15.5 C
Bahía Blanca
lunes, marzo 4, 2024

Milei todavía no tiene asegurada la fiscalización por los roces entre macristas y libertarios en el territorio

A pocos días del balotaje, el PRO y La Libertad Avanza no consiguen ponerse de acuerdo en la estrategia de fiscalización, y ahora el manejo de los fondos está en el centro de la discusión. En el macrismo tampoco cayó bien la decisión de no entregar las boletas requeridas a la Justicia Electoral.

El domingo 19 de noviembre se llevará adelante la segunda vuelta electoral, en la que se medirán Sergio Massa y Javier Milei. Sin embargo, a pocas horas del balotaje, el libertario y Mauricio Macri no logran ordenar la fiscalización.

Recientemente ambos dirigentes sostuvieron una reunión donde se refirieron al tema y tanto el PRO como La Libertad Avanza parecen haber acordado en cómo se llevará adelante el operativo.

Aun así, el principal tema de discusión actualmente gira en torno al manejo de los fondos en las bases. En varios distritos, como Pilar y La Matanza, los punteros de ambos espacios mostraron rispideces.

Los libertarios incluso rechazaron el ingreso de los representantes del partido amarillo en muchas localidades, y llevarán adelante la fiscalización por su cuenta. Entre tanto, el PRO apenas alcanza una presencia del 20% o 30% en algunos territorios. A esto se suma el temor por la falta de colaboradores capacitados para llevar adelante el procedimiento.

VOS PODÉS HACER TU APORTE
Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestro medio y porque buscás fuentes de información alternativas a los medios corporativos que expresen otras voces. Ayudanos a construir más y mejor periodismo.

Colaborar

Los fondos en el centro de la cuestión

La cuestión de fondo es económica: la conducción nacional prometió mejoras en los pagos a fiscales, que tendrán recompensas más grandes que en los comicios anteriores. En este contexto, los punteros que manejan varias escuelas esperan recibir un buen porcentaje de esos fondos.

Además, saben que una buena fiscalización sumada a un triunfo del libertario les daría herramientas para negociar cargos en entes nacionales.

Macri fue el encargado de conseguir los fondos a través del empresario Eduardo Batista y sus contactos. Ahora, la puja es determinar quién los manejará. Por otro lado, a días del balotaje tampoco aparecen los fiscales prometidos por el expresidente.

En este marco, Diego Santilli propuso a Guillermo Ferraro (encargado de la fiscalización de Milei y ex CEO de la consultora KPMG) que se lleve adelante un control cruzado de la fiscalización entre ambos partidos para apaciguar las discusiones entre las cúpulas.

La propuesta del macrista permitió destrabar la organización del operativo, pero la entrega de los fondos sigue en disputa. Ferraro propuso un sistema similar a una auditoria para cada fiscal (de modo que el pago se realizaría luego de la entrega del acta de votación firmada).

Aunque la idea dejaría contentos a los voluntarios, los punteros no estarían convencidos de que los pagos se realicen si el resultado es adverso, y son pocas las posibilidades de que decidan movilizar a sus fiscales sin esta garantía.

Discusiones por la entrega de boletas

También generó malestar la decisión de Karina Milei de no entregar todas las boletas requeridas a la Justicia Electoral, confiando en que los fiscales de La Libertad Avanza serán suficientes para reponerlas en cada mesa.

La estrategia, que derivó en una dura advertencia de parte del órgano encargado de organizar los comicios, había sido justificada por la hermana del candidato presidencial y jefa de campaña libertaria como una forma de evitar el robo de boletas.

Sin embargo, esto tampoco fue recibido de forma positiva por los dirigentes del PRO. Uno de ellos incluso manifestó que "es un disparate, nunca vi algo así", al tiempo que advirtió que en todo caso la decisión empeoraría el faltante de boletas.

Desde el partido amarillo observaron que hacer esto solo tendría sentido si hubiera fiscales experimentados en todas las mesas, y este no es el caso del espacio libertario.

Aunque Karina Milei pretendía solucionar esta situación repartiendo boletas en los domicilios de los votantes (estrategia habitual de los Intendentes), un pobre despliegue territorial -al que se sumó la tardía llegada de las boletas- impidió un reparto adecuado.

Así, a pesar de una notable mejora en la fiscalización, la situación de la Tercera Sección del Conurbano preocupa al PRO, así como la de varias provincias del norte como Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Misiones, Catamarca y Formosa, donde varías escuelas no tendrían fiscales libertarios.

Podría interesarte:

Las últimas noticias

Latest Posts

.links span { display:none }