• 25 de septiembre de 2022

Las dos opciones que baraja Vidal de cara a las elecciones del 2023

La diputada María Eugenia Vidal sigue perfilándose como una de las posibles candidatas del PRO a la presidencia para el 2023. Sin embargo, la exgobernadora bonaerense podría moderar sus ambiciones y conformarse con ser la sucesora de Horacio Rodríguez Larreta como Jefa de Gobierno porteño. ¿Cuáles son sus desafíos y contrincantes?

Buscando llegar el Sillón de Rivadavia, Vidal ya realizó varios viajes al interior y se encontró con referentes de Juntos por el Cambio y empresarios locales. Algunos de sus colaboradores apuntan que sus números son incluso mejores que los de Horacio Rodríguez Larreta en distritos clave como Córdoba y Mendoza.

Sin embargo, su principal problema radica en los distritos en donde fue vicejefa y gobernadora. En la Provincia de Buenos Aires -madre de todas las batallas en cuestiones electorales- y en la Capital Federal tiene un diferencial negativo. De todas formas, Vidal sigue ubicada entre los cinco opositores con mejor imagen.

Un informe de la consultora CB cerrado en la segunda quincena de junio la pone a la diputada como la cuarta dirigente con mejor imagen de la política nacional detrás de Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Javier Milei.

La ex gobernadora tiene un diferencial negativo de 4,1% contra 18% de Larreta, pero le gana por dos puntos a Martín Lousteau en imagen positiva. Como también supera al economista en negativa (49,2 contra 35,5%) su diferencial es inferior al del senador.

Con esos números en el radicalismo ven a Vidal como la oponente más complicada para Lousteau en el caso de que el radical se decida a ir a una PASO porteña.

En su carrera nacional, Vidal sumó quizás el más importante de los apoyos: el del expresidente Mauricio Macri, quien no descartó una fórmula compartida con la exgobernadora.

La elección del postulante presidencial del PRO definirá también la candidatura de la CABA y la PBA. En caso que el partido amarillo se logre ordenar internamente sin dejar heridos en el camino, Vidal podría apuntar sus ambiciones a la Capital Federal.

En territorio capitalino, la ex vicejefa no la tiene sencilla: apoyado por el larretismo, Jorge Macri es el más lanzado de los aspirantes del PRO. Sus colaboradores aseguran su nivel de conocimiento en los barrios de la CABA llega al 85%. Detrás del primo del expresidente, aparecen el ministro de Salud, Fernán Quirós, y su par de Educación, Soledad Acuña, como las cartas que baraja Rodríguez Larreta. Recién en cuarto lugar llegaría Vidal.

“Estoy convencido de que el PRO va a tener candidato en la Ciudad de Buenos Aires. Tenemos que defender la continuidad de un cambio que empezó con Mauricio y que continúa con Horacio. A mi me parece que la mejor garantía de ese cambio es que quien siga gobernando la ciudad tiene que ser alguien del PRO”, señaló Jorge Macri.

Sucede que desde que se cambió otra vez de distrito, Vidal empezó a desdibujarse en la CABA. Cabe recordar obtuvo un magro 38% en la interna de septiembre pasado, en la que perdió casi 15 puntos con Ricardo López Murphy y la UCR. También es resistida por algunas segundas líneas del PRO porteño, a las que no les cayó bien su vuelta a territorio capitalino luego de seis largos años, en los que florecieron otros dirigentes que ocuparon sus propios espacios y no quieren perderlos. Al contrario de Quirós y Acuña, dicen las malas lenguas de Parque Patricios, “las encuestas le dan muy mal”.

De todos modos es imposible descartarla y ya demostró que está dispuesta a seguir la táctica que elija Rodríguez Larreta, quien en última instancia puede ser quien termine de elegir a quién desea como sucesor.

Sin embargo, desde el “ala dura” del PRO, conocida como “los halcones“, sospechan que el actual Jefe de Gobierno porteño podría terminar pactando con la UCR para “entregarles” la Ciudad. Rodríguez Larreta viene tejiendo una alianza a nivel nacional con el presidente del radicalismo, Gerardo Morales, con la intención de “ampliar” JxC y conformar una propuesta “socialdemócrata” para la alianza opositora. Larreta entiende que necesita del apoyo radical para tener mayor músculo político en la interna contra Macri.

En ese contexto, los “halcones” temen que pueda facilitarle al líder de Evolución Radical, Martín Losteau, uno de sus socios más cercanos y quien ya integra el gobierno, la llegada al sillón de Uspallata en 2023 a cambio del apoyo de un sector de la UCR a su candidatura presidencial. Por su parte, Larreta lo niega.

Mientras tanto, la ex gobernadora no descuida su armado bonaerense. Este sábado estuvo en un locro por el 9 de Julio en La Matanza con Cristian Ritondo, en otro gesto de apoyo a su candidatura a gobernador para el distrito en el que ella perdió contundentemente en 2019.

Convidame un Matecito

Esto podría interesarte:

Read Previous

Majul y Santoro deberán pagar $2 millones por revelar la identidad de un testigo protegido

Read Next

El Gobierno invertirá más de 900 millones de dólares para recuperar el Tren Norpatagónico