La UCR se corre de la interna del PRO y espera para negociar lugares en las listas

En el radicalismo miran desde afuera la feroz interna por el liderazgo y las candidaturas en el PRO. Los correligionarios quieren esquivar los balazos cruzados de sus socios amarillos y esperan el momento oportuno para que la discusión se traslade a la coalición Juntos por el Cambio.

La estrategia radical pasa por esperar a que se ordene la conducción del PRO especialmente en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, mientras busca fortalecerse en el interior del país de cara especialmente a la discusión del 2023.

En el partido dicen que “no tiene ningún sentido” involucrarse en esa interna, aunque reconocen que es un problema y necesitan que el panorama se aclare lo antes posible para definir la estrategia electoral.

Es que según dicen fuentes del radicalismo no es lo mismo por ejemplo en la provincia de Buenos Aires una candidatura de María Eugenia Vidal que una interna entre Diego Santilli y Jorge Macri.

Al respecto, en la UCR no descartan tener una lista propia en la provincia si el candidato del PRO es el intendente de Vicente López o el vicejefe de gobierno porteño.

Mucho más avanzarían con lista propia si se impone la idea de Horacio Rodríguez Larreta de una gran interna con Santilli, Macri y Emilio Monzó. Con Vidal en la lista, la posibilidad de consensuar listas sería la más potable.

El gran problema para la UCR en la provincia sigue siendo que no tiene una figura fuerte para plantarse ante el PRO, algo similar a lo que le sucede a nivel nacional. En el radicalismo siguen esperando que el neurólogo Facundo Manes se anime a competir.

Es un problema que el partido también tiene a nivel nacional, donde no hay un conductor claro y varios coquetean con una candidatura presidencial. Gerardo Morales, Alfredo Cornejo, Mario Negri y Martín Lousteau son los anotados en esa carrera, pero podrían sumarse otros.

Desde la UCR reconocen que será imposible imponer una candidatura seria sin un consenso interno amplio.

Es por eso que la idea pasa por intentar fortalecerse en el interior, donde el radicalismo puede mostrar liderazgos más fuertes. Cornejo, Negri, Morales y el correntino Gustavo Valdés (que este año debe competir por la reelección) buscarán este año triunfos que les permitan dar el salto nacional.

A pesar de la estrategia de no involucrarse en la interna del PRO, muchos radicales por lo bajo mantienen contactos con Larreta.

El jefe de gobierno está desembarcando en muchas provincias y generando contactos con intendentes y dirigentes que apuestan a candidatearse en las legislativas.

En esas charlas con los posibles candidatos (muchos de los cuales pasan por estos días por la sede del gobierno porteño), Larreta promete ayuda de cara a las elecciones y asegurarse un armado político para su proyecto presidencial.

Esto podría interesarte:

Noticias virales:

Redacción

Portal online de actualidad política, desde Bahía Blanca para toda la Provincia de Buenos Aires, la Nación Argentina y el mundo. Líder bahiense en periodismo ciudadano.

Read Previous

Santilli intenta retener a De la Torre, que amaga a plegarse a Randazzo

Read Next

Sin Macri, la cumbre de Juntos por el Cambio intentó tapar la interna PRO