Alberto en la UIA: “Mi responsabilidad es trabajar para que la deuda no postergue más el desarrollo argentino”

El presidente Alberto Fernández participó de la clausura de la conferencia de la Unión Industrial Argentina (UIA), allí remarcó que el acuerdo por la deuda externa no será en base a un programa de ajuste y que la renegociación no debe postergar el desarrollo argentino. También le reclamó al Fondo Monetario Internacional (FMI) que haga un “mea culpa” del inescrupuloso préstamos que le hizo al gobierno de Macri.

Alberto le reclamó al FMI que, antes de la firma del acuerdo, haga “una evaluación” sobre el “fallido” plan otorgado al gobierno de Mauricio Macri que permitió una fabulosa fuga de capitales a la que ahora debe hacerse frente.

Fue en el cierre de dos jornadas con nutrida participación de funcionarios del Gobierno que, sumados a los miembros de la CGT que ocuparon plateas, muestra el objetivo de la Casa Rosada de sumar apoyos en los sectores empresarial y sindical para forzar a la oposición a sentarse a discutir el programa plurianual y el acuerdo con el Fondo en el Congreso.

El último tramo del mensaje presidencial estuvo dedicado a la renegociación por la deuda, el principal objetivo del Gobierno para el último mes del año.

Destacó la misión de funcionarios de Economía y el Banco Central que el fin de semana viajarán a Washington, pero advirtió que no suscribirán un nuevo programa que genere más daños al país.

“Por eso le pedimos al FMI que antes de que cerremos un nuevo acuerdo, haga su evaluación de lo que fue el fallido programa stand by por el que se desembolsaron 44 mil millones de dólares que se mal utilizaron en pagar deuda insostenible y en financiar salida de capitales. Eso nos va a ayudar a terminar de entendernos. Es un paso necesario en este camino”, consideró el Jefe de Estado.

Cerca del Presidente advertían que este “mea culpa” de las autoridades del organismo era una condición necesaria para arribar a un acuerdo.

El Presidente destacó las bondades del programa plurianual elaborado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, que en los próximos días se enviará al Congreso.  “Traza la política macroeconómica que es posible llevar adelante y que generará resultados positivos“, advirtió.

En su discurso, el Presidente criticó duramente, aunque sin mencionarlo, a Mauricio Macri: “Nada serio puede resolverse en cinco minutos. No trabajamos para sacarnos el problema de encima. Mi responsabilidad es trabajar para que la deuda no postergue más el desarrollo argentino“, agregó.

En la parte final de su mensaje, hubo una fuerte reivindicación de las políticas industriales como el motor de la recuperación económica y fue aplaudido cuando sostuvo que “no podemos recaer en aperturas indiscriminadas de la economía que destruyen a la industria nacional“, en contra del dogma neoliberal.

Respaldos para la negociación con el Fondo

El Gobierno Nacional busca ganar respaldos para el acuerdo con el FMI, objetivo en el que, curiosamente, el establishment aparece más comprometido que la oposición política.

El propio titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, estuvo la semana pasada en el Hotel Alvear en un evento del que participaron CEOs locales y empresarios españoles con intereses en el país, junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Los tres funcionarios -supuestos representantes de diferentes sectores del Gobierno- mostraron una posición común: habrá un acuerdo con el FMI pero sin comprometer el crecimiento.

Manzur fue además protagonista de la jornada de apertura de la UIA en Parque Norte. Por allí también pasaron el canciller Santiago Cafiero, el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, el de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el de Trabajo, Claudio Moroni, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y el embajador en Brasil, Daniel Scioli. Pesce desmintió que la negociación incluyera un salto devaluatorio.

La otra pata de la estrategia es el apoyo sindical, motivo de la visita del ministro Guzmán el miércoles a la sede de la CGT.

Nos contó que en la negociación con el FMI no está en la agenda una reforma laboral ni un salto devaluatorio“, confirmó el secretario general Héctor Daer, mezclado entre los invitados especiales en la UIA, lo mismo que el metalúrgico Antonio Caló.

El Gobierno espera que la presión de los principales sectores de la economía nacional obligue a la oposición a colaborar para salir de la crisis de deuda que ellos mismos dejaron al país.

Convidame un Matecito

Esto podría interesarte:

Read Previous

Carrió apuntó contra Milei: “vive de la casta empresarial”

Read Next

El Fondo Monetario Internacional va a investigar la deuda tomada por Macri