Xiomara Castro, Presidenta Electa de Honduras: el regreso de las fuerzas políticas populares

En su columna Aquí en la Tierra, en El Ágora en Radio Nacional, este martes Lucas Nigoevic analizó los resultados de las elecciones presidenciales en Honduras, donde la candidata de izquierda Xiomara Castro, del Partido Libre, fue electa como la primera Presidenta mujer de la historia del país centroamericano, poniendo fin a 12 años de dictadura del Partido Nacional.

Tras el golpe de Estado de 2009 que derrocara a Manuel Zelaya, esposo de Castro, la ex-primera dama tomó relevancia como uno de los principales cuadros políticos del país y de la resistencia a la dictadura instaurada por el Partido Nacional, una de las dos fuerzas tradicionales hondureñas junto con el Partido Liberal.

Los 12 años de gobierno “nacional” se sostuvieron mediante un alevoso fraude electoral y persecución política. Además, el gobierno de-facto instauró un modelo económico neoliberal que dejó al 74% de la población del pequeño país bajo la línea de pobreza.

Pero este no es el único desafío que tienen Castro y su futuro gabinete por delante: también han de resolver el grave problema de la migración. Desde 2018, miles de hondureños se fueron a otros países -principalmente Estados Unidos– en busca de mejores oportunidades y una vida digna. La exportación de mano de obra precarizada es la principal en el país centroamericano.

Las remesas que envían quienes viven en el exterior superan en valor al 20 % del Producto Bruto Interno, convirtiéndose en el mayor ingreso económico que tiene el Estado y en el único ingreso que tienen muchas familias.

El futuro gobierno de Castro prevé trabajar con el gobierno estadounidense de Joe Biden para la implementación de medidas específicas destinadas a proteger a los migrantes hondureños.

Por otro lado, Honduras es también el segundo país con mayor tasa de embarazos adolescentes y donde solo se resuelven el 5 % de las denuncias que llegan al Ministerio Público, cifra que se achica aún más cuando son casos de femicidios o asesinatos a miembros de la comunidad LGTBIQ, periodistas, abogados o defensores de derechos humanos.

Como primera mujer presidenta, Xiomara Castro también asumirá el Ejecutivo con propuestas para ampliar los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTIQ+:

  • Participación paritaria en los procesos políticos;
  • Facilitar la distribución, venta y uso de las Pastillas Anticonceptivas de Emergencia (que fueron prohibidas tras el golpe de Estado);
  • Despenalización del aborto por tres causales: en caso de violación, riesgo de vida de la madre y malformación del feto -una legislación similar a la que tuvo Argentina antes de la aprobación de la IVE, lo que antaño se conociera como Interrupción Legal del Embarazo (ILE)-;
  • Aprobar e implementar la Educación Sexual Integral.

El Partido Nacional, que se instaló en el gobierno posterior al Golpe y que se sostuvo en el poder con elecciones poco transparentes, terminó convirtiendo a Honduras en un narco-Estado.

Un ejemplo de esto es Tony Hernández, hermano del actual presidente Juan Orlando Hernández, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos por narcotráfico a gran escala. De hecho, se creía tan intocable, que hasta le imprimía sus propias siglas “TH” a los paquetes de cocaína que él mismo producía.

“La patria no está en venta y solo debe fomentar el privilegio para los niños, ancianos y sectores vulnerables, nunca para quienes se apropian de la riqueza nacional, imponiendo el modelo económico neoliberal”, precisa en el plan de gobierno del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que ganara los comicios.

Convidame un Matecito

Esto podría interesarte:

Read Previous

Walter Larrea: “Hay que exigirle al Poder Judicial que dé respuestas”

Read Next

Espionaje al ARA San Juan: Bava procesó a dos exdirectores de la AFI y apuntó a Macri