postura aislacionista en política internacional respecto a los BRICS.

Cabe recordar que este jueves, el bloque de países integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica anunció el ingreso de seis naciones a la alianza económica-comercial, entre las que está Argentina.

Argentina bajo nuestro gobierno no va a estar en Brics”, lanzó la candidata a presidenta por el macrismo.

“Hemos expuesto nuestra posición contraria al ingreso a Brics”, dijo la exministra de Seguridad, ratificando así que si es electa presidenta abortará el proceso de adhesión al bloque que representa grandes oportunidades comerciales para la Argentina porque reúne el 24% del PBI global, el 16% de las exportaciones y el 15% de las importaciones mundiales de bienes y servicios.

Una vez concretado los ingresos de los países aprobados, el BRICS representará el 36% del PBI global y el 46% de la población mundial.

Las viejas recetas de Milei

Quien también disertó en el Consejo de las Américas fue el candidato de LLA, Javier Milei, quien optó por un discurso más tradicional a los dogmas liberales.

Allí habló de su plan a 35 años en tres etapas, cuya primera consta de “bajar gastos, impuestos y eliminar regulaciones“.

También propuso “terminar con la obra pública” y que las obras de infraestructura “sean como el sistema de Chile, que es de iniciativa privada”; la eliminación de la coparticipación federal y de los subsidios económicos.

“Y vamos a avanzar en la privatización de las empresas públicas y terminar con las jubilaciones de privilegio de la política”, enumeró.

En su intento de ganar el favor del empresariado, Milei recurrió a la clásica promesa de una “reforma laboral“: El primer paso del recorte a los derechos laborales sería “eliminar este sistema cavernícola de usar la presencia del Estado como mecanismo de seguro“. “Si necesito un seguro, voy y contrato un seguro”, sostuvo.

“El mercado laboral formal son 6 millones de personas, en el informal hay 8 millones. Esto quiere decir que en principio hay una oportunidad para crear un mercado de seguros de 8 millones de personas. Es una posibilidad de negocio enorme y si lo complementamos bajándoles la multa de los juicios (laborales) es importante para el mercado laboral”, argumentó.

El siguiente capítulo de su ajuste sería la reforma del sistema previsional.

En materia de política internacional, Milei adelantó que tendrá “un claro alineamiento” con Estados Unidos e Israel. “Nosotros no nos vamos a alinear con comunistas“, dijo.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: