Zona Fría: la ley ya tiene dictamen y se debate hoy en Diputados

Las comisiones de Energía y de Presupuesto dictaminaron este jueves la ley que amplía las zonas frías beneficiadas con una reducción de las tarifas de gas -entre ellas Bahía Blanca-, que le permitirá pagar entre 30 y 50% menos a 3 millones de usuarios. 

El proyecto fue un mix de iniciativas de la diputada del Frente de Todos Liliana Schwindt, del habitual aliado José Luis Ramón y de Alejandro Rodríguez, de Consenso Federal. Pero contó con la firma y el respaldo de Máximo Kirchner, que lo sumó al temario de este jueves para que sea ley.

En Juntos por el Cambio votaron a favor los representantes de las zonas beneficiadas y el resto en contra, suficiente para que la aprobación de la ley no corra riesgo. El proyecto se trata de una extensión por 10 años del descuento en las boletas de gas que desde 2002 reciben los usuarios de la patagonia, pero extendidos a otras zonas consideradas templadas frías.

Se trata de toda la provincia de Mendoza (sólo estaba incluida Malargüe), una parte de San Juan, San Luis y Salta, 50 municipios de Buenos Aires -uno de ellos nuestra localidad- y en el dictamen final se incorporaron zonas del sur de Córdoba y Santa Fe.

Las zonas surgieron de una norma Iram que define las regiones con menos de 18 grados, el nivel térmico en un hogar recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en dormitorio. En salas de estar es de 21.

El proyecto iguala en derecho en a cuanto a asequibilidad de servicios que pueden pagar tarifas mas justas a mayor consumo“, explicó Schwindt, que es de Olavarría, una de las ciudades de Buenos Aires que tendría un descuento en las tarifas de gas, donde aseguró que una factura en invierno llega a 12 mil pesos.

El descuento será del 30% para las tarifas planas y del 50% para las sociales, como jubilados, beneficiarios de asignación universal por hijo y electrodependientes, entre otros sectores.

La expansión del beneficio significa entre 26 y 28 mil millones de pesos, que Schwindt aclaró que no saldrán del tesoro, en medio de una disputa de Máximo con Guzmán por la continuidad de los subsidios. Se financiará con un fondo fiduciario creado en 2002 con un porcentaje mínimo que figura en las tarifas.

La ley permite que llegue al 7.5% sobre el precio del gas natural aplicable al volumen comercializado, pero ahora está en 4.44 y la ley sube un punto, lo que significará un incremento de 0.5% en las boletas, entre 6 y 8 pesos promedio. Así se beneficiará a 3 millones de usuarios, mientras que con el régimen actual, sólo hay 1 millón de hogares con este descuento.

El proyecto tuvo algunas modificaciones finales como beneficios a entidades de bien público, que no alcanzó para convencer a la mayoría del bloque de JxC, para quienes era preferible esperar la segmentación de las tarifas que promete el Gobierno.

Deberíamos haberla prorrogado un año y ver a quienes beneficiar“, exigió el radical Facundo Suárez Lastra, que firmó dictamen de rechazo. Su correligionario Luis Pastori, de Misiones, exigió completar la ley con un subsidio a las garrafas.

Firmó la ley y la criticó la neuquina Alma Sapag:

 “Si se subsidia el precio del combustible no es negocio producir. Y si no es negocio producir tenemos que importar. Nosotros propusimos que el subsidio sea hasta un consumo mínimo. Pero no nos escucharon”.

Esto podría interesarte:

Read Previous

Dólar futuro: ratifican el sobreseimiento de Cristina, Kicillof y otros funcionarios

Read Next

Vidal se reune en EEUU con Luis Almagro, promotor del golpe en Bolivia