• 25 de septiembre de 2022

La UOCRA se moviliza en respaldo de Alberto y promete darle “un baño de peronismo”

La UOCRA realizará un plenario en Esteban Echeverría el próximo viernes en respaldo al presidente Alberto Fernández en medio de la interna del Frente de Todos. Participará toda la cúpula de la CGT, alineada con Alberto, quienes aseguraron que se trata de un “baño de peronismo” para Fernández con unos 20 mil asistentes.

Desde la central obrera hicieron un nuevo llamado a la unidad del frente oficialista, pero mediante el silencio de los debates necesarios sobre el rumo económico del gobierno, el cual tiene a un tercio de los trabajadores del país por debajo de la línea de pobreza.

La discusión permanente es muy dañina para el Frente de Todos y para la política en general“, comentaba uno de los referentes importantes de la mesa chica de la central. Decía estar preocupado porque, en medio de una situación económica complicada, estas discusiones públicas son capitalizadas por la extrema derecha y surgen opciones como la de Javier Milei.

Tras las PASO 2021 y de las primeras diferencias fuertes entre el Presidente y el kirchnerismo, la cúpula cegetista apareció como uno de los principales respaldos de Fernández dentro del Frente de Todos junto a algunos gobernadores del PJ, algunos intendentes y ciertos movimientos sociales. Ahora, con la situación más tirante, los apoyos se perciben más difusos.

Gerardo Martínez, líder de la UOCRA, extendió la invitación no sólo al Jefe de Estado, sino a diversos importantes referentes del FdT, así como gobernadores, funcionarios y ministros.

La mesa chica de la dirigencia cegetista estará presente. También los principales funcionarios del gobierno nacional: Juan Manzur, los ministros Gabriel Katopodis, Claudio Moroni, Juan Zabaleta, Jorge Ferraresi y Eduardo “Wado” de Pedro, de muy buen vínculo con los caciques sindicales.

Habrá algunos gobernadores como Axel Kicillof, Sergio Uñac y Gustavo Bordet y esperan al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, junto a dirigentes de movimiento sociales como Fernando “Chino” Navarro y Gildo Onorato. En cambio, no fue invitado el presidente del PJ Bonaerense, Máximo Kirchner.

La CGT no movilizó para el 1 de Mayo pasado, pero emitió un documento más duro que lo que venían siendo sus posicionamientos públicos.

“El contexto socio-económico en el país es preocupante; la inflación erosiona los salarios y los ingresos, y con mayor gravedad impacta en los más vulnerables”, subrayaron en el escrito.

Aunque destacaron los paliativos dispuestos por el Gobierno, advirtieron que sólo generaban un “alivio transitorio” y le apuntaron a formadores de precios, especuladores financieros y beneficiarios de renta extraordinaria por la guerra para que “asuman su responsabilidad y contribuyan a mitigar una desigualdad social que hoy resulta intolerable“.

No obstante, más allá de los comunicados, la cúpula cegetista es más cercana a Alberto, mientras que las bases obreras se ven más representadas en la figura de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. En la mesa chica de la central cayó mal que CFK destacara en público la paritaria cerrada por el secretario general de los Bancarios, Sergio Palazzo.

No necesito que ningún político me venga a enseñar cómo debo cerrar mis paritarias“, reaccionó entonces Martínez contra la vicepresidenta. Invitado por la AmCham (la Cámara de Comercio de Estados Unidos) el jefe de la UOCRA fue muy crítico del “Pimpinela“, como definió el debate interno del oficialismo, degradando la discusión por el rumbo económico del gobierno. “La CGT defiende la institucionalidad de la figura presidencial de Alberto Fernández y de su ministro de Economía (Martín Guzmán)“, resaltó.

Una muestra de la diferencia entre la cúpula cegetista y las bases obreras se ve en las demostraciones públicas. Mientras la dirigencia expresa su apoyo al presidente y su ministro de Economía a través de comunicados y expresiones en medios de comunicación, las bases obreras realizan demostraciones públicas de fuerza, como fue el paro nacional bancario del pasado 28 de abril.

La calle la perdimos cuando nos robaron el atril“, se sinceró el número uno de uno de los gremios más importantes de la CGT. La confesión es una referencia a los históricos incidentes de marzo del 2017, cuando los efectos negativos en la economía por las políticas neoliberales del gobierno de Cambiemos empezaba a notarse, y las bases obreras exigían a la cúpula cegetista que “pusieran fecha” para los paros y movilizaciones. Ante el silencio y el retardo de la dirigencia, terminaron expulsados por la fuerza del escenario en un acto oficial, y el histórico atril de la CGT fue bajado del mismo por la multitud obrera que reclamaba la lucha por sus derechos.

Convidame un Matecito

Esto podría interesarte:

Read Previous

El Equipo Argentino de Antropología Forense y los desaparecidos de Bahía Blanca

Read Next

Arrancó el Censo 2022: Todo lo que tenés que saber