• 25 de septiembre de 2022

Violencia política en Brasil: policía bolsonarista asesina a dirigente del PT

Durante el fin de semana se produjo una nueva expresión de violencia política en Brasil cuando un policía bolsonarista asesinó a tiros en una fiesta a un dirigente del Partido de los Trabajadores, el espacio del Lula da Silva. El ex mandatario y candidato presidencial responsabilizó el discurso extremista de Jair Bolsonaro por la escalada de violencia en el país.

El hecho ocurrió en Foz de Iguazú, estado de Paraná, durante una fiesta de cumpleaños celebrada por Marcelo Arruda, guardia municipal, dirigente y tesorero del PT. Luego, el política Jorge Guaranho irrumpió en el festejo junto a su esposa gritando consignas de apoyo al Presidente Jair Bolsonaro y procedió a retirarse.

Sin embargo, según detallaron los testigos, retornó 20 minutos después y abrió fuego sobre la víctima de 50 años, quien llevaba una remera con la cara de Lula. Antes de morir, Arruda respondió con su arma reglamentaria, causando la muerte de su victimario.

Según indicó la Secretaría de Seguridad Pública, el dirigente del PT recibió tres disparos, mientras que el policía recibió cinco. Arruda tenía cuatro hijos, el último de ellos de apenas dos meses de edad.

Al respecto, el secretario de Seguridad de Foz de Iguazú, Marclos Jahnke, expresó que “por lo que se ha percibido hasta el momento se trató de un delito hecho por intolerancia política“.

Luego del hecho, la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, vinculó el homicidio al “discurso de odio y a la población peligrosamente armada” durante el actual gobierno. Al respecto, declaró:

“Embalados por un discurso de odio y peligrosamente armados por la política actual del presidente de la República, que estimula el enfrenamiento, el conflicto, el ataque a adversarios, cualquier persona adherida a este proyecto de muerte y destrucción viene transformándose en agresora o asesina”.

Por otro lado, Hoffman pidió medidas para contener la violencia política a la Corte Suprema y al Tribunal Superior Electoral.

Disparos y chalecos antibalas

Sin embargo, esta no es la primera vez que ocurren este tipo de expresiones contra figuras del Partido de los Trabajadores. El pasado jueves, el propio Lula se vio obligado a utilizar un chaleco antibalas durante su discurso en Río de Janeiro, luego de que un hombre lanzara un explosivo casero contra la multitud.

Luego del asesinato de Arruda, y a través de un comunicado, Lula acusó a Bolsonaro de exacerbar el odio político y lo responsabilizó por la escalada de violencia. Por otro lado, consideró que la respuesta de la víctima evitó que se produjera una masacre durante la fiesta de cumpleaños. Finalmente, declaró:

También pido comprensión y solidaridad con los familiares de Guaranho, que perdieron un padre y un marido por causa del discurso de odio de un presidente irresponsable. Según me dijeron, él no escuchó los pedidos de su familia para que siguiera con su vida. Necesitamos de democracia, diálogo, tolerancia y paz“.

El asesino, Jorge Guaranho, tenía un perfil en homenaje a Bolsonaro y abogaba por el uso de armas por parte de la población civil. Además, el asesinato se produjo luego de que el Presidente convocara a sus seguidores a tomar acción frente a un supuesto fraude electoral en las próximas elecciones:

“Ustedes saben lo que está en juego, saben cómo se deben preparar, no para un nuevo Capitolio, nadie quiere invadir nada, pero sabemos lo que tenemos que hacer antes de las elecciones“.

Entre tanto, Lula se enfrenta a numerosas amenazas desde que fue liberado de prisión luego de 580 en el marco de la Operación Lava Jato. La violencia contra su espacio finalmente se manifestó el 27 de junio, cuando lanzó su programa de gobierno junto a su candidato a vice, el exgobernador paulista Geraldo Alckmin.

Durante el acto en el Hotel Intercontinental, Caíque Mafra, partidario de Bolsonaro y ultraderechista católico se abrió paso entre la multitud y la seguridad para insultar al dirigente del PT. A la hora de pronunciarse al respecto, el senador Randolfe Rodrigues, quien coordina la campaña del ex Presidente, comentó que Lula “no puede salir a la calle”.

La seguridad de Lula

Aunque tiene una custodia permanente por su condición de ex Presidente, su seguridad fue reforzada cuando se convirtió en candidato. La Policía Federal designó a un equipo de comisarios encargados de su seguridad.

En este contexto, el comisario Andrei Rodrigues se convirtió en coordinador del equipo. Él ya había integrado el equipo de seguridad de la candidatura de Dilma Rousseff en 2010 y fue secretario extraordinario de Seguridad en el Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos Río 2016.

Convidame un Matecito

Esto podría interesarte:

Read Previous

El Subdirector de PAMI desmintió la fake news de Graciela Ocaña y Jorge Lanata

Read Next

Nicolás del Caño no será candidato a presidente y el FIT baraja nombres para las próximas elecciones