Los Benegas Lynch, el clan "libertario" que propone trabajo infantil y venta de sangre y órganos

El diputado nacional de La Libertad Avanza, Alberto Tiburcio «Bertie» Benegas Lynch, quedó en el ojo de la tormenta por su rechazo de la educación universal y su defensa del trabajo infantil.

Pero ésta no es la única propuesta aberrante y disparatada del «Conde», apodo que le dan sus propios compañeros de banca que ven como su incontinencia discursiva los arrastra hacia posturas de apariencia disparatada que esconden intereses personales que no comparten.

El Plan Drácula

Por estos días surgió la preocupación de que el legislador que defiende la explotación infantil redoble la apuesta y presente un proyecto de compra-venta de sangre, que mediáticamente ya se conoce como «Plan Drácula«.

Concretamente, se trataría de eliminar el sistema de donación de sangre para reemplazarlo por uno de compra y venta, con la pretendida intención de que el mercado «optimice» los recursos. Esto es, la sangre humana y quién la recibe, que claramente será quien pueda costearla.

negocio venta sangre
Compra y venta de sangre, el «oro rojo»

En Estados Unidos existe ya la compra y venta de sangre, con precios que alcanzan hasta los 1000 dólares.

Pero esta no es la única propuesta del clan Benegas Lynch en este sentido. En 2023 tomo notoriedad en los medios la idea de la compra y venta de órganos humanos.

El «libre» comercio de órganos

Fue su homónimo padre quien fundamentó la posibilidad de vender (y comprar) órganos en base al derecho personalísimo de disponer del propio cuerpo. Es decir, se fundamenta en la «libertad» de vender los propios órganos como corolario de la libertad de disponer del propio cuerpo.

Prohibir la venta de órganos, argumentó, sería -según esta aberrante concepción- lo mismo que prohibir la venta de vacunas en medio de una crisis sanitaria.

El único país donde funciona un sistema de compraventa de órganos es Irán. Allí el Estado regula este tipo de «comercio»,  a contramano del dogma libertario que exige la mínima expresión del Estado.

Curiosamente, esta situación podría permitirle a los libertarios «evadir» las críticas aduciendo que proponen otro sistema y no el del «colectivismo» iraní.

Como sea, en Irán funciona un sistema de «mercado regulado de riñones inter-vivos», con una dependencia estatal que se ocupa de registrar compradores y vendedores de órganos, emparejándolos y estableciendo el precio por órgano.

El Estado iraní le da un año de seguro médico al donante y una retribución en efectivo, al tiempo que el resto de los costos son a cargo del comprador.

Un riñón en Irán -por ejemplo- cuesta entre 2 y 4 mil dólares, pero de manera privada se suelen acordar precios mayores, incluso por encima de los 10 mil dólares.

venta de organos iran
Venta de órganos en Irán, un «negocio» que beneficia a los más pudientes en desmedro de los más vulnerables

El precio depende también de la edad, disminuyendo a medida que se acerca a los 35 años, que es la edad máxima que puede tener un donante en el país persa. Como es esperable, la brecha entre el precio oficial y el de mercado genera la existencia de un mercado ilegal

El sistema empuja a las personas con menores recursos a vender sus órganos como un intento de «escapar» de la pobreza y las deudas.

Tampoco existe un sistema de registro y seguimiento a largo plazo de donantes en vida, lo que genera que las personas de bajos recursos rara vez puedan cubrir los gastos médicos posteriores a la operación de trasplante, generando nuevos costos no sólo económicos, sino también físicos y psicológicos.

Incluso la Organización Mundial de la Salud dictaminó que debería prohibirse la venta de órganos en tanto apunta a que sean donantes personas pobres y en situación de vulnerabilidad, generando mayores inequidades.

Promoviendo el trabajo infantil

Difícilmente todo esto cuadre en aquella definición de Alberto Benegas Lynch, de que «el liberalismo se define como el respeto total al proyecto de vida del prójimo, basado en el principio de no agresión y en la defensa de los derechos a la vida, la libertad y la propiedad».

¿Será por esto que el hijo de quien Milei considera el «máximo prócer de la libertad» en Argentina propuso respetar el «proyecto de vida» consistente en el trabajo infantil?

No obstante, se podría pensar que la afirmación de «Bertie» acerca de respetar a quienes «no se puedan permitir» enviar a sus hijos a la escuela porque «lo necesitan trabajando en el taller» tiene otra motivación que la meramente teórica.

El clan Benegas Lynch participa de la industria vitivinícola en la que se contrata a trabajadores temporarios (los llamados «trabajadores golondrinas») durante la cosecha, recibiendo un salario por jornada de trabajo.

Muchas veces, los trabajadores golondrina son acompañados -por necesidades de cuidado- por sus propios hijos, lo cual «entorpece» la posibilidad de que asistan a una institución educativa.

trabajo infantil
Trabajo infantil en el «campo»

El «linaje» de los Benegas Lynch proviene de figuras como Robustiano Patrón Costas, un conservador de prosapia de la Década Infame, o Tiburcio Benegas Ortiz Posse, integrante del Partido Autonomista Nacional (PAN) y pionero de la vitivinicultura en Mendoza.

El PAN, cabe recordar, fue un partido liberal-conservador que substanció la república oligárquica y dio forma a la casta terrateniente con lo que fuera la mal llamada «Conquista del Desierto», esto es, el genocidio de los pueblos originarios de la Patagonia para que unas pocas familias se queden con sus tierras.

El partido de la oligarquía languideció con la llegada de la Ley Saenz Peña de voto «universal», secreto y obligatorio.

No obstante, durante su auge, Tiburcio Benegas fue diputado provincial, senador nacional, gobernador de Mendoza, embajador argentino en Chile y fundador de la bodega El Trapiche.

Entonces, cabe preguntarse si acaso detrás de la absurda justificación del trabajo infantil por parte de Benegas Lynch no yace un interés oculto: la defensa cerrada de algunos modos de producción semifeudales con los que su familia amasó su fortuna.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: