Ayelén Mazzina y Raquel "Kelly" Olmos, las nuevas ministras de Alberto

El presidente Alberto Fernández confirmó ayer el ingreso de tres mujeres al gabinete nacional: Victoria Tolosa Paz al Ministerio de Desarrollo Social, Ayelén Mazzina para el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y a Raquel «Kelly» Olmos Kismer, al frente de Trabajo. La polémica con la CGT y el kirchnerismo.

En absoluta soledad, y apoyado solamente en su núcleo más íntimo, Alberto Fernández definió y anunció tres cambios en su gabinete. Las reemplazantes serán todas mujeres.

La primera confirmada de la jornada fue Victoria Tolosa Paz, conocida por ser la cabeza de boleta del oficialismo en las elecciones del año pasado en la provincia de Buenos Aires.

Más sorpresivos fueron los otros nombramientos de dos mujeres que desembarcaron en la política nacional: Kelly Olmos, que asumirá en Trabajo, y Ayelén Mazzina, que jurará como ministra de la Mujer.

¿Quién es Ayelén Mazzina?

Ayelén Mazzina tiene 32 años, es oriunda de San Luis, provincia en la que hasta ahora ocupaba la Secretaria de la Mujer, Diversidad e Igualdad.

Se ocupó de organizar el 35º Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Trans, Travestis, Bisexuales, Intersexuales y No Binaries en Territorio Huarpe, Comechingón y Ranquel. También fue concejala por la Ciudad de San Luis y es profesora en Ciencia Política.

Con 32 años, Mazzina será la más joven de todo el gabinete nacional.

La actual reemplazante de Gómez Alcorta se define como “La Aye, cumbiera intelectual” porque es un término que una vez “le dijeron y me encantó”, según consigna en una entrevista para Infobae.

“Me da risa cuando en reuniones dicen ‘La Aye’ y al lado hay un ministro y a él le dicen ‘ministro’. Y ahí me doy cuenta como cuesta aún la cuestión de los estereotipos, edad y género”, sostuvo en la mencionada entrevista.

La polémica por la designación de «Kelly» Olmos

Por su parte, Raquel “Kelly” Olmos, de 70 años, es una economista porteña. Actualmente se desempeñaba como vicepresidenta del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

Histórica militante del PJ porteño, fue concejala entre 1993 y 1997, cuando ocupó la presidencia de la Comisión de Presupuesto del parlamento porteño. También fue electa como legisladora, cargo que ejerció entre 1997 y 2000, cuando la municipalidad pasó a ser la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Su pasado menemista

La flamante ministra no cuenta con experiencia en cuestiones laborales, ni en el mundo del trabajo. Fue funcionaria y compañera de militancia del ministro del Interior de Carlos Menem, Carlos Corach y ministra de Hacienda de Jorge Domínguez, el último Jefe de Gobierno nombrado por Menem.

Carlos Menem y Kelly Olmos en los años ’90.

De hecho, para las elecciones de 2003, Kelly Olmos fue compañera de fórmula del empresario y conductor de televisión Gerardo Sofovich en su candidatura para Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por parte del menemismo.

La lista de Sofovich contaba en aquel entonces con dirigentes del PJ porteño que se distanciaron de Daniel Scioli cuando declinó la candidatura para acompañar a Néstor Kirchner.

Con el regreso del peronismo a la Casa Rosada, entre 2007 y 2011 se desempeñó como secretaria de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior mientras esa cartera fue dirigida por Aníbal Fernández. Antes, desde 2004, había sido vicepresidenta segunda de Autopistas Urbanas SA (AUSA).

Molestias en el movimiento obrero

La designación de Olmos como ministra de Trabajo ya está empezando a generar molestias tanto adentro de la CGT como en otros sectores del movimiento obrero organizado.

Del lado de la principal central obrera del país, le molestó que Alberto no les consultara la designación de Olmos. La CGT no quedó conforme con su nombramiento y prefería en ese puesto a alguien de su riñón, como la abogada de Gerardo Martínez, Marta Pujadas.

Aunque en la intimidad de la cúpula cegetista no ocultan su malestar por las formas del Presidente, públicamente dieron el visto bueno a la dirigente porteña.

Por otro lado, desde los espacios del movimiento dirigidos por referentes como Sergio Palazzo y Hugo Yasky, también les incomoda la flamante ministra por su pasado menemista y también el modo de su designación.

«No nos llaman ni para poner al portero«, resumió con bronca una fuente de la CGT al diario Clarín.

El Secretario General de ATE Nacional y de la CTA Autónoma, Hugo «Cachorro» Godoy, fue el dirigente gremial más crítico del nombramiento de «Kelly» Olmos. Opinó que «más que un cambio de nombres hace falta un cambio de políticas«.

«Sus antecedentes (por Olmos) no nos ayudan. Fue secretaria del ex ministro del Interior Carlos Corach, pero toda la gente puede cambiar«, opinó en diálogo con el Destape Radio.

«Si creo que hay algo que acrecentar es la intervención del ministerio para dar respuesta no solo a los trabajadores con empleo formal, que es allí donde se ha centrado la preocupación hasta aquí y el resultado ha sido de retroceso salarial, sino en la otra mitad de la clase trabajadora que son los sectores precarizados que son la mitad de la población«, apuntó el dirigente gremial.

«Si no se cambia ese esquema, más allá de del cambio de personas no vamos a ver avances que mejoren las condiciones de vida de nuestro pueblo«, agregó.

Además pidió que el gobierno actúe «firme» y que defienda los intereses de los trabajadores y trabajadoras.

«No solo ponerle freno a la inflación sino producir un shock de ingresos que eleve los ingresos de los sectores populares para que conjuntamente con un freno a la escalada de precios se posibilite una mejora en las condiciones de vida. Esa debería ser su prioridad», finalizó.

Mencionadas en esta nota:

Las últimas noticias

Seguinos en redes

Offtopic: